Los cuerpos disidentes II: Amanda, Lis y Adonis


1,129 Vistas
Amanda (Fotos: María Lucía Expósito)

Estos cuerpos fueron modelados por la ansiedad y el quirófano, pero también por el deseo y el asco, que son la paradoja en que se debaten las normas del mundo en que viven estos cuerpos.

Polimorfos, irregulares, adiposos, cicatrizados, los cuerpos de Amanda, Adonis y Lis galantean. Les impusieron el silencio, pero son un manifiesto.  

Este cuerpo sintió que la anestesia epidural no le hizo bien. Dolieron la espalda, las piernas, el pecho, las encías. Le asustó el nuevo ancho de la figura. Con la cesárea, la piel de Amanda se tensó bajo la pelvis. Más tarde llegaron las cirugías interminables en una de las tetas. Infección. Los orificios alrededor de la areola no mienten, hablan de lo mismo, sin exagerar. Podrían decir más.

Tras la operación, como un paso para reconciliarse con la mutación, Amanda decidió ayudar a quienes pasaron por lo mismo. Empezó a tatuar gratis a todas las mujeres con mastectomía radical. Dibuja sobre las cicatrices.
El cuerpo de Adonis soportó las fiebres de la humedad durmiendo en el suelo de los teatros. La piel se estiró, el pelo cayó. La gravedad hizo el trabajo. Este cuerpo se refugió en la escena. La pasión del teatro le ganó a la homofobia, a las crisis emocionales, al desalojo y a la censura.
Este cuerpo ha sido penetrado incansablemente, pero no se conforma. Quiere ser penetrado para expandirse. Muestra la desnudez, con todos sus pelos y pliegues. Este cuerpo es un aprendiz.  
Al cuerpo de Lis le han dicho de todo: «Ballena, escaparate, cuadrada». «Estudia para que gustes por otras cosas». «Esa ropa no te queda bien». «Vete al gimnasio».

Al mediodía, en plena calle, un desconocido le grita: «¡Gorda, haz educación física en la escuela». Y también: «La gorda no va a estar en mi equipo porque vamos a perder». Una de suegra le comenta: «Tú le gustas a mi hijo por otras cosas, pero también deberías esforzarte por estar delgadita».

Y este cuerpo, a su hora de hablar, dice: « Soy gorda como las diosas que parieron las civilizaciones. No quiero ser la musa de nadie. Soy un círculo perfecto. Soy el infinito. Soy la Gorda».
María Lucía Expósito

María Lucía Expósito

Fotorreportera

Comments (2)

  • Avatar

    Daniel Triana

    |

    Hermosas estas cuerpas que disienten por expandidas, por desbordadas.
    🌪🌪🌪

    Reply

  • Avatar

    Adonis Milán

    |

    Somos tres gordas empoderadas y bolluas…..

    Reply

Haz un comentario