Mincom contra SNet: pasos oficiales para cortar la red


811 Vistas
Ilustración: Rafael Alejandro García

Los usuarios de SNet, «la primera comunidad inalámbrica» de Cuba, no se quedaron con los brazos cruzados después de que el gobierno de la Isla aprobara dos resoluciones que obligan a desaparecer a la red callejera más grande del país.

Tremenda-Nota-TN-2018

Son las nueve de la mañana y recién escampa. El aire está frío, cortado. En el parque, frente al edificio del Ministerio de Comunicaciones de Cuba (Mincom), se ven apostados varios hombres con maletines, señores de camisas largas que miran los bancos con ojos huidizos. 

Este 17 de agosto administradores y usuarios de SNet (Street Network) habían convocado una manifestación pacífica para protestar contra las resoluciones 98 y 99 del Mincom: «Exigimos tener una SNet autónoma que mantenga el proyecto social que ha tenido durante todos estos años (…) Instamos y convocamos a todo adolescente, joven, adulto, anciano, sin diferencia alguna, que se sienta identificado con nuestra causa (…) a que nos apoyen desde cada lugar. Desde cada sitio, porque TODOS CONTAMOS, TODOS SOMOS SNET (…)», decía el comunicado oficial que publicó el usuario Ernesto de Armas en Twitter el 12 de agosto.

No obstante, el sábado 17 nadie llegó al lugar de la manifestación, excepto la policía política.

Dos días antes, el 15 de agosto, Cubadebate había publicado una nota sobre las redes privadas en Cuba en la cual Pedro Ernesto Pérez, alias Doom, uno de los administradores de la Street Network, decía que, «aunque existen aún algunas inconformidades en las redes de La Habana, los propios usuarios y administradores están donando sus equipos para establecer las nuevas interconexiones». Cubadebate identificó al Doom como gestor de una red privada de 3000 usuarios.

Hace tres días, el 14 de agosto, el mismo sitio había publicado una entrevista del programa Dominio Cuba con el Ministro de las Comunicaciones del país, Jorge Luis Perdomo Di-Lella. El titular afirmó que el Mincom trabajaba en el ordenamiento de la tecnología inalámbrica: por eso se había autorizado que las personas jurídicas y naturales, de acuerdo con las resoluciones 98 y 99, pudieran interconectar redes locales de acceso wifi a través de operadores públicos con licencias autorizadas. 

«Estamos trabajando, además, en la idea del Joven Club de Computación (JCC) como una institución comunitaria de gran importancia para el país», dijo el funcionario, dejando entrever una supuesta colaboración de los JCC y los administradores de SNet. 

El viernes 9 de agosto se llevó a cabo una reunión entre representantes de la administración de SNet y directivos del Mincom, entre los cuales se encontraba el Subdirector de Comunicaciones del Ministerio, David Wong. Sin embargo, el funcionario abandonó el encuentro después de aclarar que se trataba de una reunión informativa, sin preguntas. 

Ese mismo día, la página de Facebook SNET (Street NETwork) CUBA – Perfil Oficial publicó un comunicado donde resumía el encuentro con el Mincom. No se harían cambios de ningún tipo a las resoluciones. No se permitiría ninguna red como SNet. Todos los nodos de SNET debían de cesar su funcionamiento so pena de que los administradores responsables recibieran cartas de advertencia. 

Las resoluciones 98 y 99 del Mincom establecen nuevos requisitos para el uso del espacio radioeléctrico del país y suponen el fin de SNet tal como se ha mantenido hasta ahora. No solo el fin de SNet, sino el de todas las redes de este tipo en el país.

El comunicado, titulado Fin de SNet, cerraba con lo siguiente: «SNET DESAPARECE Y ES ELIMINADA DE MANERA PERMANENTE Y SIN EXCEPCIONES. Los Joven Club de Computación NO REALIZARÁN ningún acuerdo, unión, anexión o cooperación con SNet o cualquier nodo». 

Wong les sugirió a los administradores de SNet que arrendaran su infraestructura o al menos sus principales enlaces a los Joven Club, para que pudieran acogerse a las normativas vigentes. 

Apenas un día después, en la mañana del sábado 10 de agosto decenas de usuarios de SNet se reunieron frente a la sede del Ministerio para pedir la revisión de las nuevas normas jurídicas sobre redes inalámbricas, en una suerte de manifestación pacífica rodeada de patrullas. 

***

SNet o Red de la Calle clasifica como una comunidad inalámbrica. Surgió informalmente hace 15 años por impulso de un grupo de gamers habaneros. Por entonces eran comunes las LanPartys, reuniones de amigos en una casa adonde todos trasladaban sus computadoras para jugar online

A partir de ahí, los vecinos de las cuadras donde se «celebraban» las LanPartys comenzaron a conectarse a la misma red mediante cables tirados por patios y azoteas. Así, hasta que se conectaron barrios enteros: los llamados subnodos. Luego, los subnodos se empataron hasta formar los nodos, estructuras mayores bajo el cuidado de un administrador que vela por su seguridad y buen funcionamiento. Más adelante llegaron a conectarse municipios enteros: los pilares de SNet.

En 2013 SNet ya contaba con una estructura de mando consolidada y un conjunto de reglas, códigos y sanciones descritos en un reglamento al alcance de todos los usuarios. Los administradores de la red se encargaban de supervisar el estricto cumplimiento de las normas e imponían disciplina en caso de violaciones.

La «bronca» con el Mincom no estalló hasta el 29 de mayo, cuando la Gaceta Oficial de la República de Cuba No. 39 publicó las Resoluciones 98 (Reglamento para el empleo de redes de telecomunicaciones inalámbricas de alta velocidad en las bandas de frecuencias de 2.4 Ghz y 5 Ghz) y 99 (Reglamento para las redes privadas de datos), que establecen nuevos requisitos para el uso del espacio radioeléctrico del país y que suponen el fin de SNet tal como se ha mantenido hasta ahora. No solo el fin de SNet, sino el de todas las redes de este tipo en el país.

Inmediatamente, los usuarios se dividieron en dos bandos. La mayoría de los administradores están a favor de establecer negociaciones con los Joven Club y con las autoridades del sector. Mientras, el resto de los usuarios se opone y pretende mantener SNet, si no en su forma actual, al menos con los mismos servicios, alcance y estructuras. 

En las últimas semanas todos los usuarios de SNet están nerviosos. Gamer Anónimo, una usuario de la red que solicitó confidencialidad a Tremenda Nota, explicó por qué están divididos los integrantes de la red callejera más grande de Cuba. Si todos accedieran a hacer lo que quiere el Mincom muchos usuarios y administradores quedarían desconectados, aseguró.

«Los administradores que tengan la posibilidad de conectarse a los Joven Club solo lo hacen para evitar problemas», dijo. Principalmente, quedarán desconectados los usuarios y las zonas donde ahora mismo no existe un Joven Club, ni un punto de Etecsa, ni redes privadas de datos a las que se prohibió sobrepasar los límites de arquitectura de red que mantenían hasta ahora.

La red no la pueden tumbar de golpe, sugieren varias de las fuentes consultadas. Se la llevarán a pasos, con calma, a medida que se detecten las ilegalidades: irán penalizando a los dueños de todos los cables que crucen la calle, a los responsables de todas las redes que se extiendan más de lo «posible».

Sin embargo, Doom declaró a Cubadebate que las resoluciones permitían otros tipos de interconexiones que no atentaban contra el funcionamiento de la red, y que para aquellos que viven más distantes se estudiaba la posibilidad de conectar redes de barrios a puntos wifi de los Joven Club, ubicados en otras instituciones del Mincom. «Esto no pasará de la noche a la mañana, pero es posible lograrlo», dijo.

Gamer Anónimo aseguró a TN que, hasta donde ha visto, la intención de los Joven Club en el municipio de Cerro, por ejemplo, es muy buena: «los están escuchando, apoyando y montando todo, pero el lío es que SNet no es solo el Cerro, ni Doom es el jefe de SNet».

TN intentó contactar al administrador del pilar Comunidad Sur pero alegó que ninguna de las personas «a cargo de esta familia que es SNet» hablará con «desconocidos». Están en un momento crítico, asegura, y cualquier cosa que digan puede ser mal interpretada y mezclada con política. 

Muchos de los usuarios que participaron en la protesta pacífica del sábado 10 de agosto recibieron la visita de oficiales de la Seguridad del Estado en sus propias casas. Gamer Anónimo asegura que en muchos casos «visitaron a jóvenes y les pasó lo mismo que a Ernesto». Se refiere a Ernesto de Armas, el usuario que convocó por Twitter la manifestación del sábado 17.

Por su parte, el administrador de Comunidad Sur sí explicó que su intención es hacer ver que SNet no trae problemas a la Revolución, pues todos los que trabajan en ella son «revolucionarios».

*** 

El 16 de septiembre de 2016, cuando Cubadebate reconoció la existencia de SNet, se respiraban aires de tranquilidad en La Habana. Parecía que la red finalmente había alcanzado un estatus social, que no era rechazada. Los usuarios de SNet se imaginaron que el camino hacia el futuro sería el del entendimiento, con el fin de integrar la red oficialmente al proceso de informatización de la sociedad cubana.

Sin embargo, los aires favorables menguaron: el 29 de mayo la Gaceta Oficial de la República de Cuba publicó las resoluciones 98 y 99 del Mincom.

Aun así, la red no la pueden tumbar de golpe, sugieren varias de las fuentes consultadas. Se la llevarán a pasos, con calma, a medida que se detecten las ilegalidades: irán penalizando a los dueños de todos los cables que crucen la calle, a los responsables de todas las redes que se extiendan más de lo «posible».

Gamer Anónimo dice que «según ellos [las autoridades del Mincom] solo debe existir una red comunitaria, los Joven Club y más nadie, por eso nos dan bajanda, aunque Joven Club en esencia no es una red comunitaria, es una red privada del propio Estado. Lo ideal hubiera sido apoyarnos y cooperar juntos».

Haz un comentario