José Daniel Ferrer, culpable sin proceso


763 Vistas
José Daniel Ferrer lider de la UNPACU en Santiago de Cuba.
José Daniel Ferrer by Osvaldo Torres Riso [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)]

Por segunda vez en poco más de una semana, la prensa oficial cubana se refiere al caso de José Daniel Ferrer.

El arresto que sufrió  José Daniel Ferrer hace casi dos meses y la incertidumbre sobre su paradero motivaron numerosas reacciones, tanto en Cuba como en el extranjero, mientras el gobierno no hacía ninguna declaración.

En la noche de este miércoles, el Noticiero Nacional de la Televisión (NTV) cerró su emisión con un reportaje producido para demostrar la vinculación del líder opositor con el gobierno norteamericano y a la vez el carácter “no político”, del proceso judicial en que se encuentra involucrado.

Por una parte, en el reporte aparecen un conjunto de imágenes de pocos segundos de duración, editadas, que se emplean como evidencia para mostrar el buen estado de salud de Ferrer. De la manera en que están presentadas no pasan de ser evidencia circunstancial.

También fueron usadas imágenes tomadas durante detenciones anteriores, según puede apreciarse por el estado físico de José Daniel y el corte de cabello, que se mezclan sin especificar marcas temporales.

Se usaron otras imágenes descontextualizadas, como el video donde aparece Ferrer junto a un grupo de encapuchados que el opositor había presentado en sus redes como una reunión con un grupo pagado para agredirlo.

La Televisión Cubana presentó además fotos y segmentos de grabaciones de José Daniel Ferrer con políticos y diplomáticos, especialmente con Mara Tekach, Encargada de Negocios de Estados Unidos, que usan como evidencia para demostrar que el opositor cubano es dirigido desde el extranjero.

Por otra parte, se publicaron declaraciones de ex activistas de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) que anteriormente denunciaron comportamientos violentos de José Daniel, lo cual da motivos para la apertura de una investigación legítima.

El plato fuerte quizás sea un impresionante video donde aparece Ferrer golpeándose contra una mesa y acusando al guardia de agredirlo.

La imagen tiene suficiente fuerza como para impresionar a la opinión pública y poner en duda los maltratos denunciados por el opositor, a pesar de que la lista de denuncias de golpizas y torturas en las cárceles cubanas es amplia.

Sin embargo, lo que el reporte no desmiente en ningún momento es lo que ha constituido el centro de las denuncias de muchas personas en redes sociales: la violación del debido proceso en un caso con un innegable trasfondo político y hacia una persona que se ha intentado acusar de delitos comunes en más de una ocasión.

Si José Daniel agredió a otras personas debe ser juzgado en un juicio justo y cumpliendo las garantías que se les respetan incluso a asesinos, infanticidas y violadores.

De esas garantías, que incluyen el acceso a un abogado, el hábeas corpus, el cumplimiento de los plazos que estipula la ley, la legalidad del proceso, no hablaron en el reporte. La omisión es sintomática, sobre todo en un país como Cuba donde las leyes están desbalanceadas en favor del gobierno e incluyen figuras y procedimientos que en buena parte del mundo no existen.

El reportaje publicado este miércoles se centró en demostrar la vinculación política de José Daniel con el gobierno de Estados Unidos, una acusación que lo haría culpable bajo las leyes 80 y 88 y pone en evidencia el trasfondo político del proceso. Además, presentó elementos y declaraciones sobre la conducta violenta de Ferrer, con lo cual obvia la presunción de inocencia y sentencia al opositor públicamente antes de que se realice el juicio, una violación de las propias leyes cubanas, cometida esta vez por los medios oficiales.

El uso de materiales clasificados sugiere que el reporte no fue fruto de una iniciativa periodística, sino que responde a una orientación gubernamental para la cual se suministró guion, forma y contenido.

Para desmentir las acusaciones que desde las redes y los organismos internacionales se le han hecho a Cuba por la situación de Ferrer, bastaba con ofrecer las evidencias del cumplimiento del debido proceso y mostrar imágenes, con la presencia de contrapartes independientes, de su estado de salud. Pero no se hizo.

Ante estas circunstancias, el reclamo por el caso de José Daniel Ferrer sigue siendo el mismo: respeto al debido proceso según lo estipulado en las normas internacionales; garantías para un juicio justo, con presencia de observadores internacionales, enfocado en las denuncias de violencia; y el cese de la criminalización de la disidencia política, para que el ejercicio legítimo de la oposición pueda realizarse de manera legal, efectiva, ausente de presiones por parte de la Seguridad del Estado.

El reporte se publicó en vísperas de votarse en el Parlamento Europeo una Resolución de Urgencia sobre el caso de Ferrer, que fue finalmente aprobada en la mañana de hoy. Una vez más, el gobierno cubano demuestra que solo reacciona ante las presiones internacionales y no ante el reclamo de sus ciudadanos que pedían el respeto al debido proceso, a los que agravia una vez más cuando los califica, sin pruebas, de «mercenarios al servicio del Imperio».


Haz un comentario