Mujeres sobre el desastre


4.216 Vistas

El lente de Tremenda Nota explora rostros y barrios de La Habana después del tornado de este 27 de enero.

Tremenda-Nota-TN-2018

En el barrio de Santos Suárez, sobre los escombros que antes fueron su casa, Esther intenta encontrar ―en vano― algún objeto de valor. Aparta ladrillos, piedras, restos de ropa, portarretratos inservibles para siempre. Se niega a la entrevista. Prefiere olvidar la mayor catástrofe de su vida: una catástrofe que duró dos minutos.

A las 8: 35 de la noche, del 27 de enero, un tornado con fuerza EF4, imprevisible como todos los tornados, azotó varios municipios de La Habana. A la mañana siguiente, con las primeras luces del día, pudo descubrirse la estela de caos y destrucción que se dibujó sobre la capital cubana.

***

A la inversa de Esther, Sarahí García necesita ser escuchada. Habla con la esperanza de que aparezca una solución definitiva a la desgracia.

«Desde hace más de 24 horas estamos sin corriente, sin agua, sin gas. Todos los ventanales y las puertas de mi casa se fueron. Mis hijos tienen miedo, y yo los debo alimentar con lo poco que nos queda. No estábamos preparados para una situación así».

A unos kilómetros de ahí, Jennifer Sánchez sigue aterrada por el paso del tornado. Para ella «esos desastres eran cosa de películas» muy lejos de realidad.

Jennifer abraza a su hijo Dorama Blanco en el pórtico de Mango 108, en Luyanó. Le besa la frente, le dice «que todo ya pasó». Dorama fue uno de los 195 lesionados por el azote del tornado.

Cerca, en la calle San Luis, un cordón de mujeres retira los pedazos de paredes tirados al piso por los vientos. Una muchacha improvisa cierta canción burlesca. Sus compañeras, sin dejar los bloques de ladrillo y cemento, hacen coro.

  • Según declaraciones del doctor José Rubiera a Cubadebate, «el tornado de La Habana tocó tierra en las inmediaciones del Casino Deportivo sobre las 8:26 p.m. del domingo 27 de enero (...) y continuó con una trayectoria general al Estenordeste hasta salir a la costa, al Este de Alamar».
  • El tornado categoría EF 4 (de un máximo de cinco) alcanzó vientos promedios de 300 kilómetros por hora, y se movió a 42,5 km/h, según cálculos del doctor José Rubiera.
  • De acuerdo con los datos publicados por medios oficiales cubanos al menos 4 personas murieron y 195 resultaron lesionadas por los intensos vientos del tornado.
  • «Cerca de las 8:50 de la noche se comenzó a sentir un ruido muy fuerte en el cielo. Pensamos que se trataba de un ataque aéreo», cuentan vecinos de Santos Suárez a Tremenda Nota.
  • Fue el segundo tornado intenso que ha azotado La Habana. Su predecesor dejó un saldo de 20 fallecidos y 250 heridos en Bejucal, el 26 de diciembre de 1940.
  • Los postes del tendido eléctrico cayeron ante la fuerza de los vientos. También fueron afectados más de 13 000 servicios telefónicos, según Jorge Luis Perdomo, Ministro de Comunicaciones.
  • Dorama Blanco sufrió heridas en el rostro, después que colapsaron las ventanas de cristal de su casa. Más de 190 personas fueron lesionadas.
  • Según Rubiera el tornado recorrió unos 11,5 kilómetros en tan solo 16 minutos. «En un inicio su influencia alcanzaba unos 500 metros de lado a lado, después, en la mayor parte de su trayectoria lo hizo con un diámetro de afectación de 700 metros».
  • Vecinos de Santos Suárez confesaron que nunca habían sentido «tanto miedo como en la noche del 27 de enero».
  • Las catástrofes naturales afectan en mayor grado a grupos vulnerables como ancianos y niños.
  • El tornado atravesó los municipios habaneros de Diez de Octubre, San Miguel del Padrón, Regla, Guanabacoa y Habana del Este.
  • Sarahí García dijo a Tremenda Nota que «lo peor» siempre llega después del desastre. Los municipios afectados carecen de electricidad, agua y gas, aunque ya avanzan las labores de recuperación, según reportes de medios oficiales.
  • Fueron afectadas más de 1 200 viviendas, así como instalaciones estatales e industrias. El tornado arrasó totalmente más de un centenar de hogares en La Habana.
  • A diferencia de fenómenos como los huracanes, los tornados son impredecibles: su rápida formación impide tomar medidas para proteger a las personas y los recursos.
  • A María Caridad Colón, primera campeona olímpica de América Latina, le parecen «increíbles» los efectos del tornado. Ahora, enfatiza, hace falta apoyar en la recuperación de las zonas afectadas.
  • Elvira Olano, sin quitarse los guantes del trabajo, asegura que no perderá la calma, ni siquiera frente a los estragos de un «fenómeno natural pocas veces visto en Cuba».
  • Según declaraciones del doctor José Rubiera a Cubadebate, «el tornado de La Habana tocó tierra en las inmediaciones del Casino Deportivo sobre las 8:26 p.m. del domingo 27 de enero (...) y continuó con una trayectoria general al Estenordeste hasta salir a la costa, al Este de Alamar».

