Mariela Castro y Rafael Correa: un desacuerdo sobre género en La Habana


766 Vistas
Rafael Correa entrevistó a Mariela Castro en La Habana. (Fotograma de la entrevista publicada por RT).

La sexóloga cubana Mariela Castro Espín discutió sobre sexualidad y género con el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, en el programa «Conversando con Correa» de la cadena Rusia Today.

Tremenda-Nota-TN-2018

La entrevista, realizada en uno de los salones del Hotel Nacional de Cuba en septiembre pasado, mostró los desacuerdos entre la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) de la Isla y el político ecuatoriano. 

«La heterosexualidad es una categoría más de la diversidad y la existencia humana», respondió Castro Espín a la primera pregunta de Correa, interesado en saber si la condición heterosexual sería la norma social o solo una posibilidad más.

«Desde el siglo XIX la heterosexualidad quedó establecida como la heteronormatividad; lo normal era ser heterosexual», agregó la diputada del Parlamento cubano e hija del exgobernante Raúl Castro Ruz.

Por su parte, Correa reprodujo algunos de los presupuestos defendidos por conservadores, partidos cristianos y fundamentalistas religiosos para oponerse al reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI+. «Si la homosexualidad fuera la norma general no habría reproducción, no habría continuidad de las especies», dijo. 

«La sexualidad no solo tiene fines reproductivos; también tiene fines vinculares, fines de placer, fines de comunicación», respondió enseguida la directora del Cenesex. 

La gestión presidencial de Rafael Correa en Ecuador se distinguió por su ambivalencia en temas LGBTI+. El político aceptó que las parejas del mismo sexo/género pudieran legalizar su «unión de hecho», nombró a una ministra abiertamente lesbiana, e impulsó otras políticas que favorecían a la comunidad sexodiversa, pero se opuso abiertamente al matrimonio igualitario y a la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

Correa también ha sido un duro crítico de la llamada «ideología de género». 

«El género depende en gran medida del sexo por cuestiones naturales», dijo en La Habana a Mariela Castro Espín a la vez que expresaba una relación determinista, unívoca, entre sexo y género. 

«Las personas trans han demostrado que, contrario a lo que dicen la mayoría de las leyes en el mundo (…), no se identifican con los arquetipos culturales [asignados a cada sexo al nacer]», respondió la diputada cubana. 

 

Correa también mostró interés por el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo o género. «En muchos países las uniones de hecho entre personas del mismo género garantizan sus derechos. ¿Por qué ir al matrimonio?», preguntó. 

«Porque les gusta», respondió de inmediato Castro Espín, antes de enfatizar que las personas heterosexuales cuentan con ese derecho y las homosexuales no, una disparidad que sería discriminatoria y excluyente.

«En Cuba todos tienen derecho a crear una familia, y la ley ya no habla de hombres y mujeres, sino de cónyuges», especificó la directora del Cenesex. 

El 24 de febrero de 2019 fue sometida a referéndum popular una nueva constitución que cambiaba la definición de matrimonio entre hombre y mujer por una fórmula más vaga, donde podrían incluirse eventualmente las parejas del mismo sexo o género.

Sin embargo, el derecho al matrimonio igualitario será sometido a una nueva consulta popular antes de abril de 2021, según la disposición transitoria decimoprimera de la nueva Carta Magna.  

PUEDES LEER:

¿Cómo justifica el Parlamento que el matrimonio igualitario tenga su propio referéndum?

Correa también indagó sobre las opiniones de Castro Espín acerca de la adopción de niños/as por parejas del mismo sexo o género, una de las garantías que el expresidente jamás aceptó en Ecuador. «Si [solo] los heterosexuales permiten la reproducción, [será porque] la naturaleza algo de sabiduría debe tener (…) Probablemente se necesita una figura materna y una figura paterna en un hogar», expresó.

«Los niños lo que necesitan es ser acogidos en una familia, ser cuidados, protegidos, educados, bien queridos (…) A los niños no les importa si son dos mamás, si son dos papás. Lo único que les importa es que sean buenas mamás y buenos papás», defendió la diputada cubana. 

«¿No es deseable que el niño se críe en un hogar con papá y mamá?», insistió Correa.

«No, yo creo que desde los estereotipos que tenemos de familia es que lo deseamos así», remató Castro Espín.

Tags:

Tremenda Nota

Tremenda Nota

La nueva revolución periodística

Comments (1)

  • Avatar

    Renato Lázaro González Garcés

    |

    Con esa vehemencia debería defender el derecho a libertad política y de expresión en Cuba, condición primaria para los demás derechos.

    Reply

Haz un comentario