Un resumen LGBTIQ+ de Tokyo 2020: Las olimpiadas han sido cada vez más inclusivas desde 2013


1,143 Vistas
(Ilustración: Internet)

La cita deportiva en Tokyo tuvo la mayor cantidad de atletas LGBTIQ+ conocida hasta la fecha en unos juegos olímpicos. Entre disímiles voces encontradas, los deportistas, sellaron un precedente en la historia de estos certámenes.

Luego de suspenderse el verano pasado, Tokyo 2020 se desarrolló bajo un conjunto de estrictas medidas sanitarias. Si bien esta fue definitivamente una impronta especial, las recientes aperturas para la inclusión de deportistas LGBTIQ+ dejaron al encuentro una relevancia todavía mayor para la historia de los juegos.

Según estadísticas ofrecidas por Outsports, al menos 30 países de los 204 participantes, tienen al menos un deportista abiertamente LGBTIQ+. Fueron un total de 182 atletas, de los más de 11.000 que se presentaron a la cita. La cifra es tres veces mayor que la de los pasados juegos en Río de Janeiro 2016.

Estados Unidos destacó con el mayor grupo. Figuras reconocidas como la futbolista Megan Anna Rapineo, la basquetbolista Suzanne Brigit Bird (Sue Bird), el jinete Nick Wagman y la nadadora Erica Sullivan componen a los 47 jugadores LGBTIQ+ norteamericanos, mencionó Homosensual.

En segundo lugar se encontró Canadá, seguida por Holanda. Entre los 33 atletas canadienses figuró la futbolista Quinn, atleta trans no binaria, quien se destacó en las acciones que le dieron el oro a ese país en el más universal de los deportes. Mientras que, por parte de los 20 holandeses representantes de la diversidad sexual, pudimos encontrar al relevista Ramsey Angela.

Los siguientes puestos fueron para Reino Unido, en cuarto lugar con 15 deportistas, el quinto para Australia con 9, y el sexto para Brasil con 7 participantes. Nueva Zelanda, si bien no contó con una numerosa representación LGBTIQ+, tuvo a Laurel Hubbard, la primera mujer transgénero en competir en la modalidad de halterofilia, uno de los hitos más significativos en estas olimpiadas.

 

(Ilustración: Tremenda Nota)

El Comité Olímpico Internacional apuesta por la diversidad

En 2013, la organización no gubernamental rusa Coalición LGBT realizó un comunicado para pedir al Comité Olímpico Internacional (Coi) su postura oficial sobre los derechos de gays, lesbianas, bisexuales, trans e intersexuales.

La declaración estuvo a tono con las polémicas de ese momento e incluso las peticiones de suspender los juegos de invierno Sochi, ante la promulgación de una ley que «impide difundir información acerca de la “homosexualidad”» en Rusia.

La Carta Olímpica, el estatuto por el que se rige el Coi, prohíbe expresamente la discriminación por cualquier motivo y «exige comprensión mutua, espíritu de amistad, solidaridad y juego limpio» como parte de los «Principios fundamentales del Olimpismo». Aun reconociendo esta pauta, el organismo deportivo ha venido realizando reformas en sus reglamentos en favor de competencias más inclusivas.

El 4 de diciembre de 2014, la agencia EFE, explicó que el Coi realizaba un ajuste en el sexto principio fundamental del olimpismo, el cual regula la prohibición de discriminar. «Cualquier forma de discriminación hacía un país o persona basada en motivos de raza, religión política, género o cualquier otro es incompatible con la pertenencia al Movimiento Olímpico», citaba el texto, antes de incluir en su redacción a la orientación sexual.

Uno de los cambios más notables fue el juramento de deportistas, entrenadores y árbitros durante la ceremonia inaugural de los juegos. Por primera vez en la cita olímpica,  aparecieron los términos de «inclusión» e «igualdad» en concordancia con una recomendación realizada por la Comisión de Atletas, refirió TUDN.

Un hombre y una mujer, en representación los deportistas, entrenadores y árbitros prometieron «respetar y acatar las normas, con un espíritu de juego limpio, inclusión e igualdad». «Juntos somos solidarios y nos comprometemos a un deporte sin dopaje, sin trampas, sin ninguna forma de discriminación. Lo hacemos por el honor de nuestros equipos, por respeto a los principios fundamentales del Olimpismo y para hacer del mundo un lugar mejor a través del deporte», declara el juramento.

Esta nueva apertura, influyó además en la flexibilización para la participación de atletas transgénero, como fue el caso de la haltera Laurel Hubbard.

Entre las reformas realizadas por el Coi en el 2015, se indica que “los atletas que hayan hecho la transición de hombre a mujer pueden competir en la categoría femenina sin necesidad de cirugía para extirpar sus testículos». La nueva directriz incluyó, además, la norma de niveles de testosterona en sangre por debajo de 10 nanomoles por litro durante un año, además de haber declarado la identidad femenina y no cambiarla, a efectos deportivos, durante un período mínimo de cuatro años.

La incorporación de eventos mixtos fue una de las novedades en Tokio 2020. Según el Coi, la decisión quiere «promover una mayor diversidad de género en los Juegos Olímpicos». Entre las 18 modalidades que fueron realizadas en dicho formato se encontraron el tiro con arco, atletismo, bádminton, judo, vela, natación y tenis de mesa.

«Los eventos mixtos son realmente importantes porque representan realmente  la igualdad de os atletas masculinos y femeninos en el campo de juego», aseveró el director deportivo del organismo olímpico, Kit McConnell.

Asimismo, se han venido «implementando importantes iniciativas de igualdad de género para que las niñas y mujeres de todo el mundo tengan un mayor acceso y oportunidades para participar en el deporte».

Datos aportados por la institución, aseguran estrategias para lograr un equilibrio de hombres y mujeres en las delegaciones olímpicas, así como asegurar una representación del 47.8 por ciento de mujeres como miembros de las diferentes comisiones del Coi.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario