El Termostato y la Revolución: La polémica de los líderes cristianos que fueron a la televisión para opinar sobre el Código de las Familias


2,218 Vistas
(Fotos: Televisión Cubana)

En la noche de este viernes, el programa «Palabra Precisa», que emite el Canal Caribe de la Televisión Cubana, entrevistó a los pastores Dora Arce Valentín y Bárbaro Marrero Castellanos, a propósito del proyecto de Código de las Familias.

«La Iglesia no es un termómetro, no está obligada a adaptarse a la temperatura de la sociedad. La iglesia es un termostato, está llamada a regular a esta sociedad, a ser luz, no adaptarse, sino a ser la sal de este mundo», afirmó Bárbaro Marrero, cuyas intervenciones levantaron una gran polémica en redes sociales, además de generar numerosos chistes y memes.

Marrero es el presidente de la Convención Bautista de Cuba Occidental, una denominación religiosa conocida por sus posturas contrarias al matrimonio LGBTIQ+ y al programa de educación sexual con enfoque de género propuesto para las escuelas cubanas, finalmente aplazado para una fecha no precisada, después que varios grupos cristianos, con los bautistas a la cabeza, amenazaron al gobierno con no enviar a sus hijos a los centros educacionales.

Los entrevistados aprovecharon la comparecencia en televisión para exponer los puntos en que sus congregaciones apoyan o rechazan el Código de las Familias.

Dora Arce dijo que su iglesia tiene una aproximación empática al Código por ser inclusivo, porque apela a la justicia y promueve relaciones equitativas entre los miembros de las familias.

Dora Arce Valentín

Arce se desempeña actualmente como secretaria general de la Iglesia Presbiteriana Reformada en Cuba. Este grupo religioso no tiene un discurso contrario a los derechos LGBTIQ+, aunque tampoco una postura colectiva de apoyo. Los presbiterianos dejan a juicio de cada comunidad local la inclusión o exclusión de las personas trans, gays o lesbianas y no bendicen sus uniones.

La pastora resaltó que, en efecto, la reacción ante el proyecto de ley no es unánime en las comunidades presbiterianas. Explicó que algunos artículos pueden entrar en disonancia con la manera en que los miembros interpretan la Biblia.

Abel Marrero expresó que, al juicio de la comunidad bautista, el Código tiene elementos positivos y negativos. Resaltó como positivo el tratamiento a las personas discapacitadas y las personas adultas mayores, así como el método de resolución de conflictos familiares. Por otro lado, sobre este tema, afirmó que el proyecto de ley traería normas «que menoscaban los derechos de los padres sobre los hijos».

En ese sentido se refirió al uso del término «responsabilidad parental», que ha sido uno de los puntos más debatidos de la futura ley.

Según Marrero, la comunidad bautista aprueba que los padres puedan «corregir» a sus hijos «de manera moderada», como establece el Código de Familia vigente. Se trata de una autorización para administrar castigos físicos.

En un contexto en que medios oficiales informan que, de los criterios emitidos en las consultas populares, más del 54% favorece el proyecto del nuevo Código, emergen opiniones contrapuestas sobre la aparición en la televisión estatal de los pastores Arce y Marrero.

El debate cuestiona si la presencia de ambos líderes religiosos se trata de una apuesta coherente por la libertad de expresión o si constituye un error dar cabida a voces conservadoras como la del pastor Marrero.

Bárbaro Marrero Castellanos

¿Una buena o mala idea de la Televisión Cubana?

Fabio Fernández, profesor de la Universidad de la Habana, expresó en su muro de Facebook que el espacio televisivo implicó, entre tantos temas, el pluralismo, los derechos ciudadanos, la intolerancia y la aceptación de la diversidad, además de la relación entre la iglesia y el Estado.

«Más allá de las posturas diversas en pugna, celebro el programa y las reacciones dispares que ha generado, por hacer evidente lo complejo que es el diálogo, la confrontación de ideas, cuando este implica el intercambio entre posturas en más de un sentido irreconciliables», comentó.

Por otro lado, no faltó el criterio de personas religiosas, como la usuaria de Facebook Carmen Yanixia Gilva, quien envió en su muro un mensaje a los entrevistados en el que destacaba al pastor Marrero en detrimento a la intervención de Arce.

