El #ChallengeAfricano, un homenaje que no fue bien recibido


1,468 Vistas
Mapa de África. Foto: Piqsels

Este 25 de mayo se celebró el Día de África en recuerdo de la fundación de la Unión Africana, creada en 1963, pero la conmemoración generó en Cuba una amplia polémica promovida por el activismo antirracista en respuesta a un reto lanzado en las redes sociales por funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex).

En Facebook, sobre todo, aparecieron decenas de fotografías de personas con turbantes que tenían la intención de reafirmar la significación de África para la nación cubana y fueron acompañadas por las etiquetas #ChallengeAfricano y #CaminoAlDíaDeÁfrica. 

La iniciativa, que según el blog Negra cubana tenía que ser surgió en la embajada de la isla en Senegal, fue desaprobada por activistas e intelectuales y así lo manifestaron en las redes sociales. 

«Fue inevitable que el reto se convirtiera en un reforzamiento de los estereotipos, en una banalización de la identidad e historia africanas», dijo la abogada Alina Herrera Fuentes en un artículo publicado en Negra cubana tenía que ser.  

Una de las expresiones más rechazadas del reto fue el blackface de la presentadora de televisión Maritza Navarro, que apareció en su perfil de Facebook con un turbante y el rostro maquillado de negro, una antigua práctica teatral que ha sido ampliamente rechazada por colectivos antirracistas en distintos países. 

Como «una injuria a todas las personas que en Cuba y en el mundo luchamos contra la discriminación racial» calificó el intelectual Alberto Abreu Arcia al blackface de Navarro. 

El activista Raúl Soublett López admitió en un post publicado este lunes que el reto promovido por los diplomáticos cubanos no tuvo «mala intención», pero acabó «reforzando estereotipos». 

Soublett denunció que algunas de las personas que participaron del reto «jamás se han interesado [en] el tema racial, ni han apoyado las iniciativas antirracistas, incluso afirman que el racismo en Cuba no existe y nos tachan de ignorantes, acomplejados». 

Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y diputada al parlamento, también apareció en las redes sociales fotografiada con un turbante como parte del polémico reto. 

Recientes declaraciones de Castro Espín, conocida por su activismo LGBTI+, han provocado reacciones en las últimas semanas, a las que se suman las motivadas esta semana por su participación en el #ChallengeAfricano.  

A pesar de tantas críticas recibidas por la iniciativa impulsada por el Minrex, algunos proyectos cubanos defensores de la identidad cultural africana como Turban Queen y Beyond Roots, participaron del reto y subieron fotos con turbantes a sus redes sociales. 

La guerra de 1912, otro debate antirracista

Activistas y comunicadores llamaron la atención sobre el silencio en Cuba en torno a la Guerra de los Independientes de Color, una rebelión motivada por el racismo que cumplió otro aniversario esta semana. 

El 20 de mayo de 1912, a diez años exactos de la inauguración de la República de Cuba, miles de negros se levantaron contra el gobierno liberal de José Miguel Gómez y acabaron masacrados por el ejército pocos meses después. 

«No tengo mucho que celebrar hoy», dijo la periodista María Matienzo Puerto, en contraste con la rememoración nostálgica de la República que suelen hacer algunos medios independientes para celebrar la fecha. 

El activista Raúl Soublett López, en cambio, se refirió al silencio de los medios oficiales. 

«Si hablaron de la Enmienda Platt, ¿por qué omitieron el aniversario 108 del Alzamiento de los Independientes de Color?», se preguntó en su perfil de Facebook.  

La Enmienda Platt fue un apéndice impuesto por los Estados Unidos a la naciente República de Cuba como condición indispensable para obtener la independencia y permitía al gobierno de Washington establecer bases navales en la isla, además de intervenir con fuerzas militares si lo consideraba adecuado. 

En el polarizado discurso político cubano, el 20 de mayo es una fecha que el anticastrismo asume con nostalgia por la república burguesa extinguida por Fidel Castro en 1959, mientras que para la revolución cubana se trata de un periodo de dependencia política y económica cuyo denominador común es la Enmienda Platt. 

La masacre racista de 1912, por su parte, es un evento histórico prácticamente desatendido por estos discursos partidarios. 

El historiador Julio César Guanche, en un post aparecido el propio 20 de mayo, calificó el episodio como un «violentísimo crimen de Estado». 

Tags:

Tremenda Nota

Tremenda Nota

La nueva revolución periodística

Comments (1)

Haz un comentario