«En la baraja la reina soy yo»: Mujeres en la música urbana


301 Vistas
La cantante cubana de reguetón Señorita Dayana. (Fotograma del videoclip «A ti lo que te duele»)

Aun cuando no se declaren feministas muchas mujeres han encontrado en el reguetón y otros géneros de la música urbana un espacio para empoderarse.

Tremenda-Nota-TN-2018

En 2003, la cantante puertorriqueña Ivy Queen irrumpía en el mundo del reguetón con un tema que si bien seguía las pautas del discurso tradicional de ese género de música urbana, lo cambiaba todo: la que cantaba, la que decía «yo soy la que mando, soy la que decide cuándo vamos al mambo», era una mujer. Con ese tema La Caballota, como se hace conocer esta intérprete, reivindicaba a las mujeres dentro de un ritmo que la mayoría las veces las cosifica.

No obstante, la presencia femenina en el género era escasa: ellas casi siempre se mantenían en la escena como meras teloneras o modelos de ocasión. Apenas en 2014, algunos centros de estudio analizaron las ideas promovidas por el reguetón. En Colombia, por ejemplo, uno de los escenarios más prolíficos del reguetón en Latinoamérica (la patria de Maluma y J Balvin), el proyecto denominado «Usa la razón» recomendaba el rechazo a ese género urbano por ser «uno de los promotores de violencia y maltrato hacia la mujer más famoso». 

Pero también fue en ese país, donde han surgido en el último lustro más cantantes femeninas (Karol G, Farina, Greeicy), que ofrecen una alternativa musical a la corriente más consumida, la masculina. Estudios sobre la agencia feminista en dicha música señalan que una de sus mayores funciones consiste en «subvertir el género mediante la apropiación y la re-definición de los asuntos sexuales y los cuerpos sexualizados». La pluralidad de voces en el género urbano se ha extendido a toda el área de consumo, con destaque para México, Puerto Rico, Brasil, Chile o Argentina. En este último país, un grupo como Chocolate Remix, defiende no solo el término de reguetón feminista, sino el de reguetón lésbico. 

«¡Eh, reguetonero macho! Escucha lo que digo, de mujeres no sabes, ahora aprenderás conmigo (…) Ven a mi escuela a aprender lo que es echarse un polvo», desafía Romina Bernardo, la voz líder de Chocolate Remix, en el tema «Lo que las mujeres quieren». Este proyecto nació en 2013, y según su creadora aborda «las disidencias sexuales, lo no heteronormativo y todo lo que eso implica, desde una visión feminista». 

Soy yo la que define

La sexualidad como eje central es el hilo conductor de la inmensa mayoría de los temas de reguetón. Que las mujeres se presenten sobre el escenario, que hablen sobre sexo o sexualidad de manera explícita, en perspectiva femenina, genera una especie de revolución musical. La brasileña Anitta, la intérprete del tema «Downtown» (una referencia directa al sexo oral) declaró al diario El Tiempo que hablaba sobre sexualidad femenina en sus temas para que los hombres se acostumbraran a escuchar. «Cuando un hombre lo hace, a nadie le importa y no pasa nada. Pero cuando es una mujer es una cosa asustadora y quiero que eso se acabe. Si los hombres pueden decirlo, nosotras también», dijo. 

En Cuba, en la actualidad, quizás el referente más cercano a lo que proponen estas cantantes internacionales sea Dayana Chávez Victoria, más conocida como Señorita Dayana. Aunque la intérprete no se reconoce a sí misma como feminista, sí propone una visión empoderada de la mujer cubana en sus letras. De hecho, considera que es ese discurso el que ha conquistado a su público, tanto dentro como fuera de la Isla. Las letras de sus canciones «son muy sugerentes y feministas», confesó en 2017 al Diario Las Américas de Miami. 

«Nosotras no solo somos un pedazo de carne, sexis, lindas (…) También tenemos derecho a defendernos, a desear, a querer igual que los hombres. Todo está en atreverse a decirlo, y es lo que ha pasado con mi carrera, que he dicho lo que las mujeres quieren decir y no se atreven. Me ven como eso, la defensora de las mujeres y me encanta», dijo más tarde a la revista digital cubana AM:PM. 

La rapera Luz Despaigne Garrido. (Foto: Facebook)

Para la veterana rapera Luz Despaigne Garrido ganar un espacio en la escena de estos géneros urbanos, mayoritariamente dominados por los hombres, ha sido y será una gran lucha para las mujeres en Cuba.

«No creo que sea un obstáculo que no podamos vencer con perseverancia y a través de un discurso emancipador. Desde la música muchas mujeres se han empoderado. Particularmente, cuando conocí el movimiento de rap cubano, el discurso de grupos como Las Krudas o Magia, se me abrió un horizonte. El rap es el resultado de la poeta que soy actualmente», dice la sexagenaria cantante a Tremenda Nota.

Despaigne Garrido forma parte de un festival llamado Potaje Urbano, que lleva ocho años de fundado, y tiene por sede a la ciudad matancera de Colón. Este año se celebrará a mediados de agosto y pretende reunir a la mayor cantidad posible de mujeres cultoras de los géneros urbanos. 

No necesariamente estas cantantes cubanas se califican a sí mismas como feministas, pero que vean en el rap, el hip hop o el reguetón un espacio donde empoderarse, ya es un gran paso de avance. Lo demás viene después.

Mayli Estevez

Mayli Estevez

Nació en 1986, el año en que Maradona levantaba en el Estadio Azteca la Copa Mundial de Fútbol para Argentina y cuando por última vez se avistaba en la órbita de la Tierra el cometa Halley. No sé si me suceda como a Mark Twain, pero el 2061es un buen año para morir,  solo por imitarlo. Periodista titulada, deportista frustrada. La opción que me quedó fue hacer el coctel de periodista deportiva.

Haz un comentario