El aborto, un derecho cada vez más reconocido en América Latina


867 Vistas
Colombianas celebran fallo sobre el aborto (Foto: AFP)

Colombia se sumó esta semana a la ola verde feminista con la despenalización del aborto, incluso si la persona ha alcanzado las 24 semanas de gestación.

Esta decisión de la Corte Constitucional convierte al país suramericano en el primero de la región que establece un plazo tan flexible para interrumpir el embarazo. No obstante, la concepción del aborto como delito no ha sido eliminada en su totalidad.

«Celebramos este fallo como una victoria histórica del movimiento de mujeres colombianas que han luchado durante décadas por el reconocimiento de sus derechos. Las mujeres, niñas y personas con capacidad de gestar son las únicas que deben tomar decisiones acerca de sus cuerpos. Ahora, en lugar de castigarlas, las autoridades colombianas tendrán que reconocer su autonomía sobre sus cuerpos y sus proyectos de vida», declaró Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Desde 2006, en Colombia se despenalizó el aborto en casos de violación, malformaciones del feto incompatibles con la vida fuera del útero y riesgo para la salud física o mental de la mujer gestante.

Amnistía Internacional explica que actualmente el acceso al aborto en Colombia es inequitativo y limitado.

«Se estima que actualmente en el país se realizan 400 abortos cada año, y que menos del 10% de estos procedimientos se realiza de forma legal, con una gran concentración de los servicios en las principales ciudades», precisó la organización no gubernamental.

«En Colombia, las niñas y adolescentes son el grupo poblacional que más sufre abusos sexuales que terminan en un embarazo no deseado y que pone en riesgo sus vidas. Hasta 2019, el 73% de los 26.158 casos examinados por las autoridades por presunta violencia sexual tuvieron por víctima una niña o adolescente entre los 0 y los 17 años», informó El País en 2021.

Terminando 2020, el debate sobre el aborto en Argentina hasta las 14 semanas de gestación, fue un referente para otros países del área. Ya en septiembre del 2021, la Suprema Corte de Justicia (SCJN) mexicana determinó que es inconstitucional la penalización del aborto, lo que abrió una puerta para que las mujeres puedan combatir por la vía judicial su derecho a la interrupción del embarazo.

Una importante campaña por esta causa en Latinoamérica ha sido «Será Ley», de Chile, que este mes consiguió una gran victoria en la Comisión de Derechos Fundamentales de la Convención Constitucional, y está más cerca de su aprobación.

Según la organización mexicana promotora de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres Ipas, en América Latiba mueren 62 mujeres por cada 100.000 abortos en condiciones de riesgo, lo cual representa poco más del doble que en países desarrollados.

Las mujeres que se practican abortos inseguros en América Latina representan el 19.5% a nivel global, con una tasa de mortalidad del 12%, según las estadísticas publicadas por Ipas.

La OMS informa que en el mundo se practican cerca de 19 millones de abortos inseguros o peligrosos, y se estima que el 13% de las muertes maternas se derivan de ello.

En Argentina, precisa la OMS, el aborto inseguro es la principal causa de muerte materna. En Chile, la tercera, mientras que en México es la cuarta. 

En contraste, según Ipas, en la Ciudad de México, donde existe el Programa de Interrupción Legal del Embarazo desde 2007, no se ha registrado una sola muerte relacionada con el procedimiento legal dentro de las 12 semanas de gestación.

La ONU también denuncia que, en países como El Salvador y Honduras, el aborto está penalizado en todas las circunstancias, y en Guatemala solo es legal cuando pone en peligro la vida de la madre.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario