Cuba: El debate sobre el Código de las Familias llegó a la provincia de Artemisa


1,044 Vistas
Artemisa, Cuba (Foto: Wikimedia)

Varios artemiseños entrevistados por la prensa oficial, manifestaron su apoyo a la comunidad LGBTIQ+ y defendieron la adopción en el país de un Código de las Familias que legalice el matrimonio igualitario, entre otros derechos.

El pasado 23 de junio, el periódico El Artemiseño publicó un texto bajo el título «Código de las Familias moderno, necesario e inclusivo» en el que compartieron criterios en favor de la comunidad LGBTIQ+ y más específicamente del Código de las Familias que será presentado al parlamento en el mes de julio y luego sometido a consulta ciudadana.

«Por supuesto que Cuba necesita un nuevo Código de las Familias para interceder en las particularidades de su diversa sociedad, desde la adopción de un niño, el cuidado de los abuelos, los proyectos de vida y hasta el matrimonio», escribió Alejandro Lóriga Santos.

Yuliesky Amador Echavarría, máster en Derecho Constitucional y Administrativo y miembro del Proyecto Justicia en Clave de Género, fue uno de los entrevistados El Artemiseño.

Amador Echevarría catalogó de «polémico» el tema del matrimonio igualitario en la pasada consulta popular del proyecto de Constitución, respaldado por la ciudadanía en el referendo de 2019.

«No olvidemos que las llamadas normas de desarrollo (entre estas, el Código de las Familias) han de servir de garantía a los derechos consagrados en la Constitución», argumentó Amador, que también es profesor de la Universidad de Artemisa. «Cuanto se oponga al principio de igualdad y no discriminación, será anticonstitucional; por tanto, no tendrá aplicabilidad», añadió.

Ya en el 2018, el experto analizó la reacción al artículo 68 y su definición de matrimonio. En su opinión, reproducida en el blog del jurista Julio Cesar Guanche, concluyó que «es inconcebible que animemos la no discriminación y a su vez prohibamos actitudes que sólo reflejan esas conductas. De ser así, no solo estaríamos en desacuerdo con el artículo 68, sino con gran parte del Proyecto de Constitución que hoy debatimos».

Otra de las opiniones recogidas por El Artemiseño fue la de Danay Galletti Hernández, periodista de Prensa Latina, quien expresó que «el concepto de familia es amplio y con fronteras difusas. No se puede circunscribir a cantidad, roles o número de integrantes. Se trata de una construcción social donde deben mediar la empatía, el respeto, la solidaridad y el amor».

Jesús Lázaro Pérez, trabajador privado, mencionó que «la ciencia avala que las madres y los padres en familias homoafectivas tienen la misma capacidad de educar en valores heterosexuales». Sin especificar en cuales son estos «valores heterosexuales», el joven aseguró en su declaración que un código inclusivo «será otra garantía de los derechos en Cuba».

Por su parte, Yarian Evelio González, maestro de primaria, aludió a la necesidad de un Código de las Familias «que reconozca, proteja y garantice el respeto a todos los tipos de familia, como cédula fundamental de la sociedad».

Asimismo, la máster en bioética Magaly Ortega Pedro dijo que la nueva ley «es una urgencia para hacer justicia inclusiva a las reestructuraciones que ha tenido esa cédula fundamental de la sociedad».

Sin abordar los momentos más problemáticos de la relación del Estado con la comunidad LGBTIQ+, el texto criticó el discurso del fundamentalismo cristiano al afirmar que «no existe un diseño de familia “original”».

Más de 20 iglesias se han manifestado contra el matrimonio igualitario que podría quedar establecido en Cuba por el Código de las Familias y, sobre todo, contra la Resolución No. 16/2021, aprobada por el Ministerio de Educación en febrero pasado para implementar en Cuba un programa de educación sexual con enfoque de género.                                 

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario