Martí no fue trans ni cherna ni lesbiana, pero si lo hubiera sido, ¿qué?


1,279 Vistas
Víctor Hugo Robles travistió a Martí en 2015 (Foto: Internet)

Víctor Hugo Robles es un periodista chileno, homosexual, comunista y activista por los derechos LGBTIQ+ que nació en 1969. Se inventó el personaje del «Che de los Gays», que ha paseado como otra transgresión «roja» por varios países de América Latina.

El 16 de mayo de 2015, durante una Marcha contra la Homofobia y la Transfobia en Santiago de Chile, Robles vistió una estatua de José Martí con una bufanda de colores LGBTIQ+, además de pintarle los labios de rojo. Considerado como «vandalismo» por un amplio sector homófobo de la sociedad cubana, el gesto fue defendido por el artista como «una acción callejera».

La foto del incidente no se hizo viral en Cuba hasta el 11 de mayo de 2019. Ese día la comunidad LGBTIQ+ marchó por calles de La Habana sin permiso de las autoridades, en respuesta a la cancelación de un desfile oficial promovido por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y celebrado durante una década.

La marcha acabó reprimida por la policía. Hubo golpizas y detenciones arbitrarias. Los medios estatales de comunicación satanizaron el acto como una provocación pagada por el gobierno estadounidense para desestabilizar el país.

Robles, que había venido a Cuba otras veces como invitado del Cenesex, denunció el supuesto carácter «proimperialista» de la marcha, sin poder demostrarlo. Mariela Castro celebró esa opinión. Y fue entonces cuando su acción de feminizar a Martí fue denunciada en redes sociales y algunos medios alternativos como la profanación de un símbolo nacional.

Robles fue injuriado e incluso amenazado de muerte en varias ocasiones. Una de las instituciones no estatales que hizo público su rechazo a la acción, fue la Gran Logia de Cuba. Sin embargo, la declaración de los masones sugirió que la imagen fue tomada en Cuba y la relacionó con la marcha LGBTIQ+ del 11 de mayo.

En días recientes ha sido debatida nuevamente su foto del Martí disidente.

Una publicación del pasado 5 de septiembre en Facebook, realizada por el actor LGBTIQ+ Daniel Triana, fue atacada por compartir otra vez la imagen del Martí travestido. «Lo diré una y mil veces: Pintarle los labios a un héroe. Feminizar a un mártir macho. Reimaginar, intervenir un mito cambiando su género…no es ofensivo», escribió el actor.

Víctor Hugo Robles, como el Che de los Gays, en la congra LGBTIQ+ de La Habana, 2014 (Foto: Internet)

En los más de cien comentarios que reaccionaron a la publicación, el discurso de odio dejó ver su garra muchas veces.

El usuario Gelasio Ortiz Vian afirmó: «Es ofensivo pintar los labios de Martí, porque la idea de hacer lucir a Martí como gay, es artificial y no se corresponde con su sexualidad». «No entiendo la necesidad de feminizar o masculinizar a ciertas figuras para hacerlas tuyas… Por qué deconstruirlo… no entiendo la necesidad que para admirarlo tengas que llevarlo a tu terreno…», opinó otra internauta.

Robles sencillamente, como si fuera un gesto fácil, intentó recontextualizar en su propio cuerpo la imagen de un hombre homofóbico y transfóbico que, sin embargo, es un símbolo de libertad para millones de personas en el mundo.

En mayo de 2014, el activista participó en la conga LGBTIQ+ organizada en La Habana por Cenesex. Iba al frente de la marcha con una foto del Che asesinado, enmarcada con plumas.  

La figura del Che carga con un karma imposible de digerir por sus seguidores fundamentalistas. Su cadáver, buscado durante mucho tiempo, fue encontrado en Bolivia el 28 de junio de 1997. Justo ese día se celebra en todo el mundo el Día del Orgullo LGBTIQ+. Ese año el Código Penal Cubano eliminó las últimas referencias discriminatorias hacia los homosexuales.

El «Che de los Gays», como si no pudiera liberarse de ese karma, desautorizó la marcha del 11 de mayo de 2019 solo porque se hizo sin la aprobación del gobierno. Guevara, el machista histórico, se va y regresa.

La notoriedad de Robles en diversos círculos de opinión en la Isla es controversial. Su performance contiene una ambigüedad exótica. Es defendido desde el gobierno cubano en la voz de Mariela Castro mientras se trasviste en cuerpo y alma de una figura política notoriamente homofóbica y heteropatriarcal.

Para el fundamentalismo político cubano, como para cualquier fe nacionalista, los héroes no pueden ser otra cosa que machos-de pelo-en pecho-lomo-plateado y no se andan en mariconerías. Por lo tanto, el otro Martí, el Martí de labios pintados, significa una declaración de guerra, aunque el adversario sea un comunista chileno.

No nos molesta ni nos confunde un Martí con cuerpo de aborigen maya. No nos adultera un Martí de Fabelo o uno de Pedro Pablo Oliva. Pero se arremete todavía en Cuba contra un Martí que, al igual que Emiliano Zapata, calza tacones, viste una prenda con los colores de la bandera LGBTIQ+ o se pinta la boca de rojo.

La comunidad LGBTIQ+ se apropia con todo derecho y legitimidad de los héroes que quiere. Sale con ellos vestidos de lentejuelas a romper montes y ciudades. Los vomita con una voz platinada y censurada. Martí no fue trans ni cherna ni lesbiana, pero si hubiera sido, ¿qué?

Comments (2)

  • Avatar

    Yosvany Peralta Almaguet

    |

    “Bueno, pues yo no soy escritor o periodista, solo un opinante de su crónica de hoy que me resulta sentirme aludido, por tanto me consedo el derecho a la réplica.
    Ud encabeza sus palabras con una propuesta, “Martí no fue trans ni cherna ni lesbiana, pero si lo hubiera sido¿que?… pues le diré que en esa misma lógica si mi abuela tuviese ruedas, sin duda alguna, fuese chivichana.
    Continúa dando una caracterización del Sr Robles como periodista, homosexual, comunista, y luchador por los derechos LGBTIQ+, ( no sé como se puede emplear comunista y homosexual en una misma oración, pero bueno ¡que carajo!estoy viviendo cosas peores)y “Che de los gays”.
    Yo lo hubiese abreviado al llamarlo como le hubiese llamado el Che.
    Lo que hizo el man en cuestión no solo es vandalismo y una demostración de poder,es un “YHLQMDLG” literalmente, hizo lo que hizo por qué pudo y más nada, y esto cuando se hace desde la ventaja que le proporciona su entorno es abuso, no un derecho.
    Ahora me voy a enfocar en lo que me atañe, para no pecar de más,dejaré al acervo personal de cada cual esto.  Nombrar la Gran Logia de Cuba de A:.L:. y A:. M:.(en lo adelante GLC) ,hoy por hoy es controvertido, cuando menos, creo que Ud escoje nombrar a algo que hoy por hoy le queda grande, inmenso…pero es un “enemigo” que se ha puesto de moda, un “enemigo” fácil, si queremos poner un nombre en la palestra, si queremos llamar la atención.
    La GLC y masones a título personal,si mostraron su postura ante lo que consideraron ofensivo para con quién fuese integrante de la masonería, y que quizás se cometió el pecado de hablar, y no saber a ciencia cierta donde ocurrieron los hechos en cuestión, cual cubano en disimiles ocaciones, pero es que a mi me da lo mismo que fuese en Santiago de Chile que en Santiago de Cuba, el que exige derechos no puede hacerlo transgrediendo otros, leyes cambian leyes, y una acción puede llenarte de gloria o de caca con muchísima más facilidad que la palabra.
    El Sr Robles, el Sr Daniel Triana y Ud quizás comparten el hecho de que se puede ir
     “feminizando a un martir macho”, eso si,mi GL y  yo, creemos rotundamente que no, Ah! de querer hacer estas cosas los invito a darle par de manos de labial fucha al seboruco que encierra al Comandante, que era el Comandante del que es el ídolo del que se nombra como se nombra, ¡Por Dios! Me encantaría presenciar la postura del Che Guevara ante la ofensa del Sr Robles … el Sr Robles da risa, pena, y vergüenza ajena,por pinta,presencia, y accionar, un tremendo abusador en todo el sentido de la palabra que como bufón consentido de la corte pseudofeudalista cubana, hace y deshace sin temerle a nada ni a nadie, y tratando de ponerse el nombre de “defensor” de derechos solo consigue con su ventagismo ganar detractores en su “lucha”,eso si,entonces decirle maricón si sería ofensivo, muy ofensivo.
    Ay! Jorge Ricardo Masseti! Si Ud pudiese ver esto.

    Reply

  • Avatar

    Yosvani Malagón Crespo

    |

    Me ha gustado mucho este artículo de Ricardo Acostarana. El odio continuo contra las personas LGBTQ es un acto de terrorismo social. Esta guerra de terror contra las personas LGBTQ ocurre en todas las naciones. El hecho de que continúe en Cuba es un crimen contra el socialismo y el humanismo marxista. Como todas las guerras, sirve para mantener a los gobernantes en el poder, y al pueblo dividido. El PCC es homofóbico hasta la médula. El PCC nació homo y transfóbico y sigue siéndolo. Las pequeñas reformas permitidas por el PCC en las últimas décadas se han producido en gran medida por la presión internacional. El nuevo código de familia puede permitir el matrimonio igualitario, pero sólo para que el PCC pueda “estar al día” internacionalmente. El PCC es extremadamente sensible a las relaciones públicas en el extranjero. Por desgracia, esto no se traducirá en una guerra contra la homofobia y la transfobia en casa. Los gobernantes de la isla aprueban el fanatismo que existe en el partido y en sectores de la sociedad. Es una cuña conveniente para utilizarla contra los jóvenes cubanos que, en su marcha por la libertad de pensamiento e ideas, también abrazan la liberación sexual y el fin de todas las discriminaciones de género. Estoy con los jóvenes que están hartos del racismo, del sexismo, de la persecución de los LGBTQ y de la represión. Estas enfermedades están todas conectadas, y luchar contra ellas de forma unificada aterroriza a los gobernantes. La victoria está al alcance de la mano si nos mantenemos intransigentes en la defensa de todos los que sufren.

    Reply

Haz un comentario