La bifobia dentro de la comunidad LGBTI+


539 Vistas
Bandera del orgullo bisexual

La letra B incluida en las siglas LGBTI+ se refiere a la bisexualidad, una categoría sexual aún invisibilizada dentro de la propia comunidad donde coexisten identidades y orientaciones sexuales diversas.

De acuerdo con un estudio realizado por la Open University de Reino Unido, las personas bisexuales sufren más problemas psicológicos y estados depresivos. La falta de aceptación social —inclusive en su propia comunidad— incidiría en las altas tasas de suicidio en ese sector de la comunidad LGBTI+. 

Para Ruth Hunts, directora de la organización británica Stonewall, se trata de un problema real. Las cifras son reveladoras: mientras que solo el 10 % de las personas homsoexuales no salen del clóset frente a su familia, más del 30 % de los bisexuales no llegan a reconocer su orientación en sus círculos familiares. 

Un sondeo realizado por la encuestadora Invisible Majority, en 2011, demostró que la población bisexual dentro de los grupos LGBTI+ era más de la mitad y, sin embargo, era la menos «comprendida». La mayoría de las veces las personas bisexuales transitan por un proceso paulatino, pero no significa que en algún momento tengan que escoger exclusivamente un sexo o el otro para establecer relaciones eróticas y afectivas.

La bifobia incluye otros discursos como la homofobia, la heteronormatividad o el heterosexismo. Una de las expresiones más visibles de bifobia surge en frases corrientes: «eso no existe» o «estás confundido». Lo primero a tomar en cuenta es que la bisexualidad no es un tránsito hacia otro tipo de preferencia sexual. No todos los bisexuales mantienen el mismo nivel de atracción hacia un sexo o el otro. De hecho, aunque les guste más un género que el otro, siguen siendo bisexuales. 

En Cuba también se vive el mito de que el bisexual no sabe lo que quiere, y se le cataloga en ocasiones de «indefinido». También se les cuelga el cartel de infieles por la supuesta ventaja de tener «el doble» de posibilidades eróticas. 

Esta es una realidad sumamente estereotipada en la sociedad actual, llena de estigmas contra las personas que se identifican como bisexuales. En el caso de los hombres, se presume que están en camino de ser gais; las mujeres, que están fingiendo o experimentando. Lo cierto es que existen, no están confundidos/as y donde más deberían sentir la aceptación es dentro de su propia comunidad.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

La nueva revolución periodística

Haz un comentario