Las «millones de historias» homofóbicas protagonizadas por la policía cubana


1,471 Vistas
La policía impidió la marcha LGBTI+ del 11 de mayo de 2019 en La Habana

Dasiel González es un youtuber cubano conocido como Pinky Unicornio en sus canales de YouTube, Instagram y Twitter. En días pasados denunció en sus redes sociales que la policía impuso una multa de 2 mil pesos cubanos a su novio y a él mientras se fotografiaban besándose en un espacio público de La Habana.

«Esto acaba de suceder. Me besé con mi novio para hacer una foto importantísima en la vía pública, los policías nos estaban cazando», escribió en sus cuentas de Instagram y Facebook.

Dasiel relató a Tremenda Nota que, para hacerse la foto, se alejaron unos 10 o 20 metros del lugar donde había personas circulando.

«Nos bajamos el nasobuco para la foto y había unos policías cerca que al ver que hacíamos eso en el momento de darnos un beso para la foto vinieron para donde estábamos y con muy mala forma nos pusieron la multa, pero obvio fue porque nos estábamos dando un beso», contó.  

Asegura que lo importante no es el importe de la multa, sino la razón por la que fue impuesta.

«Claramente fue por homofobia, porque al lado de donde estábamos hay una heladería y pasaba la gente tomando helado sin nasobuco y yo les decía a los policías ‘miren, miren’ y ellos no hacían absolutamente nada», agregó el joven youtuber.

El incidente se complicó cuando llegó a la estación de policías del reparto Capri, en el municipio Arroyo Naranjo, donde reside, con el propósito de protestar por haber sido multado.

Dasiel dijo a Tremenda Nota que «la oficial de guardia nos trató con muy mala forma y hasta nos ignoró prácticamente, para luego decirnos que teníamos que hacer la queja por escrito, pero yo pensé que eso era por gusto, que no iban a hacer nada tampoco con una reclamación por escrito».

También explicó que no hizo la reclamación porque su mamá tenía miedo de que se expusiera más ante las autoridades. Por eso la mejor solución que encontró fue denunciarlo en las redes sociales y compartir la historia con sus seguidores.

«Me molesta que me cobres una multa por ser GAY», escribió Dasiel en un post que fue muy compartido.

Pinky Unicornio y sus historias de homofobia

Dasiel dice que ahora cuenta solo con poco más de mil y tantos suscriptores en su canal de YouTube. «El canal anterior me lo hackearon porque denuncié a unos policías que aquí en mi cuadra le cayeron a golpes a un menor de edad. Luego de eso entraron a mi canal porque no tenía puesta toda la seguridad y me lo eliminaron. Tuve que empezar entonces con este nuevo hace como cinco meses».

Asegura tener «millones» de historias así, todas ocurridas en las calles de Cuba. Según Pinky, evidencian el alto índice de homofobia que todavía hay en el país.

El influencer decidió celebrar hace algún tiempo una boda simbólica como forma de protestar por la imposibilidad legal que tienen las parejas del mismo género para formalizar sus uniones en Cuba.

“El día de mi boda íbamos en el carro y cuando pasamos por el Capitolio una persona me gritó ‘pajarona’. Estábamos sentados arriba como se sientan las parejas que se casan y quién dijo que yo no puedo ir toda perra arriba del carro el día de mi boda», relató.

Quizás una de sus historias más impactantes ocurrió en un ómnibus, cuando unos policías empezaron a burlarse con gestos que caricaturizaban la orientación sexual de Dasiel.

Dasiel González, Pinky Unicornio (Foto: Sadiel Mederos, Yucabyte)

«Pararon la guagua con tremenda intriga, me bajaron, me montaron en el camión, me llevaron lejos. Cuando quisieron bajarme en aquel lugar, uno de los policías me dio tremendo gaznatón. Me daba mucho miedo hasta decirles algo, además de que andaba solo, eran una pila de policías contra mí y era de madrugada. Terrible, la cogieron conmigo, hicieron la noche conmigo», aseguró a Tremenda Nota.

La actual Constitución de la República de Cuba, en vigor desde 2019, declara que todas las personas «reciben la misma protección y trato de las autoridades» y no pueden ser discriminadas «por razones de sexo, género, orientación sexual, identidad de género».

Por su parte, el Código Penal tipifica el Delito contra el derecho de igualdad, que sanciona con multa o cárcel de hasta dos años a quien «discrimine a otra persona o promueva e incite a la discriminación».

