Felipe y Letizia, los reyes que apoyan a la comunidad LGBTI están en La Habana


790 Vistas
Felipe y Letizia. Por UK Parliament

La pareja real realiza una visita oficial a Cuba con un fin exclusivamente cultural, a pesar de la crisis de derechos humanos en la isla.El reinado de Felipe VI empezó en 2014 con una audiencia que incluyó entre sus invitados a dos organizaciones LGBTI. “Esta invitación es una muy buena forma de empezar un reinado”, dijo entonces José María Núñez, presidente de la Fundación Triángulo, que fue uno de los convidados al palacio de El Pardo. En ese mismo sitio, cincuenta años antes, Francisco Franco firmó una modificación de la Ley de Vagos y Maleantes que convirtió en delincuentes a los homosexuales españoles.
Pero no fue Felipe sino Letizia quien ofreció un primer gesto amistoso a la comunidad LGBTI. En 2011, de visita en Chile, la entonces princesa defendió el derecho al matrimonio igualitario en una conversación que trascendió a los medios. Sus palabras, aunque discretas, provocaron polémica.
En 2017, la pareja real abandonó por un instante la norma no escrita, pero firme, de evitar opiniones sobre temas polémicos y desearon, en un mensaje enviado a la Asociación de Empresas y Profesionales para gays y Lesbianas de Madrid y su Comunidad, que fuera «un éxito» el Orgullo que celebra la capital española, uno de los más concurridos del mundo.
El año pasado, Felipe VI envió otro mensaje de respaldo tácito a la comunidad LGBTI cuando dedicó su «felicitación más cordial» a la revista Shangay, una conocida publicación gay que cumplía veinticinco años.
Los reyes llegaron este lunes a La Habana, a los seis meses justos de una marcha LGBTI independiente que fue disuelta con violencia por la policía y constituye un hito no solo para ese colectivo, sino para toda la sociedad civil cubana. Del 11 de mayo, el día que se marchó, al 11 de noviembre, el día que empezó la visita real, el gobierno se ha empeñado en desintegrar el incipiente movimiento civil de gais, lesbianas y trans. Hasta el momento, lo ha conseguido.
Activistas forzados al exilio o al silencio, arrestos arbitrarios y acoso en las redes sociales, son algunas de las consecuencias de la marcha que reunió a unas trescientas personas en la zona más céntrica de la capital y alertó a la Plaza de la Revolución sobre los riesgos de desatender las demandas de igualdad de los colectivos marginados.
Felipe y Letizia no se reunirán en La Habana con representantes de la comunidad LGBTI. Tampoco lo harán con opositores políticos. Es el guion asignado por el gobierno de Sánchez a la visita real: cordialidad con La Habana, a pesar de las violaciones de derechos humanos, para aprovechar la poca competencia de inversores internacionales y hacer buenos negocios.
Felipe VI, por cierto, todavía es rey de Cuba. Uno de sus títulos es el de Rey de las Islas y Tierra Firme del Mar Océano. Es decir, de Cuba. Son títulos «pro memoria» y no implican reivindicaciones territoriales. Igual, con la misma nominalidad, es Rey de Jerusalén. A Israel le gusta recordarlo y mandarle a veces un guiño, un apretón de manos. La Habana, en cambio, no tiene rey ni lo tuvo, solo déspotas.
Ya hubo violencia en los sitios que visitarían los reyes. Redadas masivas de perros callejeros y el arresto de disidentes como Luis Manuel Otero Alcántara precedieron el paseo que dieron Felipe y Letizia este martes. Roja y cruenta que es La Habana.

Tags:

Maykel González Vivero

Maykel González Vivero

Periodista y activista LGBTI. Tuvo un blog mientras se lo permitieron y se llamaba El Nictálope, porque siempre ha presumido de ver bien, como algún animal de la noche. Echa de menos la radio y el insomnio que le favorecía antes para escribir. Ahora escribe cuando puede, donde puede colaborando con varios medios cubanos y extranjeros.

Haz un comentario