La Cofradía de la Negritud y sus cartas no respondidas sobre la discriminación en Cuba


317 Vistas
El trovador Gerardo Alfonso (en el extremo derecho) durante una reunión de la Cofradía de la Negritud. (Foto: María Matienzo / Tomada de Cubanet)

Después de dos décadas enviando cartas a ministros y altos funcionarios, la organización decidió llamar la atención del gobernante cubano.

Tremenda-Nota-TN-2018

Desde su fundación en 1998, la Cofradía de la Negritud (Coneg) se ha dirigido varias veces a funcionarios cubanos y a medios oficiales en cartas que reflexionan sobre el arraigo del racismo en la sociedad cubana y sus instituciones. 

La organización, que se define como «un proyecto ciudadano dedicado al activismo social», declaró en su Carta de Presentación que trabajaría «para lograr que el Estado y la Sociedad Civil cubanos adquieran plena conciencia del creciente proceso de agravamiento de la desigualdad racial que está teniendo lugar en nuestro país». 

El documento aparece firmado por Norberto Mesa Carbonell, coordinador de Coneg, y asegura que «la actividad política le es ajena» a la organización, aunque admite que la agenda antirracista que promueven podría ser vista como política. 

Desde entonces, los destinatarios más notables de las cartas que ha hecho públicas la Cofradía fueron Luis Ignacio Gómez, Ministro de Educación, a quien se dirigió en 1999; Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que fue emplazado en 2006; y Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que recibió un mensaje en 2008. 

Este 15 de agosto, la organización dirigió una carta abierta al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel que fue entregada en el diario oficial Granma y en el Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC). 

Mesa Carbonell, en nombre de Coneg, recuerda a Díaz-Canel en la misiva que tiene «la responsabilidad de atender la problemática racial cubana» como una de las atribuciones asignadas al cargo que ocupa.  

El activista repasa el discurso de la Revolución Cubana y sostiene que la presunta eliminación del racismo proclamada por los políticos cubanos funcionó como «un elemento legitimador en la esfera internacional». 

Norberto Mesa Carbonell, fundador de la Cofradía de la Negritud. (Foto: María Matienzo / Tomada de Cubanet)

La carta rechaza el informe presentado un año atrás en Ginebra, la sede europea de Naciones Unidas, donde el gobierno negó que las instituciones cubanas practiquen discriminación y declaró que Cuba es una nación «uniétnica». 

Coneg pide a Díaz Canel que se reúna con los grupos de la sociedad civil para discutir sobre «la problemática racial» y reclama que se atiendan las observaciones emitidas por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial a raíz del informe presentado por las autoridades cubanas. 

La carta, según aseguró Mesa Carbonell a la agencia de noticias IPS Cuba, fue enviada también al periódico Granma, el mayor diario impreso del país, que hasta el momento no ha reaccionado ni publicado el documento. 

El activismo de los afrodescendientes en Cuba, que tuvo un precursor en la Cofradía, se ha extendido y ya abarca varias generaciones y agendas. Con motivaciones estéticas como la promoción del cabello «afro» e iniciativas comunitarias que benefician a algunos barrios de La Habana, estos grupos consiguen hacerse notar en una nación cada vez más dispuesta a reconocer su diversidad. 

A pesar del tono cortés de las cartas abiertas que ha publicado Coneg y de haber reconocido hasta ahora la autoridad del gobierno cubano para propiciar el debate sobre la discriminación, Mesa Carbonell ha sido víctima de represión. 

Con estrategias semejantes a las usadas contra activistas políticos y periodistas independientes, la Seguridad del Estado ha detenido al coordinador de la Cofradía y ha evitado que el grupo realice reuniones pacíficas. 

En 2017, las autoridades cubanas impidieron que Coneg celebrara el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial establecido por Naciones Unidas; mientras que en 2018 Mesa Carbonell fue detenido para evitar que asistiera a la celebración por los 20 años de la Cofradía.

El ingeniero de 69 años también fue arrestado el pasado 30 de abril «bajo sospecha de querer atentar contra el normal desarrollo de la marcha por el Primero de Mayo», reseñó el sitio independiente ADN Cuba

Mesa Carbonell declaró entonces que el arresto era «una represalia» por causa de un informe presentado por Coneg a las Naciones Unidas «respecto a los desmanes y vejaciones que sufre la población negra en Cuba».

 

También puedes leer:

 

 

Tags:

Tremenda Nota

Tremenda Nota

La nueva revolución periodística

Haz un comentario