El Canal Educativo se disculpa por censurar el sexo lésbico, pero no declara responsables


1,056 Vistas
Magda Resik, Canal Educativo (Imágenes: Facebook)

El Canal Educativo se disculpó luego de la polémica por la censura de escenas de sexo lésbico en el filme británico «Ammonite», transmitido este sábado en el programa «Espectador Crítico».

Luego de las numerosas críticas y memes publicados por activistas en redes sociales, la dirección del Canal Educativo hizo públicas sus excusas a los televidentes en su perfil en Facebook.

En la nota oficial, se disculpan por «la decisión de la asesoría del programa Espectador Crítico, de escindir dos fragmentos del filme Ammonite transmitido en la noche del sábado 15 de mayo, donde tenían lugar escenas sexuales entre las protagonistas del film».

Argumentan que el programa «Espectador Crítico» es uno de los primeros que transmitió el canal y tiene un equipo de trabajo integrado por profesionales de alta calificación.

Añade la nota que el programa «ha tenido como máxima la selección del buen cine para contribuir a la formación cultural de nuestro público y sobre todo educar la mirada con sentido crítico y de inclusión».

Por último, la comunicación asegura que esta disculpa «es resultado del análisis efectuado con el equipo de realización del programa, donde se han evaluado las responsabilidades correspondientes. Lo sucedido no responde a una postura institucional. Reiteramos las disculpas a nuestros televidentes».

El Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) dijo en su perfil en Facebook, comentando estas excusas públicas, que reconocer el error es el primer paso hacia la autosuperación y el mejoramiento.

«Gracias al Canal Educativo por ofrecer disculpas a las audiencias cubanas, sobre todo a la población LGTBI+, que cada día gana más en conocimientos sobre sus derechos. Por una comunicación inclusiva, porque los derechos no sean tabúes, aboga y trabaja el Cenesex», dice la nota del Cenesex.

El escritor Norge Espinosa Mendoza fue uno de los que exigió una disculpa del ICRT, aunque reconoció que la Televisión Cubana había mostrado «algunos avances medianamente esperanzadores» en la «representación y visibilidades de sujetos LGBTI+».

Espinosa Mendoza reaccionó ante la disculpa del programa televisivo y publicó en su perfil un extenso texto titulado «Para no escindir el diálogo».

El dramaturgo comenta que conversó con Magda Resik, la periodista que presenta «Espectador Crítico». Resik especificó que «no fue ella quien cortó las imágenes».

Espinosa había publicado un meme con una foto de Resik junto a la trovadora lesbiana Sara González, en el que se pedía una explicación a la periodista sobre lo sucedido.

El escritor comentó que «Magda es el rostro que identifica al programa desde su fundación, y es desde ahí que se le hace la pregunta. Se le pide que explique. No se le acusa ni se le inculpa. Pero estamos a tal grado de tensión que el mero hecho de reclamar una respuesta es entendido como ataque».

El también crítico teatral recuerda que la película se programó justamente en los días de las Jornadas Cubanas contra la Homofobia y la Transfobia, organizada por el Cenesex, por lo que «la mutilación de esas escenas posee resonancias más graves».

La periodista y presentadora del programa, según Espinosa, dijo que «ella no supo hasta después de la proyección que el filme estaba mutilado. Si fue así, también ella ha sido víctima de un acto errático que exige investigaciones más completas».

Magda Resik, además de periodista, es una de las vicepresidentas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Norge Espinosa finalmente retiró el meme de Resik de su perfil, pero aseguró que no es suficiente la disculpa del Canal Educativo porque no nombra a los responsables.

«Queda como testimonio de un desasosiego que podríamos evitarnos todos y todas, si el trabajo se hiciera a fondo, si nos asumiéramos todos como parte de un empeño en que se hace imprescindible evitar cualquier error y eluda, así, zaherir la historia común de los que han vivido mucho sin poder contar sus propias tribulaciones», concluyó.

 

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario