El asilo de Santa Clara, un incidente que cambió pronósticos sobre el coronavirus en Cuba


2,630 Vistas
Una anciana carga sus compras en Santa Clara en medio de la pandemia de COVID-19

Las estadísticas oficiales se han referido constantemente durante las últimas semanas al denominado «incidente en el Hogar de Ancianos de Santa Clara».

Esa ciudad del centro de la isla se puso a la cabeza de las localidades cubanas afectadas por el nuevo coronavirus. Al cierre de esta nota, Santa Clara tenía 114 diagnosticados que representan el 8,8 porciento de quienes han resultado positivos hasta ahora en el país. 

El presidente Miguel Díaz Canel señaló que, de no haberse presentado este caso, Cuba hubiera podido jactarse de tener el mejor escenario posible. Santa Clara, sin embargo, cambió el pronóstico. 

¿Qué ocurrió allí y qué revela sobre la estrategia cubana para frenar la covid-19?

El hogar de ancianos No. 3 está en las afueras de la ciudad. Para el 20 de abril, se había confirmado que cerca de 45 de los más de 120 ancianos internados allí, junto a poco más de una docena de los trabajadores, eran positivos al virus. La mayoría, antes de conocerse este diagnóstico, padecían demencia senil o tenían limitaciones de locomoción. 

El primer caso positivo fue detectado el 12 de abril. A los pocos días se confirmó que se trataba, en términos epidemiológicos, de «un evento de transmisión local abierto». En todo el país, hasta el momento, se han detectado cerca de 25 escenarios semejantes. 

Desde el principio, a juzgar por los partes oficiales y la prensa estatal a cargo de la cobertura, se informó la dimensión del incidente. Las autoridades del Ministerio de Salud Pública asumieron que hubo negligencia y violación de protocolos en el centro donde ocurrió la transmisión. 

«En el control de foco encontramos que un médico y una enfermera que posteriormente resultaron positivos a la covid-19 presentaron síntomas respiratorios y aun así continuaron trabajando», dijo a los medios locales Neil Reyes Miranda, director de Higiene y Epidemiología en Villa Clara.

Alberto Díaz López, el gobernador de esa provincia, confirmó este martes en una reunión del más alto nivel que se tomarían medidas con los trabajadores responsables del incidente, identificados como dos enfermeros, un médico y un custodio, quienes tenían síntomas de la covid-19 cuando acudieron a trabajar. 

Al tratarse del único evento de transmisión abierta ocurrido hasta ahora en un asilo de ancianos, el gobierno decidió dar «atención diferenciada» al incidente, asegura una nota aparecida en la prensa oficial.

Así evoluciona el coronavirus en Cuba

Los enfermos reciben tratamiento en el hospital militar Comandante Manuel Piti Fajardo y en el oncológico Celestino Hernández, ambos en Santa Clara. 

El protocolo de tratamiento establecido por el Ministerio de Salud Pública para la covid 19 incluye esencialmente tres medicamentos: Kaletra, Cloroquina e Interferón. En algunos ancianos también se está usando como opción en estudio el Itolizumab, que es un anticuerpo monoclonal producido por la industria biotecnológica cubana. 

Kaletra es una combinación de dos antirretrovirales que se han usado comúnmente para tratar la infección por VIH. La cloroquina es un antimalárico que ha sido usado para tratar la covid-19 y sobre el que han alertado por sus efectos adversos, en particular el daño hepático. En cuanto al interferón cubano, se trata de un medicamento consolidado en la década de 1980 y usado hasta ahora sobre todo para tratar las hepatitis crónicas.  

El Itolizumab que usan en Villa Clara con los ancianos más estables, es un medicamento reciente que ha sido ensayado con éxito para tratar la psoriasis severa. 

También puedes leer: La cuarentena imposible de los ancianos solitarios en Cuba

A principios de esta semana, solo tres de los internados en el hospital militar y en el oncológico habían sufrido complicaciones. Los que resultaron negativos al test de PCR pasan su cuarentena en un centro escolar habilitado para acogerlos. 

«Muchos llegaron aquí con enfermedades de base, un elemento que condicionó una atención más personalizada. Entonces reforzamos los equipos y aumentamos de uno a tres la cantidad de médicos por turnos de trabajo, mientras elevamos de dos a cinco el número de enfermeras», explicó a la prensa oficial Carlos Hidalgo Mesa, el médico que se halla al frente del equipo que se ocupa de atender a los ancianos en el Piti Fajardo. 

Las residencias para ancianos, en cualquiera de sus modelos, han sido los espacios más afectados por la enfermedad en el mundo. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo esa semana en una conferencia de prensa que más de la mitad de los 110 mil muertos que va dejando en Europa la covid 19 eran personas que vivían en residencias para adultos mayores. 

Hans Kluge, director para Europa de la OMS advirtió que los asilos de ancianos no gozan de condiciones adecuadas y «han sido olvidados durante largo tiempo».

Tags:

Tremenda Nota

Tremenda Nota

La nueva revolución periodística

Comments (2)

Haz un comentario