«Dra Arce, usted le está dando un atajo al mundo para llegar más rápido al infierno, usted es ciega y está guiando a otros ciegos», criticó.

El pastor evangélico Sandy Cancino alabó la intervención de Marrero y se cuestionó los propósitos del programa de televisión: «¿qué buscaba el oficialismo con el contrapunteo entre Bárbaro y la doctora Arce, la cual solo podía estar de acuerdo y hacer énfasis en las cosas que coincidían, que eran pocas, pero ella las convertía en elementos de exaltación?»

Cancino, conocido por sus posiciones anti LGBTIQ+, tildó a Arce de hablar desde una «perspectiva hippie» y especulativa.

 «Creo que con este programa se buscaba poner frente al televisor a una audiencia conservadora, fundamentalmente evangélica, y que esta pudiera ver cómo se dividen las opiniones en el sector religioso cubano» concluyó.

Programa transmitido por la Televisión Cubana con los pastores Arce y Marrero

El escritor y profesor cubano Julio César Guanche, a la vista de este debate, aclaró en Facebook su postura sobre la laicidad, el derecho y la religión.

«Si preferimos derechos para todos, frente a privilegios para una parte, el laicismo es la mejor opción», afirmó.

Guanche recalcó que «lo visto en el programa ha sido sorprendente para muchos, dado el blindaje de ese medio frente a tanto pensamiento crítico y frente a la diversidad social cubana». 

Disertó también en torno a la polémica decisión de dar voz a posturas fundamentalistas, «que se afincan en una noción de derechos entendidos solo como privilegios para sí mismos», y afirmó que la intervención de Abel Marrero no debe ser leída como un acton pluralista, porque todas las voces plurales no aparecen en ese medio».

La periodista Diana Ferreiro también se cuestionó la aparición de solo una postura en esta emisión de «Palabra Precisa».

«Una cosa me quedó clara, lo que le preocupa a las iglesias fundamentalistas cubanas es poder darle un cintazo al hije que no le obedezca ciegamente, y no que ese hije tenga una buena educación en la que aprenda, por ejemplo, que la identidad de una persona no se rige necesariamente por sus genitales», afirmó.

Por su parte, el activista LGBTIQ+ Alberto Roque expresó que la Iglesia debe ocuparse de «los pobres, los enfermos, los vulnerables, de no acumular riquezas, de mantener la paz y de combatir la hipocresía».

«Humanicen su trabajo pastoral sin hacer sentir a la gente culpable», concluyó.

La revista Q de Cuir, en un editorial de 2020, aludió al desafío que tiene el Estado cubano para «regular que los medios de comunicación no se utilicen para promover un discurso antiderechos y violento hacia comunidades históricamente marginadas» y la necesidad de «garantizar el mandato constitucional de igualdad y no discriminación por motivos religiosos de sus ciudadanes».

Q de Cuir consultó en aquel momento al jurista Raudiel Peña Barrios, quien analizó exhaustivamente las leyes en torno a la relación entre las iglesias y el Estado, y recalcó que algunas comunidades cristianas sí han logrado acceder a los medios de comunicación estatal, como es el caso del Consejo de Iglesias de Cuba (Cic), que en Semana Santa logró transmitir alocuciones de sus representantes, mientras otras denominaciones no fueron igualmente de favorecidas.

«A menudo los fundamentalistas cristianos esgrimen la libertad religiosa y de expresión para defender la presencia de discursos antiderechos de las mujeres y las personas LGBTIQ+ en los medios estatales, a la vez que estos grupos, mujeres y personas LGBTIQ+, coinciden en que permitir tales discursos representa una violación de nuestros derechos. ¿Cómo establecer un marco regulatorio que resuelva esta aparente contradicción?», se preguntó al final.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (6)

  • Avatar

    Alexander Isasi

    |

    Sin palabras la prestigiosa intervención del Dr. Bárbaro Abel Matrero presidente de la convención Bautista de Cuba. En verdad, no se puede esperar otra respuesta de los cristianos verdaderos que forman parte de la sociedad cubana sean estos bautistas o no.
    Entendiendo que algunos ilusos han intentado mal interpretar las cosas respecto a la iglesia y demás después del debate. Les recuerdo que lo primero que una persona debe tener para ser digna de admirar e incluso de criticar. Es ser fiel a sus principios. Todos los cristianos genuinos debemos ser fieles a la Biblia y a lo que creemos.
    La iglesia es una institución divina que está llamada a permanecer. Ella, ha sobrevivido al fuego de Roma, a los campos de exterminio nazi, a los ataques ideológicos y las filosofías que han intentado de forma vana socavar su santidad y hacer callar su voz.
    La iglesia ha sido más inclusiva que ninguna otra organización. Ha dado lugar a los pobres, marginados, prostitutas, homosexuales, delincuentes y también a las llamadas personas de bien. Todos estos y más, han sido acogidos por el amor de Dios y transformados en nuevas criaturas por el poder del evangelio de Jesucristo. La iglesia Bautista cubana ha caminado por más de 115 años, con una firmeza bíblica inquebrantable, una moral intachable y un amor profundo por el pueblo de Cuba.

    Reply

  • Avatar

    Lazaro Perez-More

    |

    Me da tanta pena mi pais, especialmente la falta de cultura politica, la desidia, la dependencia de medios estatales para la informacion. Cuba puede pasar de ser un estado laico y comunista para convertirse en un feudo ultraconservador. No cuestiono la fe de las personas, pero los Bautistas me la tienen pela’. Nadie imagina la cantidad de chicos Bautistas que buscan a otros chicos en los alrededores del Hotel Saratoga, muy muy cerca del Templo. Tengo fotos.

    Reply

    • Avatar

      Viking

      |

      Pena me da usted, con sus trapos sucios y su baja estofa. Dejé de hablar idioteces y vuelvase al chiquero de dónde salió.

      Reply

  • Avatar

    Abdiel

    |

    El aspecto más importante de este debate es que no se trata de la opinión del pastor Dr. Bárbaro A. Marrero, ni de la mayoría de los cristianos evangélicos de Cuba, sino de lo que establece Dios mismo en la Biblia. Es decir, que cuando se está opinando como ha de ser la iglesia y a que se debería dedicar, se está luchando contra Dios mismo. Solamente Dios tiene el derecho de decir para que existe la iglesia). La brillante exposición del Dr. Bárbaro A. Marrero, no es más que un reflejo de su fidelidad a Dios y las enseñanzas de la Palabra de Dios. Por cierto, para todos los que han criticado con palabras muy duras cuestionando porque invitaron a este pastor, les debo comunicar que Él recibió la invitación de la Oficina de Asuntos Religiosos de Comité Central del Partido para compartiera su opinión en la televisión cubana (sabiendo previamente como él piensa al respecto). De manera que si tienen duda llamen al Comité Central del Partido. En conclusión, la crítica que están haciendo es hacia Dios que reveló estos principios en la Biblia y hacia el CCPCC que lo invitó a este programa. Muchas gracias.

    Reply

  • Tremenda Nota

    Tremenda Nota

    |

    Muchas gracias por la aclaración, pastora. Tremenda Nota conversó con un experto que ofreció justamente la información que compartimos aquí. Si es así, rectificaremos ese punto de la nota. Abrazos.

    Reply

  • Avatar

    Dora Arce

    |

    La afirmación siguiente, y citó: „Los presbiterianos dejan a juicio de cada comunidad local la inclusión o exclusión de las personas trans, gays o lesbianas y no bendicen sus uniones.“, no se apega totalmente a la verdad. Nuestra iglesia es, por su propia Forma de Gobierno, inclusiva y no puede discriminar a ninguna persona. Por otro lado, no bendecimos uniones precisamente porque la bendición matrimonial es una liturgia para las personas ya casadas por lo civil. El día que se apruebe el matrimonio igualitario ya tomaremos una postura al respecto aunque, también por la Constitución de nuestra iglesia, es un rito que se realiza a discreción del pastor o la pastora. Lamento que no hayan investigado más antes d hacer esta afirmación.

    Reply

Haz un comentario