Muchos robos y pocos datos: Otra paradoja de Cuba, un país que se hace inseguro


1,169 Vistas
Policías abordan a una ciudadana en Cuba (Foto: María Lucía Expósito)

Mi madre siempre me advierte: «Ahora en diciembre ten cuidado al salir a la calle. En fin de año se disparan los robos y los asaltos. Si puedes, no salgas de noche».

Cuba, el último mes del año, se convierte en una verdadera «zafra» de crímenes que desbordan las estadísticas.

El gobierno no acostumbra a publicar datos relacionados con la delincuencia. De hecho, los números concernientes a la tranquilidad ciudadana son considerados, más bien, información de seguridad nacional, y como tal, deben ser ocultados.

Numbeo es una base de datos corporativa lanzada en 2009. Proporciona información actualizada sobre las condiciones de vida de todo el planeta, incluida la criminalidad. Ha sido mencionada como sitio de referencia y fuente en medios como BBC, Forbes, The New York Times y The Washington Post. No obstante, la plataforma explica que esos datos no han sido necesariamente revisados por expertos.

El 22 de julio de 2020 la emisora Radio Taíno publicó el artículo «Cuba, país más seguro de las Américas», en el que citan a Numbeo para demostrar que la isla tiene el índice de criminad más bajo de la región. La cifra que ofrecen es 29.02.

Los niveles de criminalidad menores de 20 puntos son considerados como muy bajos. De 20 a 40, bajos. Entre 40 y 60, moderados. De 60 a 80, altos, y mayores de 80, muy altos.

Sin embargo, un año y medio después de publicada la nota de Radio Taíno, en diciembre de 2021, el índice de Cuba había subido hasta el 30.10.

El texto también señala un índice de seguridad del 70.98, que situaría en el lugar 28 del mundo. Los elementos considerados fueron el nivel de delincuencia, la seguridad a la hora de transitar en las calles y la frecuencia de los asaltos, entre otros. En el 2021, Cuba descendió un escaño.

Por otra parte, el sitio statista, una plataforma global de datos empresariales, publicó el 18 de agosto de 2021 el puntaje para Cuba en cuanto a GPI (Índice de Paz Global). De un máximo crítico de 5 puntos, el resultado fue de 2.04. Este dato empeoró con respecto al 2020, cuando el país ostentaba 2.02. Según esta fuente, la isla se ubica en la posición 87 de 163 países. A nivel regional, ocupamos el lugar 11 en América Latina.

Todos estos números revelan dos problemas.

En Cuba no existe institución, organismo o empresa autorizada a hacer públicos sus datos anuales. Ni la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba (Onei), ni el Ministerio del Interior (Minint), ni la Fiscalía General de la República tienen en sus anuarios los datos que, en cambio, muestran las fundaciones y organismos internacionales mencionados más arriba.

La otra cuestión es que definitivamente los datos expuestos no se corresponden con la realidad vivida en Cuba, donde todos los días es diciembre y hay que salir a la calle con mucha precaución.

¿Un ejemplo de país seguro?

La crisis socio económica por la que atraviesa Cuba, empeorada por la epidemia de covid-19, no solamente es un hecho, sino que ha deshecho el país.

En Cuba es ilegal la posesión de armas de fuego y cualquier otra arma sin justificación o permiso. Sin embargo, los delitos denunciados en el último mes por víctimas o grupos de transportistas o choferes, principalmente motoristas, evidencian la portación de armas y, por tanto, una mayor violencia por parte de los agresores.

La Habana es la ciudad más golpeada, pero los robos y asaltos en varias provincias del país en cualquier horario, en arterias principales o poco transitadas, en barrios «malos» o «buenos», en muchos casos por más de una persona, indica niveles de organización criminal y un alto grado de inseguridad.

El escaso patrullaje y vigilancia de las fuerzas del orden, y la enorme inflación económica, que ya es una de las más altas del mundo, propician esta acelerada parábola que no parece descender por ahora.

Hay casos sonados y muy puntuales, como el del transportista holguinero Armando Argelio Pérez Zaldívar. Sucedió el 24 de diciembre. Le robaron su moto, lo asesinaron y lo enterraron en un sitio despoblado.

Aunque no hay videos o testimonios directos, abundan los relatos del asalto al ómnibus de la ruta A5 en la parada del Parque de la Fraternidad hace un par de semanas. Al montarse todos los pasajeros, subieron varios hombres por cada puerta de acceso y con armas de fuego exigieron al chofer que cerrara las puertas. Amenazaron a los pasajeros para que entregaran sus pertenencias.

Al parecer algunas víctimas pudieron escapar por las ventanillas. Prefiero creer que alguien se inventó todo aquello.

Nota oficial del Ministerio del Interior (Video: Televisión Cubana)

Un artículo del diario Granma, publicado este 1 de enero, quiso salir al paso del caos social. Con el título «Se ha esclarecido el 60% de los hechos violentos relacionados con motos eléctricas en 2021», el texto explica que, entre enero y noviembre de 2021, se hubo 281 denuncias de robo de motos eléctricas, pero solo se recuperaron 186.

En grupos de WhatsApp, pero sobre todo en Facebook, distintos clubes de «motorinas» con decenas de miles de participantes, han propuesto a sus miembros organizar un sistema de denuncias de robos y asaltos ante el aumento de estos hechos delictivos.

La viralización de 2 videos que captaron el robo de motorinas en la vía pública, gracias a cámaras de seguridad al parecer privadas, ha escandalizado a la población.

En tanto, las personas han denunciado, casi diariamente, el modus operandi de los atracadores, las armas que utilizan, sus rasgos faciales, los lugares de los hechos y el horario del crimen. Muchas veces solo cuentan con el testimonio y la foto del artículo robado.

En mayor medida se trata de motos eléctricas, pero no quedan exentos los autos o las bicicletas, además de los teléfonos celulares. Amigos de víctimas fatales han publicado la agresividad con que los ladrones logran sus objetivos.

Toda esta situación ha tenido consecuencias para los negocios de entrega de comida a domicilio. Los jefes de algunos establecimientos han procurado cuidar a su flota, mayormente de motos y han restringido el horario de entrega.

Uno de los más recientes robos de transportes privados, se dio en la mañana de este domingo, a orillas del río La Palma, en el municipio habanero de Arroyo Naranjo.

En los videos difundidos en las redes sociales, no se logra ver con exactitud si se trata de 1 o 2 cadáveres. Fueron encontrados con heridas de arma blanca.

El Minint publicó una nota oficial este 1 de enero, titulada «Estados de opinión en nuestro pueblo asociados a la sustracción de ciclomotores eléctricos».

«Los hechos publicados en las redes sociales, en algunos casos se demuestra que son ocurridos en años anteriores o noticias falsas, con la intención de generar un clima de impunidad en medio de las festividades de fin de año», asegura la policía.

Las reacciones de las personas ante la nota, afectadas o no, han sido de crítica y de denuncia del desamparo ciudadano.

Haz un comentario