La Isla sigue sin garantizar protección ante el acoso laboral, admiten funcionarias cubanas


278 Vistas
Susi, una mujer trans de Santa Clara contratada como barrendera por la Empresa de Servicios Comunales. (Foto: Laura Rodríguez Fuentes / Tomada de Cubanet)

Mariela Castro llamó la atención sobre el acoso a personas trans en las instituciones del país.

Tremenda-Nota-TN-2018

«El ordenamiento jurídico nacional no contempla el acoso en el trabajo ni ofrece una protección diferenciada para su prevención y enfrentamiento», declaró Aymee Fernández Toledo, magistrada de la Sala de lo Laboral del Tribunal Supremo Popular, en una de las sesiones del V Congreso Iberoamericano sobre acoso laboral e institucional que se celebró durante esta semana en La Habana.  

Según la reseña publicada por el periódico Trabajadores, la jueza Fernández Toledo cree que «el acoso laboral reclama una protección particularizada y especial, al margen de lo que podamos hacer con lo que hay legislado». 

El congreso que organiza habitualmente la Red Iberoamericana por la Dignidad de las Personas, esta vez fue convocado también por instituciones cubanas como la Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC), el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la Universidad de La Habana y el Centro Oscar Arnulfo Romero y contó con una conferencia inaugural de Mariela Castro Espín, diputada al parlamento cubano y directora del Cenesex. 

La funcionaria y activista LGBTI+ se refirió al papel del gobierno de Cuba en la inserción social de las personas trans, a partir de las conclusiones de su tesis doctoral (2015). 

Sin embargo, apenas en julio pasado se reportó un hecho de violencia policial contra una mujer trans en una de las vías más transitadas de la capital cubana. En el incidente, registrado en video y publicado en las redes sociales, una de las testigos que intenta detener la agresión y dice ser «la secretaria de Mariela Castro» fue identificada por algunos medios independientes como Malú Cano, activista y coordinadora de la red TransCuba, afiliada al Cenesex. 

Castro Espín dijo en su conferencia que «en Cuba prevalecen prácticas sociales discriminatorias hacia las personas trans, como el rechazo y las burlas, especialmente en el sistema educacional, en los servicios de salud, en las comunidades y en los centros laborales». 

El Código de Trabajo, aprobado por el parlamento en 2014, no incluyó a la identidad de género entre las razones para no discriminar como había propuesto Mariela Castro. «La discriminación por identidad de género queda pendiente en nuestra legislación», dijo entonces la diputada. 

Esto parece haber quedado resuelto por la Constitución aprobada en diciembre de 2017, que no se salvó de la polémica por causa del matrimonio igualitario y las estrategias del gobierno para contentar a los grupos religiosos, según reconoció entonces Castro Espín. 

La diputada aludió en su conferencia de este miércoles a las garantías que debe ofrecer el nuevo Código de Familia, cuyo proyecto permanece sin publicarse y será sometido a referendo en algún momento de los próximos dos años, una decisión del parlamento que provocó el rechazo de un parte de la comunidad LGBTI+. 

La directora de Cenesex, conocida también por ser la hija del exgobernante Raúl Castro Ruz, evitó repasar las políticas homofóbicas y transfóbicas que implementó el gobierno cubano y fueron admitidas por el propio Fidel Castro Ruz en 2010. 

«Las buenas intenciones políticas de la naciente Revolución y su traducción en acciones concretas de inclusión social estuvieron influenciadas por los límites del desarrollo científico internacional en el tratamiento de la sexualidad y el peso de la herencia cultural que antecede a los intentos de transformación emancipadora del Socialismo», comentó Castro Espín sobre la persecución de homosexuales en las décadas de 1960 y 1970. 

Este congreso se celebró por primera vez en Cuba y contó con cerca de 150 participantes, la mayoría cubanos, además de especialistas de una decena de países latinoamericanos y España.

Tags:

Maykel González Vivero

Maykel González Vivero

Periodista y activista LGBTI. Tuvo un blog mientras se lo permitieron y se llamaba El Nictálope, porque siempre ha presumido de ver bien, como algún animal de la noche. Echa de menos la radio y el insomnio que le favorecía antes para escribir. Ahora escribe cuando puede, donde puede colaborando con varios medios cubanos y extranjeros.

Haz un comentario