Tania Bruguera, la mercenaria portentosa


3,091 Vistas
Tania Bruguera en la Televisión Cubana (Ilustración: Polari)

El noticiero le hizo el favor a Tania Bruguera de compartir su currículum. A los que esperaban una confidencia sórdida, alguna evidencia de «mercenarismo», les reveló la dimensión de una artista. Todos los pecados que atribuyen a Tania ―provocadora, desobediente, irreverente―, en el arte son virtudes.

Lo que pretendió ser un reportaje rotundo, un halón de la máscara, fue un ejercicio de crítica de arte que hicieron unos machos viejos. Qué mala suerte tiene un artista cuando los críticos que le caen a pellizcos no agarran nada. La idea es que te pongan a esquivarlos. Si sucede, hay que agradecerlo. La crítica de anoche, sin embargo, no pasó de una mala reseña.

Nos dejaron con las expectativas del principio. Si Tania no es una «mercenaria» y es una artista, si además es una artista que hizo del enfrentamiento al autoritarismo el motivo central de su obra, ¿qué se le puede reprochar?

La campaña de los medios oficiales está fallando porque tiene una inspiración policial, no periodística. El periodismo está obligado a entrevistar a Tania Bruguera, a preguntarle, por falta de evidencias policiales, si es cierto que conspira. A ponerla frente a Fernando Rojas. A preguntarle a Fernando Rojas por qué no quiere hablar con Tania y a Tania por qué quiere hablar con Fernando Rojas. Ellos dos y una cámara.

El gobierno tiene una verdad que revelar, pero no sabe cómo. El plan estadounidense para participar de la política cubana, se alarga como un folletín. Pero seguimos sin saber si Tania Bruguera tiene parte en esas escaramuzas. Lo único que la incrimina hasta ahora es su obra. El «artivismo». Solo unos críticos desinformados se atreverían a decir que se trata de una mala idea. Ahí va ganando Tania.

Tanto marxista pasó el siglo XX discutiendo la función social del arte y el compromiso político de los artistas, que es ridículo pedirle a Tania ahora, en Cuba, que regrese a la torre de marfil y se acomode ahí.

La prueba de que esta campaña tiene una inspiración policial es que los reportajes, los comentarios de Humberto López, se publican mientras ocurren detenciones arbitrarias. Ayer le tocó a Carolina Barrero, una historiadora del arte que llevó este miércoles una petición al parlamento para revocar a Alpidio Alonso, el ministro de Cultura.

La solicitud de revocarlo es constitucional. Detener a quien solicita la revocación no es constitucional. Ahí va ganando el grupo 27N.

Alpidio inició la violencia contra un grupo de artistas y periodistas. El incidente terminó con una docena de arrestos. Pedir que se vaya un ministro capaz de capitanear una falange macedónica, sin ser Alejandro Magno y siendo los persas un grupo de muchachos, es justo. Hasta el gobierno lo sabe. No le han faltado al ministro las excusas ofrecidas por sus aliados. Un manotazo nunca viene mal a un mercenario. 

Pero aquel día todo el mundo se equivocó.

Tampoco se entiende que, si el viceministro Fernando Rojas citó a tres artistas, vaya una docena. Ni fue político, aunque tuvieran razones para no aceptar la invitación de entrar al edificio, que los manifestantes se negaran a conversar con las autoridades.

El Ministerio de Cultura, incluso si no tiene ganas de dialogar, ha insistido en sentarse a la mesa. La negociación secreta de Fernando Rojas con 27N empezó en diciembre, cuando el funcionario llamó a Solveig Font para decirle que, a pesar de todas las descalificaciones que les había dedicado, quería hablar.

Dos meses después, sin el respaldo de cientos de personas, ante un escenario desolado en comparación con el del 27 de noviembre de 2020, los artistas no entraron a conversar y acabaron zarandeados por una turba. Ahí va ganando el Ministerio de Cultura.

La turba le partió el dedo a un periodista. Perdió el ministerio.

Los argumentos que dieron los artistas para no entrar, tampoco convencen. Que tuvieran colegas detenidos esa mañana era una razón más urgente para sentarse a la mesa. Perdió 27N. 

Al final todos están desentrenados para dialogar.

Ya no se sabe quién va ganando. El 27N administra mal su debilidad y el Ministerio de Cultura administra mal su fuerza. El 27N alardea de la fuerza que no tiene y el Ministerio de Cultura abusa de la que tiene.

La lógica del ministerio, que es la del Poder, parece coherente. La del 27N, en cambio, es contradictoria. Intentar el diálogo sin tener una estrategia para hacerlo posible, sin confiar en que es posible, así tengas que imponerte esa fe, es fracasar de antemano.

Y ahí está, para enturbiar el diálogo que todos dicen desear, el Movimiento San Isidro. Ellos son la zona naïf del «artivismo». El ministerio de nada, en ningún lugar, aceptaría hablar con un activista que ha pedido intervenciones militares extranjeras, como Maykel Osorbo.

Omara Ruiz Urquiola, no se sabe si miembro de San Isidro o simplemente muy cercana a ellos, desautorizó la manifestación del 27N. No cree que sirva presionar al gobierno en su propio terreno, el de las instituciones. San Isidro, si se mira bien, está contra el diálogo.

Un actor político que no esté consciente de serlo será necesariamente un mal actor. La improvisación, si no es genial, sale chapucera. San Isidro, que de lejos parece inspirado por los spotlights, cancela cualquier negociación.

Por suerte hay una Tania Bruguera para ponerle un concepto a esto y ver si emociona. Si es posible, además, que conmocione. Ella es portentosa en esto de conceptualizar. Le inventó el «artivismo» a la Revolución. La emplazan lo mismo el noticiero que Alex Otaola. Este 27 de enero, por eso mismo, la detuvieron en el camino. No la dejaron llegar.

Maykel González Vivero

Maykel González Vivero

Periodista.

Comments (6)

  • Avatar

    Daniel

    |

    Mercenarios todos, traidores todos, los que publican en TN,porque se pasan el tiempo con tremenda nota incluye a los los que promueven el sitio desde lejos. Aquí seguimos luchando contra el imperio y todos ustedes cómo se llamen, pero todos con la misma piel de gallinas, y con los mismos uniformes de aquella brigada derrotada en menos de72 horas en Girón.

    Reply

    • Avatar

      Nihil

      |

      Mi hijito…tu sabes porque desaparecieron los dinosaurios…..no fue por el meteorito, fue porque no evolucionaron….sal de los libros en blanco y negro…y pasa para el color….que también hay grises y magentas y azul prucia….uff. Que lenguaje más arcaico…y anticonstitucional… tú votaste por la Constitución del 2019? Te la leíste? O votaste por ella porque tu jefe te dijo que dieras el sí..A ver deja de meter tantos muertos en esta historia y preocúpate por los vivos y su futuro. Saludos

      Reply

    • Avatar

      alejo

      |

      buenas tarde mercenario,
      del gobierno traidor,
      yo no soy un buen cantor
      pero se el abecedario,
      y no tengo yo un erario
      pagado por el “imperio”
      pero soy un tipo serio,
      y te digo con osadía,
      que eres rata mal paría
      muy digna del cautiverio

      Reply

    • Avatar

      rosa

      |

      escucame amigo ..He buscado quien me pueda pagar por odiar al comunismo/revolucion y no he encontrado a nadie. el problema de los q se han robado a cuba es q tienen una serie de imesiles inserbibles q escriben idioteces como mi amigo Daniel.

      Reply

  • Avatar

    It'sMe

    |

    no se. es que se ve que el señor este no sabe nada de arte, pero ahun asi tiene la cara dura de pretender tener un criterio. Y es que si Marcel Duchamp revoluciono el arte y creò un movimiento que hasta dia de hoy existe y aparece en cada uno de los libros de historia artistica, al presentar un mero Inodoro (que nisiquiera construyo el); me parece a mì que la labor creativa de Brugera es mas trascendente incluso, porque nos ha llevado un mensaje a todos los cubanos y ha provocado muchisimo mas que ese legendario inodoro……. Asi que si, aunque este hombre no lo entienda, si que es arte y de altisimo valor. Que no le guste a el es otra cosa….. Y que por ello trate de echarlo por tierra (aunque con su argumentacion no sepa hacerlo) pues tambien es otra cosa

    Reply

Haz un comentario