El poeta Edelmis Anoceto rechaza la visibilidad LGBTI+ con el apoyo y las críticas de otros escritores de Villa Clara


1,822 Vistas
Edelmis Anoceto (Foto: Facebook)

«Para mí una Jornada contra la Homofobia es más bien una jornada por la homofobia. Todo lo que destaque, subraye o de algún modo llame la atención sobre un fenómeno contribuye a su diferenciación», escribió el poeta Edelmis Anoceto en su perfil de Facebook este 14 de mayo, mientras el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) celebra la XIV edición de las Jornadas Cubanas contra la Homofobia y la Transfobia.

«Ahora se habla mucho del orgullo gay, pero eso supone que exista un orgullo heterosexual y un orgullo bisex y uno trans y uno zoofil y uno necrofil, uno asex…», insistió en su post, que fue apoyado por otros conocidos escritores residentes en Santa Clara, al centro de Cuba.

«Lo que resulta más chocante es que a veces esa diferenciación parte de los mismos que se dan por diferenciados. Ser diferente no implica que se es inferior, ni el plano del lenguaje ni del pensamiento lógico y racional; tampoco lo contrario, la diferencia no implica necesariamente un salto de avance, con el perdón de Darwin», escribió.

También aclaró que «ninguna inclinación sexual es superior a otra», para después afirmar que «hay mejores cosas en la vida de las cuales enorgullecerse».

Edelmis Anoceto es editor de la revista Signos, dedicada a la cultura popular, y ha sido reconocido con varios premios por su obra poética. También es traductor.

Entre los que apoyaron sus opiniones sobre el activismo LGBTI+, está el conocido escritor Ricardo Riverón Rojas, exvicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en la provincia de Villa Clara.

El crítico de arte Roberto Ávalos, que también respaldó la opinión de Anoceto, comentó que «es lo que sucede con la Aclifim [Asociación Cubana de Limitados Físico – Motores] y las preferencias que sabemos, que son discriminatorias y traen otras secuelas que no es el caso».

El escritor Alexis Castañeda Pérez de Alejo se refirió a la experiencia del proyecto comunitario El Mejunte, un símbolo de espacio inclusivo para las personas LGBTI+, para respaldar la posición de Anoceto sobre el activismo.

«Yo trabajo en El Mejunje junto al Maestro Silverio, promotor y abanderado de esta y todas las causas justas, y sus ideas no está lejos de estos planteamientos de Edelmis. Silverio siempre insiste en que si se hacen guetos de diferentes caemos en lo mismo que combatimos. Por eso El Mejunje es ejemplo de diversidad, donde todos tienen su espacio y coinciden e interactúan a la vez sin distingo especial de unos sobre otros», dijo Alexis Castañeda.

La escritora Iliana Pérez Raimundo, también residente en Santa Clara, estuvo en desacuerdo con Anoceto.

«Si no hubiera una sociedad patriarcal imperante, no tendría que haber un movimiento feminista; si no existiera una norma heterosexual que dicta los comportamientos como canon insustituible, no tendría que lucharse por la legitimidad genérica, transgénica y de todo tipo; si no se hubiera impuesto una supremacía blanca, los negros, amarillos, no tendrían que luchar porque se les reconozca su humanidad», explicó.

Edelmis Anoceto se había referido en su post al «feminismo revanchista» como un movimiento social «inaceptable».

La feminista Lisbeth Moya, periodista de la Uneac, también cuestionó los criterios de Anoceto.

«Ud., desde su posición privilegiada de hombre intelectual, no sabe lo que es vivir con un nombre que no es el suyo, que la policía lo acose por besar a su novio en la calle, o sencillamente que cualquier tipo se crea con el poder de decirte mil cosas asquerosas por la calle y recalcarte que te lo mereces por usar unos centímetros menos de tela en las nalgas. Con todo el respeto que le tengo, ud. no tiene derecho a hacer este post», recalcó Moya.

El novelista y crítico Geovannys Manso respondió a la periodista, defiendo el derecho de Anoceto a expresarse como desee.

«No se extrañe nadie hoy de que alguien esté haciendo negocio con su diferencia minoritaria, sea esta étnica, religiosa, sexual o política», escribió Anoceto específicamente sobre el activismo LGBTI+.

Avanzado el debate, el escritor comenzó a bromear con los comentaristas diciendo que debería haber «un orgullo alcohólico».

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario