Cuba: ¿Quién envenena a los perros de los animalistas?


2,684 Vistas
Leidy Laura Hernández (Foto: Sadiel Mederos, Yucabyte)

Javier Larrea, uno de los líderes del movimiento por los derechos de los animales en Cuba, denunció este sábado que algunos de sus perros fueron envenenados.

«Me han envenenado a Pan, envenenaron a mi perro y se me han muerto dos perros», dijo Larrea en una dramática transmisión en vivo realizada desde su casa en la ciudad de Santa Clara.

Horas antes, el activista había comunicado a sus seguidores la muerte de otro de sus perros. «Estoy destrozado», expresó.

Javier Larrea es el presidente de Bienestar Animal Cuba (Bac). La organización, no reconocida legalmente, publicó un comunicado en el que manifiesta «una gran preocupación por los hechos ocurridos con los animalistas en nuestro país» y señala a «nefastos ciudadanos» como responsables del envenenamiento.

La nota atribuye el hecho a «personas que nuestro proyecto le ha ‘embaucado’ sus negocios, por la razón de que nos oponemos rotundamente a todo tipo de peleas de animales y asesinatos».

«Por eso nos están haciendo esa guerra ‘sucia’», declararon.

En las últimas semanas, Larrea reveló haber recibido amenazas en su perfil de Facebook y atribuyó el incidente a su interés en «exponer y denunciar públicamente las vulneraciones que vivimos a diario a los derechos animales».

«Entiendo que a muchos desde el anonimato y también desde mi defensa pública les he ‘jodido’ el negocio», comentó.

A finales de enero de 2021, el activista había llamado la atención sobre la venta ilegal de especies protegidas. En particular un majá de Santa María, endémico de Cuba, que ofertaba un usuario de Facebook.

También denunció por esos días al Ministerio de Agricultura la venta de un murciélago y calificó de «inconcebible» este comercio.

Una fuente de Bac que pidió no ser identificada por no tener autorización para hablar en nombre del grupo, dijo a Tremenda Nota que posiblemente las personas denunciadas por Javier Larrea hayan tomado represalias.

Leidy Laura Hernández, otra animalista de Santa Clara, también denunció el envenenamiento de algunos de sus perros esta semana. La activista sostiene un refugio para 37 animales. A diferencia de Bac, ella atribuyó la agresión a la Seguridad del Estado.

«El domingo pasado dos de mis perritas amanecieron envenenadas. El día anterior la Seguridad del Estado se había llevado preso a mi esposo y hemos recibido de ellos cientos de amenazas de todo tipo», dijo a Tremenda Nota.

Los animalistas han señalado en numerosas ocasiones la criminalización de su activismo por parte de las autoridades cubanas.

«Nunca voy a tener las pruebas», reconoció Leidy Laura.

El refugio que administra la activista se ubica en un patio que colinda con terrenos de otros propietarios. Por esa razón, el acceso es relativamente fácil. El envenenamiento de los perros ocurrió este domingo, «mientras ocurren redadas contra los animales callejeros».

«Ahora mismo estoy como en shock», comentó.

En octubre de 2020, algunos animalistas de Santa Clara fueron sitiados en sus viviendas por la Seguridad del Estado durante una visita que hizo a la ciudad el presidente Miguel Díaz Canel. Al mismo tiempo, según informaron en las redes sociales, los operarios del Ministerio de Salud Pública capturaron varias decenas de perros sin hogar.  

El enfrentamiento abierto de las autoridades con los animalistas empezó en 2019. En abril de ese año, estos activistas protagonizaron una marcha sin precedentes en Cuba que contó con la autorización oficial. Entre la multitud, que desfiló por las calles de La Habana, se veían carteles que exigían al gobierno una Ley de Protección Animal.

La legislación sigue sin aprobarse a casi dos años, a pesar de que en noviembre de 2019 los activistas se manifestaron otra vez para impedir la muerte de varios animales y consiguieron que las autoridades aceptaran reunirse con ellos.

En ese momento, según refieren varios animalistas, el gobierno se comprometió a implementar al cabo de un año la ley tan solicitada. Ese plazo venció en noviembre pasado.

Hace pocos días, sin embargo, se promulgó un decreto que prohíbe ejercer la medicina veterinaria por cuenta propia. Su aprobación provocó el descontento de los animalistas. Desde esta semana circula una carta en las redes sociales que pide la modificación de ese decreto.

«Todo esto es consecuencia de haber permitido que en noviembre no se aprobara la ley», dijo Leidy Laura Hernández, refiriéndose a los envenenamientos ocurridos en Santa Clara.

«Ya no creemos en falsos diálogos», posteó a principios de diciembre el activista Sergio Boris Concepción Silva en su perfil de Facebook. 

Algunos animalistas anunciaron entonces una manifestación que no llegó a efectuarse.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (3)

  • Avatar

    Germania Escolastico

    |

    Tengo dos., mi hija dos mas.tres hermanos.y Una hija De Uno amo, creo Que amo mas Los animals . y cuido tambiem. El Que dejo mi madre.ellos son mi motivo De vivir..espero Que algun dia puedan pagar eso empleado .pagado pork El gobierno De matar a Los indefenso.juro Que lo hacen no lo cuentan otros.ellos son parte De mi vida.mientras mas conoco El humano mas amo mi animals.que.mis Nina..y my baby

    Reply

  • Avatar

    Abel

    |

    El periodismo de especulación se está convirtiendo en tendencia. Muy útil la nota. Contribuye mucho a la bienestar animal con insinuaciones para conseguir el acto maravilloso de que alguien la comparta. Bravo.

    Reply

  • Avatar

    José Gabriel Barrenechea

    |

    En Cuba, contra alguien q todo el mundo sabe está controlado por la Seguridad del Estado, nadie se atreve a dar un paso semejante si no cuenta con por lo menos el visto bueno de la Gestapo Cubana. Puede q la mano ejecutoria sea un peleador de perros, pero los autores “intelectuales”, o simplemente los q dieron su asentimiento tácito, son oficiales del G2.

    Reply

Haz un comentario