Pinky Unicornio no ha podido beneficiarse de estas disposiciones legales.

Otra denuncia, la misma homofobia

En noviembre de 2020, la Alianza Afro-Cubana publicó en Facebook su preocupación ante las violaciones cometidas por algunos agentes del orden público en ejercicio de sus funciones.

Esa organización independiente denunció el incidente ocurrido con Elier Crespo, miembro de la Alianza, y su pareja Yasmany Licea, quienes fueron detenidos por la policía mientras regresaban a su casa y esperaban un transporte en el Parque de la Fraternidad.

Esta pareja LGBTI+ fue acusada de violar el artículo 42 del decreto relativo a las medidas para frenar la epidemia del covid-19. La infracción se debió a que llevaban una botella de ron dentro en la mochila y la policía presumió, sin hacer ninguna comprobación, que estaban consumiendo bebidas alcohólicas en la calle.

Crespo y Licea, trasladados a la unidad de policía de La Habana Vieja, fueron blanco de actitudes homofóbicas por parte de los funcionarios del orden público, según denunció la organización. Finalmente les impusieron multas por valor de 2 mil pesos cubanos.

«¿Tú eres hombre o mujer? Deja la mariconería y firma», le dijo un oficial a Yasmany Licea cuando se negó a aceptar la multa, según el relato publicado por la Alianza Afro-Cubana.

Esa organización, apoyada por otro grupo independiente, la Alianza Unidad Racial, impulsaron una reclamación legal en la Fiscalía Provincial de La Habana contra los oficiales, en base a sus ofensas homofóbicas.

En días posteriores, mediante un documento oficial, «el Jefe de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de La Habana Vieja reconoció que la multa impuesta a Elier Crespo, víctima junto a su pareja Yasmani Licea de actos discriminatorios producto de la homofobia por parte de dos agentes del orden público, estaba mal aplicada, dejando sin efecto la multa impuesta y poniendo fin a un acto de injusticia», publicó la Alianza Afro-Cubana en Facebook.

En su denuncia, la organización condenó que «cualquier tipo de violencia policial, sea verbal, física, psicológica es altamente inexcusable. Debe quedar claro que la función policial debe en todo momento observar los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad, así como la prohibición de tratos crueles o degradantes contra cualquier persona».

«Esperamos que las autoridades correspondientes tomen medidas frente a las violaciones y abusos cometidos por agentes del orden público contra personas por motivos de su orientación sexual o color de la piel», concluyó la nota publicada por la organización.

🚨 Ganamos!!! En el día de ayer mediante un documento oficial, el Jefe de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de La…

Publicada por Alianza Afro-Cubana en Miércoles, 18 de noviembre de 2020

El Cenesex capacita a la policía

Durante una entrevista en línea realizada por el periódico Juventud Rebelde con el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), en mayo de 2017, un usuario preguntó por qué continuaba el acoso contra hombres gays por parte de la policía. El internauta cuestionaba que muchas veces pedían la identificación sin motivos, como si se tratara de delincuentes. «¿Por qué ese acoso?», añadía.

Manuel Vázquez Seijido, subdirector del Cenesex, respondió que «El Ministerio del Interior ha sido uno de los ministerios con los que hemos tenido un mayor acercamiento como parte de nuestros talleres de sensibilización en temas relacionados con la Educación Integral de la Sexualidad, la Salud Sexual y los Derechos Humanos, incluyendo por supuesto, la orientación sexual y la identidad de género (…) sin embargo, no hemos logrado todos los resultados queridos».

La institución dirigida por Mariela Castro ha realizado varios talleres durante la última década, para que sus expertos capaciten a los policías cubanos con el objetivo de evitar cualquier violencia hacia la comunidad LGBTI+.

Según refirió Mariela al periódico mexicano La Jornada en 2010, «en estos espacios se estudiaron fragmentos de cartas y quejas enviadas al Cenesex por homosexuales que han sido víctimas de tratos discriminatorios. Los compañeros de la PNR afirmaron sentirse complacidos con el intercambio, a la vez que reconocieron la complejidad del asunto y la necesidad de contar con información actualizada para el cambio de conductas».

Vázquez Seijido dijo a Juventud Rebelde que, «aunque hemos avanzado en este punto, si hacemos una rápida comparación con el panorama de hace 10 años, este es un tema que continúa pendiente y al que debemos continuar prestando especial atención».

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario