«Lo veo como una voluntad política de avanzar en el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTIQ+»: Activistas se reúnen con Miguel Díaz-Canel


1,124 Vistas
Activistas LGBTIQ+ se reunieron con el presidente Miguel Díaz-Canel (Foto: Presidencia Cuba en Twitter)

Representantes de la comunidad LGBTIQ+ se reunieron en la tarde de este viernes con el presidente Miguel Díaz-Canel en el Palacio de la Revolución. La invitación llegó a pocas semanas de publicarse el anteproyecto de Código de las Familias, la ley que pretende establecer el matrimonio igualitario en Cuba, entre otros derechos.

La cuenta oficial de la Presidencia informó en Twitter que el mandatario agradeció a los activistas por acudir al intercambio, concebido como un diálogo para «construir entre todos el país que queremos y perfeccionar el Socialismo».

A la cita con el mandatario fueron invitados miembros de las redes sociales comunitarias que trabajan con el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), además de funcionarios de la institución como la directora Mariela Castro Espín y el subdirector Manuel Vázquez Seijido.

Mariela Castro, la defensora de los derechos LGBTIQ+ más conocida y polémica del país, calificó el encuentro como «fundamental para avanzar en la agenda de equidad social que estamos ampliando y perfeccionando», citó la Presidencia en Twitter.

Según esta misma fuente, Díaz-Canel dijo al final del intercambio que después de hablar con los activistas el gobierno puede «comprender mejor un grupo de temas que son esencias necesarias en la toma de decisiones y en la manera de abordarlos».

Tremenda Nota conversó en exclusiva sobre esta reunión con una de las invitadas. Malú Cano, coordinadora de la red Transcuba, consideró que la invitación de Díaz-Canel «significa mucho para la comunidad LGBTIQ+ de todo el país».

«Lo veo como una voluntad política de avanzar en el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTIQ+, una deuda pendiente que ha tenido siempre la Revolución con nosotros», dijo Cano.

En su historia de más de 6 décadas, la Revolución Cubana adoptó políticas contra gays, lesbianas, bisexuales y trans que alcanzaron sus momentos más críticos en los campos de trabajo forzado, entre 1965 y 1968, y en el exilio masivo de personas LGBTIQ+ en 1980.

En los últimos años, con el trabajo del Cenesex junto a miles de activistas afiliados a la institución, el discurso del gobierno se ha hecho más inclusivo y, por momentos, francamente favorable.

 Sin embargo, Cuba todavía no cuenta con leyes efectivas que protejan a la comunidad LGBTIQ+, a pesar de que el principio de no discriminación por orientación sexual e identidad de género fue incluido en la Constitución de 2019.

En mayo de ese año, cientos de personas LGBTIQ+ fueron dispersadas violentamente por la policía mientras marchaban en defensa de sus derechos.

Si se aprueba el anteproyecto de Código de las Familias que fue publicado el pasado 15 de septiembre y debe ser sometido a referéndum en 2022, la comunidad LGBTIQ+ no solo podrá legalizar sus uniones. El documento, tal como quedó después de 22 versiones, establece además la posibilidad de adoptar menores de edad o de tener descendencia mediante la «gestación solidaria».

El anteproyecto contó con la aprobación de Díaz-Canel antes de hacerse público, pero también enfrenta el rechazo de una veintena de iglesias cristianas, incluidos los obispos católicos.

«El Código de las Familias es bastante inclusivo, pero siempre tiene sinsabores», comentó Malú Cano a Tremenda Nota.

«Al Código le faltan varias cuestiones que le planteamos al presidente», añadió.

«Hay pocas oportunidades para las personas trans en el caso de la reproducción asistida. Nosotros le planteamos que se incorporase guardar los espermatozoides de las mujeres trans y los óvulos, en el caso de los hombres trans, para después poder hacer la fertilización», señaló.

Cuba se enfrenta a un escenario de tensiones en los próximos meses. Por una parte, los reclamos expresados por la ciudadanía en las protestas del pasado 11 de julio, incluidos los particulares de las personas LGBTIQ+ sobre la violencia policial o el desempleo, siguen sin resolverse.

A casi 3 meses de las manifestaciones más grandes en la historia de la Revolución Cubana, cientos de personas continúan detenidas, incluidas algunas que se identifican como LGBTIQ+.

Por otra parte, la decisión de establecer el matrimonio igualitario expone al gobierno a una confrontación con cientos de miles de evangélicos, que ya presionaron con éxito en 2018 para que no se legalizaran las uniones LGBTIQ+.

Resolver el desacuerdo sobre este punto con un referéndum, ha sido cuestionado por el activismo LGBTIQ+.

La posibilidad de que se impongan los conservadores y el Código de las Familias sea rechazado por la mayor parte de la ciudadanía o al menos por una cifra significativa de votantes, pondría al gobierno en otra situación inédita para la historia de sufragios en su favor que tiene la Revolución Cubana.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (2)

  • Avatar

    Josè Román

    |

    Que trabajo les cuesta escribir esta nota…y encima, tergiversar..para empezar, que el matrimonio igualitario no se incluyera en la constitución del 2018 NO FUE resultado de ninguna presión religiosa..de dónde sacan eso ?? Cuál es fu fuente ?? Sencillamente, fue una sugerencia que se hizo en muchos lugares y a muchos niveles. En mi barrio, que es una comunidad compleja, no hay iglesias protestantes ni nada que se le parezca, pero en la discusión del anteproyecto, la gente estuvo de acuerdo en que ese tema se dejara para el Código de Familia.

    Reply

Haz un comentario