    4.216 Vistas
  • El tornado categoría EF 4 (de un máximo de cinco) alcanzó vientos promedios de 300 kilómetros por hora, y se movió a 42,5 km/h, según cálculos del doctor José Rubiera.

  • De acuerdo con los datos publicados por medios oficiales cubanos al menos 4 personas murieron y 195 resultaron lesionadas por los intensos vientos del tornado.

  • «Cerca de las 8:50 de la noche se comenzó a sentir un ruido muy fuerte en el cielo. Pensamos que se trataba de un ataque aéreo», cuentan vecinos de Santos Suárez a Tremenda Nota.

  • Fue el segundo tornado intenso que ha azotado La Habana. Su predecesor dejó un saldo de 20 fallecidos y 250 heridos en Bejucal, el 26 de diciembre de 1940.

  • Los postes del tendido eléctrico cayeron ante la fuerza de los vientos. También fueron afectados más de 13 000 servicios telefónicos, según Jorge Luis Perdomo, Ministro de Comunicaciones.

  • Dorama Blanco sufrió heridas en el rostro, después que colapsaron las ventanas de cristal de su casa. Más de 190 personas fueron lesionadas.

  • Según Rubiera el tornado recorrió unos 11,5 kilómetros en tan solo 16 minutos. «En un inicio su influencia alcanzaba unos 500 metros de lado a lado, después, en la mayor parte de su trayectoria lo hizo con un diámetro de afectación de 700 metros».

  • Vecinos de Santos Suárez confesaron que nunca habían sentido «tanto miedo como en la noche del 27 de enero».

  • Las catástrofes naturales afectan en mayor grado a grupos vulnerables como ancianos y niños.

  • El tornado atravesó los municipios habaneros de Diez de Octubre, San Miguel del Padrón, Regla, Guanabacoa y Habana del Este.

  • Sarahí García dijo a Tremenda Nota que «lo peor» siempre llega después del desastre. Los municipios afectados carecen de electricidad, agua y gas, aunque ya avanzan las labores de recuperación, según reportes de medios oficiales.

  • Fueron afectadas más de 1 200 viviendas, así como instalaciones estatales e industrias. El tornado arrasó totalmente más de un centenar de hogares en La Habana.

  • A diferencia de fenómenos como los huracanes, los tornados son impredecibles: su rápida formación impide tomar medidas para proteger a las personas y los recursos.

  • A María Caridad Colón, primera campeona olímpica de América Latina, le parecen «increíbles» los efectos del tornado. Ahora, enfatiza, hace falta apoyar en la recuperación de las zonas afectadas.

  • Elvira Olano, sin quitarse los guantes del trabajo, asegura que no perderá la calma, ni siquiera frente a los estragos de un «fenómeno natural pocas veces visto en Cuba».

Tags:

Comments (1)

  • Avatar

    Tony

    |

    Lo notable,no es tanto la destrucción creada por un fenómeno natural,si no la creada por el fanatismo estúpido de un sistema político-económico absoleto,la apertura no llega ni por las oraciones de el Papa ni por las peticiones diplomáticas y menos aún por ayuda extranjera, el asunto es de el Pueblo Cubano,…ya decidirá el .. CUÁNDO?

    Reply

Haz un comentario