«Sí, pero no»: ¿Finalmente los médicos veterinarios podrán trabajar por su cuenta en Cuba?


1,035 Vistas
Animalistas asisten gratuitamente a animales afectivos (Foto: María Lucía Expósito)

En días recientes Tremenda Nota publicó un texto sobre la declaración redactada por médicos veterinarios cubanos. Solicitaban a las autoridades la modificación del Decreto 20/2020, con el objetivo de que se aprobara la práctica de la medicina veterinaria desde modelos particulares o en cooperativas.

Más de cien profesionales  firmaron la declaración, que circuló en redes sociales con gran apoyo de los animalistas y parte de la sociedad.

«Nunca estuvo aprobada la atención veterinaria particular, era clandestina y no había problemas con eso. Supuestamente, con el nuevo decreto no iba a poder ser de ninguna manera», explicó a Tremenda Nota el activista Sergio Boris Concepción Silva.

El Decreto 20/2020 «Contravenciones de la Medicina Veterinaria» está en sintonía con algunas peticiones anteriores de los animalistas sobre la protección legal de los animales en Cuba, a la vez que generó muchas preocupaciones. Uno de sus artículos prohíbe el ejercicio de la medicina veterinaria de forma no estatal y castiga a quienes la ejerzan con una de las sanciones más graves de las dispuestas en esa ley.

Este 10 de febrero el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Cuba publicó en su sitio web la lista de actividades prohibidas para ejercer por cuenta propia, teniendo como base el elaborado por el Clasificador Nacional de Actividades Económicas. Aparecen 124 actividades limitadas.

La Sección M: Actividades profesionales, científicas y técnicas, que incluye actividades especializadas con «un nivel elevado de capacitación», no admite la práctica autónoma de la medicina veterinaria, excepto para atender animales afectivos. Esta disposición ha recibido muchas críticas.

Beatriz Batista, comunicadora social y directora de El Refugio, una revista del movimiento animalista, publicó en Facebook que mantiene su posición contra el Decreto 20/2020, a pesar de que ahora parece posible ejercer la medicina veterinaria en beneficio de las mascotas. Explicó que mantuvo comunicación con un abogado quien le confirmó que «el ejercicio privado de la medicina veterinaria continúa prohibido, pero en la política del cuentapropismo se va a tener en cuenta la figura del veterinario para los animales afectivos como excepción».

El activista Sergio Boris Concepción Silva (Foto: María Lucía Expósito)

Según Batista, estas políticas de trabajo por cuenta propia «tienen que venir por un Decreto, para que así pueda modificarse lo dispuesto en el actual Decreto 20, porque una Resolución no puede establecer dicha excepción al trabajo por cuenta propia de la medicina veterinaria para los casos de los animales afectivos, debido a que este tiene mayor rango normativo».

Por otra parte, el viceprimer ministro y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández confirmó en el programa Mesa Redonda que el artículo 5 del Decreto 20/20 prohíbe la práctica por cuenta propia de la medicina veterinaria.

Gil agregó que «en el nuevo diseño de las actividades se mantiene esa prohibición, no obstante, se incorpora la excepción para aquellos que atienden animales afectivos. Esa parte específica se permite en la nueva política», y aseguró que «se van a introducir las modificaciones que corresponden a las normas jurídicas para que eso quede debidamente respaldado».

No obstante, continúan las críticas a lo dispuesto porque sigue prohibida la práctica privada de la medicina veterinaria para el resto de los animales. Muchos usuarios de las redes sociales han solicitado continuar con la petición de los veterinarios hasta tanto las nuevas normas incluyan animales «no afectivos» pero muy comunes en la vida de los ciudadanos y que igualmente carecen de atención de salud.

«Después de las críticas y las reclamaciones, se permitió que los veterinarios sigan atendiendo animales afectivos. Lo que no significa que de inmediato se va a crear la plataforma para hacerlo efectivo. Eso puede ser hoy, mañana, en noviembre o en 2023», dijo Sergio Boris Concepción Silva a Tremenda Nota.

El animalista considera que esta es otra batalla ganada frente a las regulaciones que no se ajustan a las necesidades sociales, aunque tenga sabor de «victoria parcial».

Mientras las leyes siguen negando oportunidades o se hacen esperar, los animales afectivos y todos los demás seguirán siendo atendidos por numerosos veterinarios que hacen su trabajo en todo el país, con las leyes o contra ellas. Así pasa en Cuba, donde las regulaciones a menudo no se parecen a la realidad.  

Alexis Jiménez Yang

Alexis Jiménez Yang

Periodista

Comments (2)

Haz un comentario