La familia «trans-afectiva» de Alexya Salvador: Una pastora LGBTI+ adoptó a dos niñas trans y a un niño con discapacidad


1,111 Vistas
Alexya y sus hijos (Foto: Facebook)

Alexya Salvador es una mujer trans brasileña con una familia formada por tres hijos adoptivos y su esposo Roberto. Ella ha hecho historia en la comunidad LGBTI+ de Brasil por su trabajo en la religión y la política.

Desde 2015 es pastora de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) en São Paulo. Esta denominación cristiana, además de su misión propiamente religiosa, tiene los derechos humanos al centro de su agenda, según ha declarado en varias ocasiones, en particular la promoción de los derechos LGBTI+.

La iglesia se fundó en Estados Unidos a finales de la década de 1960, en el contexto del movimiento LGBTI+ impulsado por los sucesos de Stonewall. Actualmente cuenta con más de 400 comunidades en todo el mundo. El centro principal que tiene en Cuba, se estableció en la ciudad de Matanzas. Fue precisamente allí donde Alexya Salvador, junto a otras pastoras, participó en la celebración del primer culto oficiado por personas trans en la isla.

«Esta noche ha sido una noche de celebración de la igualdad entre todas las personas, marcando una nueva era para Cuba», dijo en aquel momento Alexya a NBC News, mientras lucía un vestido negro con cuello clerical confeccionado por ella misma. Sucedió en 2017.

Al año siguiente se empeñó en conseguir un asiento en el parlamento de São Paulo. Fue candidata del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) a las elecciones generales. Pero su candidatura no se limitaba a la defensa de la comunidad LGBTI+. Quería poner sobre la mesa temas como la adopción, la educación y la ayuda a personas con necesidades especiales.

Según una publicación del diario cubanoamericano OnCuba, Alexya declaró que «el hecho de ser trans en el país que más mata transexuales en el mundo, es el mayor acto político que podría ejercer».

En ese momento ya contaba con dos hijos adoptivos. Fue la primera mujer trans que adoptó legalmente en Brasil. Hoy tiene un hijo y dos hijas, que junto a su esposo forman una familia descrita por ella como «trans-afectiva».

Uno de los sueños que siempre tuvo Alexya, según contó el portal brasileño OUL, fue tener tres hijos. El primero llegó en 2015, cuando conocieron a su primer hijo, Gabriel, un niño con discapacidad. Ella cuenta que no hubo ningún problema durante el proceso, aunque algunos la miraban con prejuicio y malestar. Su logro fue mayor porque ese día, además, el juez que les otorgó la custodia de Gabriel utilizó el nombre de Alexya en los documentos.

Matanzas, 2017: Alexya Salvador entre las primeras pastoras trans que oficiaron un culto cristiano en Cuba (Foto: Paquito el de Cuba)

Un año después, en agosto de 2016, recibió una llamada de la jueza del Juzgado de Niñez y Juventud de Jaboatão, Christian Caribé, quien la había visto en un programa de televisión diciendo que le encantaría adoptar a una niña trans. Caribé conocía de una menor en su distrito que podría ser adoptada.

Alexya, Roberto y la niña se conocieron primero por video. Hablaban y compartían sus rutinas. Luego, durante una llamada telefónica, la niña pidió salir del refugio vestida según su género. Al conocerse finalmente, dejó que la pastora escogiera un nombre para ella. El elegido fue Ana María, que es el nombre de la madre de Alexya.

En 2019, el teléfono de Alexya sonó con el mismo motivo. Una niña trans de siete años esperaba ser adoptada en la localidad de Santos, São Paulo. El mismo día la familia tomó el automóvil y conocieron a Dayse.

Hoy Gabriel tiene 16 años, Ana ya cumplió 15 y Dayse solo nueve. Alexya tiene 40 años. Además de madre y pastora, trabaja como coordinadora pedagógica en una escuela de São Paulo.

Alexya estudió Literatura Inglesa y Portuguesa, Pedagogía y Teología. Fundó en 1998  un refugio para personas sin hogar que administró durante dos años. Al terminar sus estudios comenzó a ejercer como maestra en la escuela pública donde continúa actualmente.

Es vicepresidenta de la ABRAFH (Asociación Brasileña de Familias Homotransafectivas) y fue la primera pastora trans de Brasil. Se ordenó en 2019, convirtiéndose tras la ceremonia en la primera clériga trans en América Latina.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario