Suiza, uno de los últimos países de Europa occidental sin matrimonio LGBTIQ+, empezará a celebrarlos en julio de 2022


545 Vistas
Suiza: Partidarios y oponentes del matrimonio LGBTIQ+ en abril de 2021 (Foto: Keystone)

A partir del 1 de julio de 2022 las parejas LGBTIQ+ podrán legalizar sus matrimonios en Suiza, bajo condiciones semejantes al resto de la ciudadanía.

Este 26 de septiembre, los partidarios del matrimonio igualitario vencieron a sus oponentes en un referéndum ganado con el 64.1 por ciento de los votos, según la cancillería federal.

«Lo de hoy es un reflejo del cambio de mentalidad que ha tenido lugar en los últimos 20 años, es realmente el reflejo de una muy amplia e importante aceptación de las personas LGTB en la sociedad”, dijo Olga Baranova, portavoz del Comité del Sí, a AFP.

La «derecha conservadora» y los «círculos evangélicos», fueron los principales enemigos de la propuesta, informó Swissinfo. Una de las líderes de estos grupos, Monika Rueegger, miembro del comité No al Matrimonio para Todos y del Partido Popular, hizo pública su decepción por el resultado de la consulta popular, realizada según los principios de la democracia directa suiza.

Las uniones civiles eran una opción para las parejas LGBTIQ+ desde 2007, pero esta figura no otorgaba los mismos derechos que tienen las uniones heterosexuales, como la adopción conjunta. Cada año, 700 parejas contraen uniones de este tipo en Suiza.

El país había despenalizado la «homosexualidad» en 1942. Sin embargo, en la práctica seguía discriminando y persiguiendo a las personas LGBTIQ+.

«Las personas homosexuales eran vigiladas y fichadas. A pesar de esta despenalización parcial, durante la Guerra Fría, Suiza no fue diferente a otros países. Desconfía totalmente de las personas homosexuales, a las que percibe como una dudosa red de personas que se esconden, vergonzosas, perjudiciales para la sociedad, que incluso pueden llevar a cabo operaciones de espionaje para potencias extranjeras», contó a Swissinfo el historiador Thierry Delessert, de la Universidad de Lausana.

Después de décadas de lucha por parte de los colectivos LGBTIQ+, en febrero de 2020 se penalizó la discriminación por orientación sexual en Suiza. Y ahora ha llegado el turno de establecer el matrimonio en igualdad de derecho.

A pesar de estos avances, «la homofobia sigue siendo un problema en Suiza», asegura un artículo de Katy Romy en Swissinfo. «La discriminación y los ataques verbales y físicos por la orientación sexual o la identidad de género marcan, todavía hoy, el camino de algunas personas».

Organizaciones influyentes como Amnistía Internacional, celebraron el resultado del referéndum. Suiza era uno de los últimos países de Europa occidental que no permitía el matrimonio LGBTIQ+.

Thierry Delessert observó que los activistas LGBTIQ+ «pasaron de ser un grupo rechazado y empujado a la invisibilidad a ser uno de los interlocutores legítimos reconocidos por el Gobierno federal».

Grupos fundamentalistas cristianos siguen practicando «terapias de conversión» en Suiza. Como sucede todavía en muchos países, algunas iglesias en alianza con partidos políticos argumentan que la igualdad legal de las personas LGBTIQ+ es una amenaza para el bienestar de la infancia.

«Quienes se amen y quieran casarse podrán hacerlo, sin importar si se trata de dos hombres, dos mujeres o un hombre y una mujer», Karin Keller-Sutter, consejera federal a cargo de la Justicia, en sus declaraciones tras la victoria del Sí en el referéndum del domingo.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario