Los «sin techo» infectados en La Habana vivían en hacinamiento, sugieren informes publicados desde el año pasado


2,304 Vistas
Una persona sin casa, sin techo, en Cuba.

Este fin de semana se reveló un nuevo caso de transmisión local ocurrido en un centro para recluir indigentes en el Cotorro, a las afueras de La Habana, que vino a cambiar el pronóstico de la epidemia del nuevo coronavirus en Cuba, como sucedió hace pocas semanas con el evento reportado en un asilo de ancianos de la ciudad de Santa Clara.

El incidente ocurrido en un «centro de protección social», como llaman en Cuba a los albergues donde son trasladadas forzosamente las personas sin techo que el gobierno denomina «deambulantes», dejó 58 diagnósticos de covid-19 de los 74 positivos al cierre del viernes 1 de mayo, según se comunicó en la conferencia de prensa que ofrece diariamente el doctor Francisco Durán, el director de epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Esta ha sido hasta ahora la jornada con más muestras positivas desde que comenzó la epidemia en el país.

El presidente Miguel Díaz-Canel relacionó el incidente con lo sucedido en Santa Clara y reconoció que la transmisión en el Cotorro obliga a «esperar nuevamente para definir cuándo será el pico más alto de la enfermedad».
A finales de abril, un grupo de expertos cubanos pronosticó que el pico de la epidemia se adelantaría en Cuba como resultado de la efectividad de las medidas adoptadas para frenar la transmisión.

Un matemático espirituano, el doctor Carlos Sebrango, consideró incluso que el pico había pasado.

«Esto nos sirve de lección, porque no podemos confiarnos ni siquiera en los momentos en los que hemos tenido puntos de inflexión en el comportamiento favorable de la epidemia», comentó Díaz-Canel.

Las Guásimas tiene poco espacio

Tremenda Nota investigó en 2019 el funcionamiento del Centro de Protección de La Habana, ubicado en Las Guásimas, en la autopista que conduce a Melena del Sur. 

Se trata de un antiguo campamento del ejército que fue remodelado para acoger a personas sin techo que son trasladadas forzosamente a diario hasta este sitio a 22 kilómetros del centro de la ciudad. 

«Cada día se empeñan en recogerme, ‘mejorar mi vida’», dijo una mujer de La Habana Vieja a Cubadebate, que publicó un extenso reportaje sobre los recluidos en Las Guásimas. 

Ernesto Tor Segura, uno de los jefes de turno del centro, dijo a Tremenda Nota el año pasado que tomaban bastantes precauciones con quienes padecen enfermedades contagiosas. 

«Las salas son pequeñas, tienen condiciones de vida, pero es complicado», comentó entonces. 

Moraima Bello Valdés, una de las entrevistadas por Tremenda Nota, vivía con otras 28 mujeres en un cuarto de unos 20 metros cuadrados amueblado con literas y taquillas metálicas, como si fuera una residencia estudiantil cubana típica. 

Ramón González, funcionario del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) en La Habana Vieja, dijo a Cubadebate en 2019 que diariamente recorría la ciudad un ómnibus tripulado por trabajadores sociales y agentes de policía para capturar a las personas sin techo y trasladarlas a Las Guásimas. 

«Saben cuál es la guagua, y cuando la ven venir se esconden», dijo a Cubadebate Yureiki Garro, una trabajadora social de Centro Habana. 

«Cada patrullero tiene la indicación de recoger a todo el que aparente pernoctar en las calles. Nuestro trabajo es identificarlos y llevarlos al Centro de Protección Social», explicó a Cubadebate el capitán Alexander Ruiz, un jefe de la estación de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Centro Habana. 

Lester Hernández, un funcionario del gobierno de La Habana que asiste al vicepresidente de fiscalización y control, dijo a Cubadebate que «Las Guásimas cuenta con una plantilla mínima». 

Según Granma, el centro tiene actualmente 200 inquilinos entre hombres y mujeres. 

Los medios oficiales no han informado si el número de trabajadores se incrementó por causa de la actual epidemia que, a juzgar por las cifras de albergados reportadas el año pasado y las reveladas ahora por Granma, ha sobrepoblado el centro pesar del poco espacio. 

Tremenda Nota preguntó por correo electrónico al Minsap sobre las condiciones en que viven los internados de Las Guásimas y no recibió respuesta.

ACTUALIZACIÓN:

Tremenda Nota preguntó este lunes por correo electrónico al Minsap sobre las condiciones en que viven los internados de Las Guásimas. Publicada ya esta nota, dio acuse de recibo y respondió que trasladaron la pregunta a sus expertos para «análisis y respuesta».

Te puede interesar:

La cuarentena imposible de los ancianos solitarios en Cuba

Tags:

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario