¿Patria potestad o responsabilidad parental?: La última polémica sobre el Código de las Familias


1,319 Vistas
(Foto; María Lucía Expósito)

El debate del proyecto de Código de las Familias ha centrado su atención durante los últimos días en el uso del concepto de «responsabilidad parental» en sustitución de «patria potestad».

No han faltado los señalamientos en contra de sectores fundamentalistas o conservadores en general. Consideran que, con esta modificación, los padres pierden control sobre sus hijos y el Estado gana poder sobre ellos.

Esta discusión tiene un antecedente en Operación Peter Pan, un hecho que provocó la migración de miles de menores de edad a comienzos de la década de 1960.

Los padres, bajo la influencia de la propaganda anticomunista, enviaban a sus hijos a los Estados Unidos sin acompañamiento. Una de las falsas noticias difundidas era, precisamente, que el Estado los despojaría de la patria potestad.

La Operación Peter Pan, que contó con la colaboración de la iglesia católica en Cuba y Estados Unidos, fue una expresión trágica de las estrategias estadounidenses durante la Guerra Fría.  

Las recientes críticas contra el Código de las Familias señalan que la «responsabilidad parental», como mínimo, dará más atribuciones al Estado sobre los menores de edad.

Lo que significa «patria potestad» y por qué Unicef apuesta por «responsabilidad parental»

La patria potestad procede del derecho romano y, en su origen, se refería no solo a los hijos, sino al poder que ejercía el padre de familia sobre esposa y sus esclavos.

Aunque trascendió a numerosos códigos legales de Occidente y ha sido un concepto común del derecho, desde que las Naciones Unidas aprobaron la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989, la patria potestad ha sido asumida por más países cada vez como una noción limitada.

Desde entonces, algunos países han optado por la responsabilidad parental, que tiene un enfoque más centrado en el deber que en el poder. El caso de Argentina es uno de los más conocidos en América Latina. Su sistema de responsabilidad parental está vigente desde 2015.

La profesora titular de Derecho de Familia Iris María Méndez Trujillo, explicó al medio oficial CubaSí, refiriéndose a lo sucedido con los niños de la Operación Peter Pan, que «quizás por ello en 1975, cuando sale el código que aún está vigente, se asume la patria potestad como un refuerzo, para demostrar que solo los padres tienen ese derecho, ese deber, esa obligación. Pero hoy es necesario romper con ese esquema pues la realidad ya ha roto con él».

Esta especialista argumenta que el actual anteproyecto pone a los hijos en una posición  de igualdad, respeto, cumplimiento de obligaciones y responsabilidades ante sus padres, y plantea de manera más abarcadora cómo se delegan esas responsabilidades a terceras personas cuando los progenitores no pueden asumirlas.

El jurista cubano, Julio Fernández Estrada, explicó a Tremenda Nota que en la antigua Roma, «el pater era el jefe de familia, que tenía la patria potestas sobre los hijos legítimos, los adoptados y abrogados y los naturales legitimados. Hijos naturales eran los hijos de una relación de concubinato, los únicos hijos ilegítimos que se podían reconocer según el derecho romano».

«Pero el pater también tenía la manus sobre la esposa, la dominica potestas sobre los esclavos y el mancipium sobre las personas que entraban en la familia como garantía de una deuda no pagada», amplió Fernández Estrada.

El experto argumenta que la patria potestad incluyó el derecho de vida y muerte sobre los hijos, el derecho de venderlos y el derecho de exponerlos, es decir, abandonarlos.

«La patria potestad incluía la facultad de dar consentimiento para el matrimonio de los hijos y de controlar su patrimonio, excepto los peculios adventicias, castrense y cuasicastrense, que estuvieran disfrutando los hijos. Los peculios eran cantidades de dinero o bienes que recibían los hijos, el adventicio provenía de la familia de la madre, el castrense de trofeos de guerra o testamentos militares y el cuasicastrense del trabajo en oficios liberales o en servicio en palacio del emperador», explicó también.

El término jurídico en cuestión llegó a Cuba a través de la legislación española. En el caso cubano, la Constitución de 1940 fue la primera en reconocer el principio de igualdad entre hombres y mujeres en el orden social, que no tardó en ver su proyección en el ámbito de las relaciones familiares, aunque las condiciones sociales de la época no propiciaron su materialización.

La profesora de Derecho Jané Manso Lache, de la Universidad de La Habana, ha explicado: «La efectiva realización del principio de igualdad se produce con el programa social impulsado a partir del año 1959, del cual nace el Código de Familia de 1975, actualmente en vigor, que es reflejo de un modelo de patria potestad estructurado sobre la base del beneficio de los hijos y de la igualdad de los derechos de madres y padres y de los hijos ante la Ley».

No obstante, la patria potestad manejada por la legislación cubana hasta ahora incluye, en el artículo 86, la facultad de los padres de «reprender y corregir adecuada y moderadamente» a los hijos.

El proyecto de Código de las Familias, sin embargo, apuesta por una crianza no violenta donde exista la posibilidad de una autonomía progresiva y prime el interés superior del menor.

Manso Lache argumenta en un artículo que el empleo del término responsabilidad parental en sustitución de patria potestad, es un reflejo de la ruptura con la tradicional fórmula que estimulaba la «diligencia de un buen padre de familia».

El proyecto de ley cubano ha sido respaldado incluso por Unicef. Esta agencia de Naciones Unidas apreció como muy favorable el Código de las Familias porque  «toma muy en cuenta las recomendaciones hechas a Cuba por el Comité de los Derechos del Niño», dice un comunicado.

«Incluye además metas de compromiso mundial establecidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre las que destaca poner fin a todas las formas de violencia contra niños, niñas y adolescentes, así como potenciar y promover la inclusión social de todas las personas independientemente de su edad, género, capacidades u otra condición», declaró también Unicef.

Dentro de los avances que este organismo reconoce al documento que se encuentra actualmente en consulta popular, se encuentra la sustitución de la institución de la patria potestad por la noción de responsabilidad parental.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (4)

  • Avatar

    Yosvani Malagón Crespo

    |

    Gracias, Tremenda Nota, por compartir esta importante historia. Es una pieza periodística excelente, llena de historia e ideas. Seguramente muchas personas se sentirán motivadas a adoptar la terminología progresista de la “responsabilidad parental” después de leerlo. La antigua ley del “pater familias”, de la que se derivó la “patria potestas”, sentó las bases de milenios de subyugación y opresión de las mujeres y de milenios de justificación de la esclavitud. El pater familias es el modelo en el que se basa la llamada “familia de origen”: una insignia de honor que llevan los opositores al código familiar. A lo largo de los siglos, cuando la eliminación de las personas LGBTIQ se convirtió en una piedra angular del cristianismo, la ley patriarcal del pater familias fue la base para que miles de personas fueran encarceladas, torturadas y ejecutadas. Incontables millones de personas han sufrido el pater familias: su única función es mantener el poder, el control y la propiedad en manos de los padres. Y este concepto se convirtió en la base del capitalismo moderno. Espero que muchos cubanos lean este artículo.

    Reply

Haz un comentario