«No somos importantes»: Denuncian inestabilidad de la atención de salud para personas trans en Cuba


917 Vistas
Defne, una mujer trans que trabaja como enfermera en La Habana (Foto: María Lucía Expósito)

La atención médica especializada para las personas trans fue suspendida al comienzo de la epidemia de covid-19 y todavía no se han reanudado completamente, a pesar de que los hospitales cubanos han ido normalizando sus servicios.

«El plan de atención “integral” a personas trans quedó suspendido en cuanto empezó el confinamiento pandémico», señaló la activista Mel Herrera en un hilo de Twitter, publicado este 25 de mayo, donde hace un resumen de las dificultades que enfrentan las personas trans para acceder a tratamiento.

«La potencia médica tiene una sola endocrinóloga para todas las personas trans del país que estamos en reemplazo hormonal», observó irónicamente la también escritora y periodista.

«Al estar centralizado en la Habana, las personas trans de otras ciudades tenían que viajar a la capital», avisó además.

La suspensión de algunos servicios médicos considerados no indispensables y la cancelación del transporte interprovincial durante largos periodos, imposibilitaron que la mayoría de las personas trans pudieran asistir a la única consulta médica disponible en el país.

«Con el confinamiento y el consecuente cierre de fronteras entre provincias, obviamente las consultas tenían que suspenderse. Obviamente no somos importantes. Nuestra salud puede aguantar parece», comentó la activista.

Por suerte, las consultas ya se reanudaron, aunque Herrera precisó que «de a poco».

«Hoy día llamas al Cenesex (Centro Nacional de Educación Sexual) y nadie contesta el teléfono», dijo. Mel aseguró tener los datos de numerosas personas trans que, ante el silencio de las instituciones, se han dirigido a ella para referir «sus insatisfacciones y preocupaciones».

Antes de que cerrara la consulta, a Herrera y al resto de quienes usaban el servicio, les indicaban exámenes trimestrales para chequear sus niveles hormonales y cualquier desajuste que ocasionara el tratamiento.

«Ya perdí la cuenta de cuántos he dejado de hacerme. A día de hoy no sé nada de mi salud hormonal. Las dolencias ahí están», denunció la activista. «Tengo preocupaciones que deseo comentar con mi endocrinóloga.y ahora resulta que no hay turnos hasta julio».

Herrera recordó en su hilo que desde 2018 «todo se quedó estancado». Se refiere a las últimas cirugías genitales para personas trans que se realizaron en Cuba.

El periódico Trabajadores informó que, desde 2017, los médicos cubanos empezaron a realizar por su cuenta estas intervenciones quirúrgicas que antes contaban con el asesoramiento de especialistas extranjeros.

Las cirugías se estaban realizando en el hospital Manuel Piti Fajardo, de La Habana, el mismo que ofrece la única consulta de endocrinología para personas trans.

Según el médico Maurice Padrón Rodríguez, para beneficiarse de esta cirugía era indispensable tener más de 18 años y un diagnóstico médico de «disforia de género», noción médica rechazada por una parte importante del activismo trans.

Maurice Padrón también especificó a Trabajadores que se exigía «una asunción permanente por más de un año de la identidad de género con que la persona se identifica».

Bajo estos requisitos, 39 personas accedieron a cirugías genitales desde 2007 hasta 2018. Ese año, por razones que hasta ahora no se han comunicado oficialmente, las intervenciones fueron suspendidas.

Sin referirse a la suspensión de las cirugías, Manuel Vázquez Seijido, entonces subdirector del Cenesex, dijo en 2021 a la Televisión Cubana que «hay que fortalecer los servicios de salud para la atención integral a la salud de las personas trans» a pesar de la «experiencia muy interesante de más de 10 años en la atención».

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario