Un feminicidio ocurrido en Sagua la Grande y otro en La Habana sellan una semana de violencia contra las mujeres en Cuba


2,973 Vistas
Mujeres en La Habana (Foto: María Lucía Expósito)

Cuando la tormenta tropical Elsa casi tocaba tierra en Cuba, otra tormenta de mayor alcance y magnitud dejaba sentir su efecto en la ciudad de Sagua la Grande, al centro de la isla: la violencia de género.

Este lunes 5 de julio, Yasmary Reyes, conocida por su familia y amistades como Yasmarita, murió en la sala de cirugía del hospital Mártires del 9 de abril, donde estaba internada desde el el domingo. Su exesposo la apuñaló 6 veces delante del hijo de ambos, de 4 años de edad.

Yasmary había llegado al hospital en estado semiconsciente, con heridas que comprometían sus órganos vitales.

«No creo que ella pensara en él como alguien capaz de hacerle tanto daño. Este trágico suceso dejó dos víctimas, porque ser testigo del asesinato de su madre a manos de su propio padre, es algo que el niño arrastrará de por vida», dijo una vecina que prefirió mantener el anonimato.

Esta fuente y otras cercanas al lugar donde se produjo el asesinato, contaron que en el menor lanzó piedras al agresor en defensa de su madre. Expertos han asegurado que hechos como este pueden ser recordados, incluso con secuencia lógica, por testigos de 4 y 5 años de edad.

Un día antes, el 4 de julio, ocurrió el feminicidio de Darly Bárzaga, en el municipio de Boyeros, La Habana. Según el reporte de la organización feminista YoSíTeCreo en Cuba, Darly había denunciado varias veces a su expareja con la policía. Finalmente, fue asesinada frente a sus dos hijas menores de edad.

YoSíTeCreoEnCuba, un grupo fundado para apoyar a mujeres que enfrentan violencia machista, aprovechó para recordar al gobierno algunas de las demandas que ha hecho desde su creación.

«Darly denunció y ni así estuvo a salvo, como tantas otras antes que ella, y las que seguirán mientras las autoridades, las académicas cómplices y la FMC (Federación de Mujeres Cubanas) se debaten entre los términos femicidio o feminicidio, y sin hacer mención de los refugios ni de un sistema integral de atención, como si fuera la primera vez que saben de estos hechos», consideró YoSíTeCreoEnCuba.

«Urge garantizar acciones de reparación a hijes y la familia de las víctimas de violencia feminicida, que incluyan los hoy inexistentes apoyos sociales y psicológicos», añadió en su comunicado.

Una epidemia

En Cuba, hasta el 22 de junio pasado se contaban 22 feminicidios en lo que va de año. La cifra es elevada si se toma como punto de referencia que durante 2020 se contabilizaron 29, incluidas dos mujeres procedentes de Canadá.

En declaraciones recientes a la prensa estatal, la máster Claribel Rodríguez García, jefa del Departamento de Medicina Legal de Villa Clara, explicaba que el protocolo para estos casos establece que, si una mujer llega a cualquier servicio asistencial de urgencias médicas con lesiones, la institución está obligada a hacer la denuncia.

Sin embargo, la práctica demuestra que muchas denuncias no reciben la adecuada atención de las autoridades, como sucedió con Darly Bárzaga.

Los feminicidios en Cuba son más frecuentes en zonas urbanas, sugiere una revisión de los crímenes reportados. En Sagua la Grande, donde fue asesinada Yasmary Reyes, estos hechos no parecen frecuentes. Sin embargo, las estadísticas disponibles son solo «un subregistro», afirmó una experta a Tremenda Nota.

La Red Femenina de Cuba publica una lista mensual de feminicidios y agresiones contra las mujeres, como una opción para resolver la falta de información oficial.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (5)

Haz un comentario