Cuba multó por primera vez a maltratadores bajo el nuevo decreto ley de Bienestar Animal


421 Vistas
El asesinato de un gato fue sancionado por el Decreto Ley de Bienestar Animal (Foto: Captura del video publicado por los autores del hecho)

El Decreto Ley de Bienestar Animal, que se aprobó en febrero de 2021 y entró en vigor el 10 de julio pasado, establece sanciones para los maltratadores en su reglamento. La primera multa, aplicada la pasada semana en la provincia de Artemisa, provocó las reacciones de decenas de animalistas.

El 7 de septiembre de 2021, el Ministerio de la Agricultura (Minag) dio a conocer a través de su portal oficial la sanción de tres ciudadanos por maltratar y asesinar un gato.

Luego de recibida la denuncia el pasado lunes, funcionario de Sanidad Animal y efectivos de la Policía Nacional Revolucionaria tomaron las «medidas correspondientes», explicó la nota. Los maltratadores habían subido un video del inciente a sus sus redes sociales.

Se aplicaron multas individuales por 1,500 pesos cubanos, «duplicada a tres mil por la agravante del caso», además de un acta de advertencia, informó el Minag.

«Uno de los ciudadanos, ante la mordedura que le ocasionó un gato en una de sus manos, conjuntamente con otros dos individuos que lo acompañaban ocasionaron severas lesiones que condujeron a la muerte al animal, empleando formas extremadamente brutales y violentas contra el animal», detalló el ministerio.

El periódico digital Cubadebate comentó recientemente que, al menos en la última quincena del mes de agosto se habían «recibido por varias vías 22 denuncias de cinco provincias del país sobre violaciones del Decreto Ley 31 del 2021 de Bienestar Animal».

Sin embargo, no se ha confirmado que esos hechos acabaran sancionados por las autoridades, como sí sucedió en Artemisa.

La comunidad animalista cubana sigue insatisfecha

Las normas que protegen a los animales desde mediados de año tienen una larga historia llena de insatisfacciones y desencuentros. El activismo animalista pasó algunos años presionando a las autoridades, sobre todo desde 2019, cuando consiguieron efectuar una marcha en La Habana.

La tensión entre las autoridades y los activistas llegó a su punto máximo el 19 de febrero de 2021. Ese día, una decena de animalistas se manifestó con carteles frente al edificio del Minag. Alrededor de una semana después las autoridades informaron que había sido aprobado un decreto de Bienestar Animal. Tras semanas de incertidumbre, fue publicado en la Gaceta Oficial en abril pasado.

Varios activistas reaccionaron ante el incidente de Artemisa.

El presidente de la organización independiente Bienestar Animal Cuba (Bac), Javier Larrea, reconoció en Facebook las medidas impuestas y el actuar de las autoridades. Pese a esto, seguidores de Larrea manifestaron abiertamente su descontento con el resultado final. Jenny Yañez dijo que las medidas no eran suficientes. «¡Queremos cárcel para los asesinos! ¡Exigimos justicia!», manifestó.

Otros animalistas como Marianela Leyva, Iliana Viamonte y Yanima González se sumaron a la solicitud de privación de libertad para los implicados. La usuaria de Facebook identificada como Soe Mayuli Gonzales Domínguez agregó en un comentario que la sanción tampoco cumplía sus expectativas. «Multan a un pobre viejo por vender maní y a estos (…) los llevan suavecito. ¡Basta ya de maltrato animal!», enfatizó.

Beatriz Batista, una de las activistas más reconocidas Cuba y directora de la publicación El Refugio, también comentó el incidente. «Y así estamos señores, esos asesinos llevan CARCÉL, no es una exageración, es una realidad que por suerte o desgracia está documentada y expuesta en las redes, ¿pero si no? Tantos maltratos clandestinos no pueden afectar solamente el bolsillo de los criminales (…).  Multas para maltratos menores y privación de libertad para maltratos mayores y asesinatos», declaró.

De la misma manera, la activista Aylín Sardiña Fernández opinó que un hecho como el de Artemisa «sucede cuando una legislación vigente no se cumple, no se aplica».

El activismo animalista ha sido criminalizado en Cuba. La destitución del funcionario Pedro Pablo Hernández Herrera en el 2019, a pocos días de haber autorizado la primera marcha de la sociedad civil protagonizada por animalistas, reveló la desconfianza del gobierno hacia estos activistas.

Los animalistas han solicitado, sin éxito, que las organizaciones que han fundado tengan reconocimiento legal.  

La activista Gretel Montes de Oca dijo a Tremenda Nota en febrero pasado, tras la aprobación del Decreto Ley de Bienestar Animal «es algo, pero falta demasiado».

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario