«Los maricones van al cielo»: La primera novela del cubano Armando López


1,163 Vistas
Los maricones van al cielo, de Armando López (Collage: Tremenda Nota)

El periodista y escritor cubano Armando López publicó su primera novela «Los maricones van al cielo». Narra la formación de un adolescente en medio de «sus aventuras, sus escándalos, sus calenturas con vivos y muertos», informó una nota de Michel Suárez Agency.

La novela transcurre en Matacallá, un pueblo ficticio de Cuba. Se trata un típico lugar de provincia, «donde la pandilla de la glorieta del parque apedrea las casas de los “raros”, bajo el grito “¡No queremos maricones en este pueblo!».

La novela, que demoró 10 años en publicarse, explora las identidades LGBTIQ+ en relación con otros mitos de la cubanidad.

«Pero, desde el Paseo Oscuro, las Malísimas, vigilan. Y en su academia entrenan a los obiñi-nañá para la guerra. ¿Quiénes son esos? “Los mariquitas. Sambia los creó con cuerpo de hombre y contentura de mujer, para confundir los caminos», dice un pasaje.

«Novela pícara, procaz, donde un niño —inocente como todos los niños— pretende que el Boca, el jefe de los pandilleros, lo acepte en su pandilla. No sabe que, al pie de la Ceiba Madre, se abre el Camino de las bocas, que cualquier camino que escoja lo llevará al mismo lugar. ¡Vence su naturaleza! Se niega a tirarles piedras al modisto más famoso del pueblo. El Boca lo expulsa del parque. Y las Malísimas lo entrenan en el Manual de Iniquidades, la Biblia de los obiñí-ñañá», dice la nota de Michel Suárez Agency publicada este 14 de octubre.

A una pregunta sobre las razones para titular la obra «Los maricones van al cielo», Armando López respondió: «Porque en Matacallá los curas predican que los maricones no pueden ir al cielo, las beatas rezan ante su incontrolable abundancia, en las victrolas suenan boleros morunos, las pepillas bailan rock and roll. Es 1950. La palabra ‘gay’ no se ha inventado todavía. Y la Decana de las putas advierte: “No hay malas palabras, solo oídos enfermos de pureza”».

Armando López Salamó nació en Santa Clara, al centro de Cuba, en 1943, y ha trabajado como periodista, guionista y productor.

Fue fundador de la revista Opina, muy popular en la década de 1908, y del Premio Girasol a los artistas más populares de cada año que promovía esa publicación en Cuba.

Los artículos, entrevistas y conferencias de Armando López han sido publicados en Latinoamérica, España y Estados Unidos. Ha dirigido musicales en los principales teatros de Nueva York y La Habana.

 *Con información de Michel Suárez Agency

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario