Hoteles LGBTI+ en Cuba: las empresas militares buscan «dinero rosa»


3,446 Vistas
Hotel Pernik. Foto de Archivo.

El hotel Gran Muthu Rainbow, que se inaugura este jueves al norte de Ciego de Ávila, en el centro de la isla, es la primera instalación de su tipo concebida expresamente para dar servicios a clientes de la comunidad LGBTI+.

Una nota publicada por Radio Surco, declara que el perfil del nuevo hotel «reafirma la intención de las autoridades cubanas de promover el respeto a la diversidad sexual».

Rafael López Alcaraz, el director corporativo de Muthu Hotels en Cuba, garantizó que los servicios estarán a cargo de un personal capacitado especialmente para tratar a turistas LGBTI+, según las declaraciones publicadas por la emisora. 

Esa capacitación estuvo asesorada por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), según una nota publicada en abril por la página de Facebook de la institución que dirige Mariela Castro y pertenece al Ministerio de Salud Pública. 

Cenesex «ayudará en la selección y capacitación del personal que trabajará allí, además de colaboraciones en el sentido de eventos, promociones, campañas», aseguró el centro. 

Sin embargo, en septiembre se conoció que el hotel Pernik, ubicado al oriente de la isla, negaba servicios a clientes transgéneros e incluso había asentado esa discriminación en un manual para los empleados del establecimiento.

«Las compañeras y compañeros transexuales no se admiten en la Sala de fiestas en su carácter de transformen [sic]», declaraba el manual, que fue compartido en las redes sociales por la activista Chirly Morenza Vázquez, afiliada a Cenesex como coordinadora de una red de personas trans. 

El incidente ocurrió la misma semana en que una empresa catalana anunció estar a cargo de administrar el segundo hotel LGBTI+ de Cuba, esta vez en La Habana, a partir de 2020. 

«Estamos muy contentos de traer nuestro apoyo a la comunidad de LGBTQ+ en Cuba», escribió en Facebook Juan Juliá, el fundador y presidente de Axel Hotels, la cadena que se hará cargo del hotel Telégrafo, en el barrio más antiguo de la capital. 

Lo mismo que López Alcaraz, director de Muthu, el empresario catalán reconoce el trabajo de Cenesex y busca relaciones de cooperación con la institución. Juliá, como parte de la junta directiva de la Asociación Internacional de Viajes para Gais y Lesbianas (IGTLA por sus siglas en inglés) ya había reconocido en 2017 el trabajo de Mariela Castro por su defensa de los derechos sexuales en Cuba.

John Tanzella, un ejecutivo de IGTLA, dijo en enero a Tremenda Nota que «se han realizado varios estudios que muestran que los viajeros LGBTI+ están más inclinados a apoyar destinos que apoyan la igualdad y los derechos humanos».

Cuba dio una imagen favorable a los derechos LGBTI+ durante la última década, sobre todo después que empezaron a celebrarse las jornadas contra la homofobia y la transfobia que organiza Cenesex, pero este año la estrategia se vino al suelo cuando el gobierno reprimió una marcha independiente y la propia Mariela Castro respaldó la violencia contra los activistas.

Cenesex, mientras tanto, echa una mano a las empresas militares para expandir sus servicios hoteleros y situarse en el mercado LGBTI+.

En septiembre, por los días del incidente transfóbico en el hotel Pernik, Cenesex ofreció un taller a especialistas del Grupo de Turismo Gaviota S.A. titulado «Algunas consideraciones teóricas sobre las sexualidades para el trabajo con el segmento turístico LGBTIQ+». En una carta dirigida a Mariela Castro y hecha pública por la institución que dirige, los empresarios militares dicen apostar por «un proyecto inclusivo» en coherencia con «la voluntad política del país». 

Lo mismo que Islazul, administradora del Pernik, Gaviota pertenece al conglomerado militar Gaesa, que controla buena parte de los servicios turísticos en Cuba.

Semanas antes de su inauguración oficial, Muthu Rainbow también fue incluido en la lista de hoteles sancionados por el gobierno de Estados Unidos a causa de la relación que tienen con el ejército cubano.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

La nueva revolución periodística

Comments (4)

  • Avatar

    Adela

    |

    Típico de la isla verde olivo. Abren un hotel para la comunidad LGBT pero no admiten a los transgéneros. Eso demuestra lo eficiente que es el trabajo de la princesa Mariela Castro que viaja por el mundo haciendo alarde de como defiende a las masas de esa comunidad; cuando en realidad está haciendo negocios y usando a ese grupo para sus propias ganancias

    Reply

  • Avatar

    carlos Loveira

    |

    Pero los militares Cubanos ,no metian a los gays en campos de concentracion y botaban a las mujeres por lesbianas de los trabajos,hasta donde han llegado por colectar billetes

    Reply

Haz un comentario