Fertilizaciones «domésticas», el recurso que emplean las mujeres lesbianas para tener hijos en Cuba


2,102 Vistas
(Foto: María Lucía Expósito)

El debate «Maternidad lésbica y reproducción asistida: entre el estigma y la discriminación», organizado en Telegram por el grupo AcompaSex este 18 de marzo, expuso las dificultades que tienen las mujeres lesbianas y bisexuales para tener descendencia en Cuba y llamó la atención sobre el riesgo de las fertilizaciones realizadas en casa, sin supervisión de especialistas.

El asesor jurídico del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), Yuleiski Moré, observó que muchas mujeres se exponen a enfermedades por usar semen no certificado por instituciones de salud y admitió que esto se debe a la imposibilidad de acceder a tratamientos de fertilización.

En 2014, Cenesex anunció que trabajaba para que las lesbianas fueran incluidas en «un programa nacional de reproducción asistida». El anuncio se hizo público durante la VI Conferencia Regional de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (Ilgalac), celebrada en Cuba. Han pasado casi 7 años y las lesbianas siguen sin acceso al servicio.

La activista Teresa de Jesús Fernández, coordinadora nacional de la red de lesbianas perteneciente a Cenesex, explicó que el derecho a la maternidad es un reclamo de ese grupo desde veinte años.

Al debate se sumó el médico Ernesto Luis, señalando que los programas de reproducción asistida en el país están concebidos para parejas heterosexuales que además tengan problemas de fertilidad, lo cual deja doblemente desprovista de esta opción a la comunidad lesbiana.

Cuba tampoco tiene un banco de semen. Esta inversión sería indispensable para que todas las mujeres, incluso las heterosexuales que no tienen pareja, puedan acceder a la fertilización.

Hasta el momento, las mujeres que han optado por fertilizarse en casa, han estado obligadas a buscar un donante voluntario. Según los participantes en el debate, esa circunstancia ha provocado procesos judiciales que, en algunos casos, han sido asistidos por el Cenesex, sin que se disponga de más información.

Yuleiski Moré recordó la reciente aprobación del Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres que, según sus palabras, «es perfectible, pero de alguna manera deja clara la voluntad política de lograr la igualdad de todos sus ciudadanos y particularmente la igualdad de género tan añorada».

Los especialistas admitieron que, en materia legal, quedan muchos problemas por resolver, algunos de los cuales podrían solucionarse con el nuevo Código de las Familias. Moré agregó que el Cenesex ha participado en la redacción de esta norma jurídica, entre otras.

«No basta con que estén dictadas las normas jurídicas», dijo el asesor jurídico. «Paralelamente se debe trabajar en las áreas de sensibilización, de capacitación a los operadores que tendrán que ver con este tipo de asuntos, como los del Derecho y quienes prestan servicio de salud, entre otros».

La siquiatra Yamira Puentes, administradora del grupo en Telegram, exhortó al activismo a continuar trabajando: «Hay activistas con buena preparación; investiguen, publiquen, demuestren…en otros países ha dado resultados».

Moré también se refirió al referendo previsto para la aprobación del Código de las Familias. Ante la preocupación expresada por algunos de los participantes en el debate acerca del riesgo que significa una consulta de este tipo para los derechos LGBTI, el especialista dijo que la Constitución de 2019 es un buen punto de partida.

«No se puede involucionar en materia de derechos en nuestro país», concluyó.

 

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (1)

Haz un comentario