Desde un escenario clandestino y LGBTIQ+, Perséfone Teatro «es un acto de resistencia para vivir en Cuba»


1,217 Vistas
Adonis Milán (Fotos: María Lucía Expósito)

Pasaron 6 años desde que Adonis Milán fundó Perséfone Teatro, un escenario clandestino, pobre y LGBTIQ+ que ha sobrevivido a la persecución de las autoridades y a las restricciones de la epidemia de covid-19.

Actualmente, Perséfone pone el espectáculo «Tom», basado en la biografía del legendario dramaturgo estadounidense Tennessee Williams. Es un unipersonal de Daniel Triana, un actor y activista no binario.

«Veo a Perséfone como un grupo clandestino que ha venido resistiendo diferentes batallas: la censura, la represión, el desconocimiento de una institución que nos ha cerrado las puertas y nos ha perseguido de diferentes maneras. Es un espacio multidinámico, con fuerza en las redes sociales, que adopta también el espacio doméstico», dice Daniel Triana sobre el trabajo del grupo fundado por Adonis Milán.

Daniel Triana

Adonis bautizó Perséfone a su proyecto como homenaje a los principios del teatro, en Grecia. Perséfone, la mujer raptada y llevada al inframundo en la mitología griega, es portadora de un discurso sobre el viaje interminable de la vida y la muerte. Es, al mismo tiempo, luz y oscuridad. Tenerla como ángel tutelar ha sido una maldición en ocasiones y una bendición en otras. Ya es larga la lista de trabajos de Adonis que han sido censurados.

En el 2017, dos años después de que fundara Perséfone, fue expulsado de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), la organización oficial que reúne a los jóvenes artistas en Cuba. El proyecto de Perséfone Teatro acabó condenado al silencio institucional, sin espacios para las funciones. El elenco tuvo que usar la casa de Adonis para hacer sus presentaciones.

Rainer Hernández

Hemos tenido que «trabajar en espacios muy complicados, casi inhabitables, en ruinas de la ciudad, cargar maletas con escenografias en guaguas repletes de personas, tener que dar pico y pala en un lugar para poder mejorar ese lugar, limpiar capas y capas de polvo, convivir con ratas, cucarachas y cientos de aves en un espacio de ensayo», cuenta Adonis Milán.

El fundador de Perséfone quiere ser más que un director de teatro. Se presenta también como gay, realizador audiovisual, animalista, disidente, demócrata y anarquista.

«Llego a Perséfone a principios de año, en enero, por recomendación de un amigo que muy bien del trabajo que hace Adonis, de la propuesta que tiene. Yo estaba muy ávido de hacer y de buscar maneras de hacer teatro», dice Rainer Hernández, otro de los actores vinculado al proyecto.

(Video: Nelson Álvarez Mairata)

«Cuando la pandemia ha colapsado el país completo, donde el gobierno ha cerrado los teatros, el teatro tiene que seguir manteniéndose y tiene que seguir reinventándose de mil maneras», defiende Adonis.

«Tom», la vida de Tennessee Williams recuperada en los fragmentos, es la última apuesta del proyecto para ocupar la escena vacía. Las funciones han sido ideadas para pequeños grupos de espectadores. Hay un solo actor. La casa de Adonis, en La Habana Vieja, probablemente sea el único teatro de La Habana que mantiene las puertas abiertas.  

«Es hacer teatro desde una posición de vulnerabilidad y creo que lo más admirable de Adonis Milán es que sigue creando, haciendo teatro y generando contenido desde una zona de constante reinvención», reflexiona Daniel.

Adonis Milán

«Tom es una obra de dramaturgia fragmentada que fue compuesta por un proceso de investigación. Era una idea que ya yo tenía desde hace un tiempo hasta que llamé a Daniel Triana. Ya yo sabía sobre los materiales de Tennessee que quería utilizar. Había un libro de confesiones, de entrevistas que utilizamos bastante, Hay narrativa de él. Y, por supuesto, están los textos más enigmáticos de los personajes de él», comenta Adonis.  

«Yo quiero reflejar la libertad y el dolor. Uno no puede adquirir la libertad sin el dolor y Tennessee Williams pasa por ese proceso», añadió.

Adonis Milán tiene criterios contundentes. Habla sin reservarse nada: «Perséfone Teatro ha sido amenazada, perseguida, reprimida por la Seguridad del Estado, tanto yo como personas que han estado en Perséfone Teatro y, hoy por hoy, seguir haciendo teatro pese a todas estas circunstancias, es un acto sobre todo de resistencia para vivir en Cuba».

María Lucía Expósito

María Lucía Expósito

Fotorreportera

Haz un comentario