El exdiputado Luis Ángel Adán Roble reveló que la Seguridad del Estado intentó reclutarlo y le impide salir de Cuba


1,461 Vistas
(Foto: Facebook de Luis Ángel Adán Roble)

El exdiputado Luis Ángel Adán Roble, que hasta 2019 fue el único parlamentario abiertamente gay y activista por los derechos LGBTI+, reveló este jueves que la Seguridad del Estado intentó reclutarlo en 2020, meses después de haber renunciado a su escaño en la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Como consecuencia de su negativa a trabajar como agente de inteligencia se le impide actualmente salir de Cuba, explicó también un post publicado en su perfil de Facebook.  

Adán Roble es estudiante de medicina. Según contó, la reunión con los agentes ocurrió en la oficina de la decana de su facultad y comenzaron la conversación interesándose por su relación con el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la institución perteneciente al Ministerio de Salud Pública que ha impulsado el debate público sobre los derechos LGBTI+ durante más de una década.

Los agentes, relató el exdiputado, preguntaron sobre su relación con Mariela Castro, la directora de Cenesex, y con Manuel Vázquez Seijido, el subdirector, que había polemizado en las redes sociales con Adán Roble.  

«Queremos prepararte como agente en casas de la Seguridad que tenemos aquí en la capital», fue la propuesta que le hicieron los agentes nombrados Yoel y Yoan, contó el exdiputado.  

Poco después, prosigue el relato, el agente Yoel le hizo dos llamadas telefónicas para insistir en que aceptara la propuesta de colaborar con la Seguridad del Estado.

«Quisiéramos contar con tu apoyo. Te has convertido en alguien conocido en la comunidad LGBTIQ, fuiste diputado, eres joven», argumentó el agente Yoel, según refirió Adán Roble.

Algunos meses después, mientras hacía un trámite de rutina, Luis Ángel descubrió que estaba «regulado» por «interés público» y no puede abandonar el país.

El diputado gay que se alejó de Mariela Castro

Adán Roble entró al parlamento en 2018, cuando cursaba el tercer año de medicina en La Habana. Antes había sido electo como delegado por los vecinos de una circunscripción electoral de Cayo Hueso, el barrio donde reside.

Al principio estuvo muy próximo a las posiciones de Mariela Castro y del Cenesex. En el propio 2018, durante el debate sobre el matrimonio entre personas del mismo género, se convirtió en uno de los activistas LGBTI+ más influyentes del país. Pero los conflictos aparecerían pronto.

Cuando el parlamento decidió suprimir el artículo 68 del proyecto de Constitución y postergar el derecho al matrimonio para la comunidad LGBTI+, Adán Roble se manifestó contra la decisión de realizar un referéndum para el Código de las Familias.

«Estamos poniendo derechos de personas y de grupos más vulnerables en una posición un poco crítica a la hora de llevarlos a un referendo popular», dijo el entonces diputado en una de las sesiones de la Asamblea Nacional.

La nueva Constitución entró en vigor en 2019, no solo sin legalizar las uniones LGBTI+. También dejó en manos de la ciudadanía la aprobación de la ley que debe establecer el matrimonio entre personas del mismo género. Adán Roble fue la voz más señalada que se manifestó contra esa disposición en el parlamento.

En mayo de 2019 la comunidad LGBTI+ estaba frustrada por la decisión de la Asamblea Nacional del Poder Popular. La cancelación de un desfile por el Día contra la Homofobia y la Transfobia desbordó los ánimos y provocó la realización de una marcha independiente que acabó reprimida por la policía.

Mientras Mariela Castro criticó la manifestación y dijo que había sido organizada «desde Miami», Adán Roble declaró en su perfil de Facebook que fue «un error politizarla y decir que fue orquestada desde el extranjero» porque los organizadores eran «jóvenes trabajadores, estudiantes, revolucionarios, muchos de ellos conocidos y amigos».

Para fin de año, el estudiante de medicina comunicó que había sido liberado de sus cargos oficiales a solicitud propia. Su salida del parlamento ocurrió pocas semanas después que revelara cómo Cenesex había obstaculizado su participación en una conferencia de la Asociación Internacional de Gays, Lesbians, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (Ilgalac).

A mediados de 2020, Adán Roble declaró que Mariela Castro «está atada de pies y manos» para impulsar los derechos LGBTI+ en Cuba. «Las órdenes deben bajar desde arriba y según disponga el Partido [Comunista de Cuba], dijo en una entrevista.

En mayo de 2020, el exdiputado insistió en que el matrimonio LGBTI+ no debería ser sometido a un referéndum, como establece la Constitución, e invitó a reunir 50 mil firmas para modificar esa disposición. La iniciativa no prosperó.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (1)

  • Avatar

    Jorge Luis Capote Arias

    |

    Que horror. Esto es inaceptable

    Reply

Haz un comentario