Cuatro preguntas sobre el derecho al aborto, una victoria ganada por las mujeres que quedó ahora en discusión


1,574 Vistas
Protesta a favor del derecho al aborto en la Florida (Foto: Internet)

La Corte Suprema de los Estados Unidos anuló este 24 de junio el fallo Roe vs. Wade, eliminando así el derecho constitucional al aborto en la nación.

Con esta decisión, se abren las puertas para que alrededor de la mitad de los estados prohíban el derecho abortar y otros apliquen restricciones.

Este paso de la Corte Suprema es uno de los resultados de la gestión del expresidente Trump, quien logró designar tres de los actuales jueces de la corte, que quedó con mayoría conservadora.

Por otra parte, es el resultado político de una conversación nacional sobre el aborto, atizada por la creciente polarización y el ascenso de la extrema derecha.

El fallo de la Corte Suprema tiene varias consecuencias inmediatas y a largo plazo. Es el punto culminante de un proceso que comenzó en el 2018.

¿Qué es Roe vs. Wade?

Roe vs. Wade es el nombre con el que se conoce un caso judicial célebre de Texas.

En 1969, Norma McCorvey, madre soltera de 22 años, estaba embarazada por tercera vez y quiso abortar. En aquel momento el aborto era ilegal en el estado, por lo que las abogadas Sarah Weddington y Linda Coffee presentaron una demanda en nombre de McCorvey, bajo el pseudónimo de Jane Roe, contra el fiscal del distrito local, Henry Wade.

En esta demanda las abogadas alegaron que la negativa al aborto era inconstitucional, pero el caso fue rechazado y Norma tuvo una niña que luego dio en adopción.

La apelación del caso llegó a la Corte Suprema en 1973 junto con el de Sandra Bensing, una joven de Georgia. Las defensas argumentaron nuevamente que las leyes de aborto en Texas y Georgia eran inconstitucionales porque infringían el derecho de la mujer a la privacidad.

En una votación de 7-2, los jueces dictaminaron que los gobiernos carecían del poder para prohibir los abortos. En otras palabras, el derecho de una mujer a interrumpir su embarazo estaba protegido por la Constitución.

Gracias a Roe vs. Wade se estableció el denominado «sistema de trimestres ».

En el primer trimestre del embarazo había un derecho absoluto al aborto, en el segundo se permitían algunas regulaciones según en cada estado y en el tercero se permitían que los estados lo regularan o lo prohibieran en virtud de la viabilidad fetal. Es decir, a medida que el feto se acercara a la posibilidad de vivir fuera del útero.

Si en el último trimestre los médicos demostraban que había un riesgo para la vida o la salud de la persona gestante, se podía abortar a pesar de cualquier prohibición legal.

Ademas de Roe vs. Wade hubo otro fallo histórico que sentó un precedente importante para el derecho al aborto en Estados Unidos: Parenthood vs. Casey. En este caso, la Planned Parenthood demandó al gobernador de Pensilvania Robert Casey en 1992 por la Ley de Control de Aborto de 1989, que entre otras cosas estipulaba que las mujeres debían notificar a sus esposos antes de cometer un aborto.

Aunque en la decisión de la Corte se transformaron algunos puntos definidos por Roe vs Wade, como el esquema trimestral, finalmente el tribunal se apegó al precedente y confirmaron la esencia de Roe: no imponer obstáculos sustanciales para abortar, antes de la viabilidad fetal.

¿Por qué se anuló Roe vs. Wade?

En 2018, la Legislatura de Mississippi, un estado de mayoría católica y conservadora, aprobó la Ley de Edad Gestacional, una disposición que prohibía el aborto después de las 15 semanas de gestación con muy pocas excepciones como emergencias médicas y anomalías fetales graves.

La Organización de Salud de Mujeres de Jackson, única clínica de abortos de Misisipi, demandó a dos funcionarios estatales argumentando la inconstitucionalidad de esta ley. Para eso se basó en Roe vs. Wade y Planned Parenthood vs. Casey.

La Corte Federal de Distrito en Jackson, Misisipi, y la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Quinto Circuito, rechazaron la ley y le dieron la razón a la clínica.

El estado de Mississipi solicitó una apelación de estos resultados de la mano de su fiscal general Lynn Fitch. Fitch pidió a la Corte Suprema que mantuviera la ley de su estado y eliminara la histórica decisión Roe vs. Wade, lo que sucedió finalmente este 24 de junio.

Este fallo anula la interpretación que en 1973 hizo la Corte Suprema. Para los jueces actuales, el derecho al aborto no está protegido en la Constitución y cada estado tiene libertad para definir las leyes que lo regulan. Roe vs. Wade ya no se puede tener en cuenta como precedente.

Cinco jueces estuvieron a favor de este fallo: Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh, Amy Coney Barrett, Clarence Thomas y Samuel Alito. Este último fue quien redactó el dictamen de la Corte.

Los magistrados apuntan que el aborto «presenta un problema moral profundo sobre el cual los estadounidenses tienen puntos de vista muy opuestos». Explicaron además que la Constitución no menciona el aborto como derecho ni lo protege en el derecho más amplio a la libertad.

«No solo no hubo apoyo para tal derecho constitucional hasta poco antes de Roe, sino que el aborto había sido durante mucho tiempo un delito en todos los estados. En el derecho consuetudinario, el aborto era un delito en al menos algunas etapas del embarazo, se consideraba ilegal y podía tener consecuencias muy graves en todas las etapas », argumentan.

«El derecho estadounidense siguió al derecho consuetudinario hasta que una ola de restricciones legales en el siglo XIX amplió la responsabilidad penal por los abortos. En el momento de la adopción de la Decimocuarta Enmienda (la que amparó Roe), tres cuartas partes de los estados habían hecho del aborto un crimen en cualquier etapa del embarazo, y los estados restantes pronto seguirían», agregan.

Así, estos jueces consideran que Roe vs Wade y Planned Parenthood ignoraron o tergiversaron esta parte de la historia.

John Roberts, el presidente del tribunal supremo, estuvo parcialmente a favor, aclarando en un texto que si bien estuvo de acuerdo con la decisión de defender la ley de Mississipi, lo habría hecho sin anular formalmente las sentencias de Roe y Casey.

Los tres magistrados que estuvieron en contra son Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan. Ellos escribieron un texto en el que expresan su postura.

«Sobre todo, las mujeres que carecen de recursos económicos sufrirán la decisión de hoy. En cualquier caso, las restricciones interestatales también estarán a la vista», explicaron estos jueces.

«Después de esta decisión, algunos estados pueden impedir que las mujeres viajen fuera del estado para obtener abortos, o incluso recibir medicamentos abortivos de fuera del estado», agregaron.

¿Qué consecuencias tiene esto?

Estados como Missouri y Texas fueron los primeros en restringir el aborto por medio de leyes desencadenantes o gatillos, diseñadas para entrar en vigencia automáticamente o mediante una acción estatal rápida una vez eliminada la protección constitucional, informaron varios medios.

Otros estados tienen leyes similares. Así, en dependencia de cada uno de ellos, el aborto será ilegal desde la concepción, después de la sexta semana o de la decimotercera.

Grace Howard, experta en criminalización del embarazo de la Universidad Estatal de San José en California, explicó a la BBC que esto tendría varias consecuencias. Entre ellas un aumento de la tasa de mortalidad materna, abortos ilegales o inseguros, investigaciones policiales a mujeres que tengan abortos espontáneos, mayor carga para el estado por todos los niños que serán dados en adopción, y la criminalización de personas que faciliten y ayuden a los abortos.

Por lo politizado de este asunto, es improbable que una legislación federal que ampare el aborto sea aprobada por el Senado. En cambio, la experta vaticina otro escenario posible.

«Si en las próximas elecciones los republicanos ganan el Senado por una supermayoría, ciertamente podemos anticipar que se presente un proyecto de ley sobre la “personalidad fetal” a nivel federal (considerar el feto como persona humana). Y, si eso pasa, no hay límite para lo que eso podría significar, incluso para lugares donde sea legal el aborto, como California o Nueva York», consideró Howard.

¿Cuál es la situación del aborto en la región?

En los últimos años Latinoamérica ha dado pasos importantes en la despenalización del aborto. Argentina, Colombia y México son algunos de los últimos países que han aprobado reformas importantes.

A finales de 2020, Argentina aprobó el aborto en las primeras 14 semanas de gestación.

En septiembre de 2021, la Suprema Corte de Justicia de México declaró inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta, así como reconocer el derecho a la vida desde la concepción.

En febrero de este año Colombia lo legalizó, incluso si la persona ha alcanzado las 24 semanas de gestación.

Actualmente es legal en Colombia, Argentina, Uruguay, Cuba, Guyana, Guyana Francesa, Puerto Rico, y es ilegal sin excepciones en El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Haití.

En otros países hay leyes que lo imposibilitan o no, dependiendo de varias causas como la salud de la madre o si el embarazo es producto de una violación. Esto sucede en Paraguay, Venezuela, Guatemala, Perú, Costa Rica, Chile, Brasil, Bolivia, Belice y México, donde la legislación varía según cada estado.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (1)

  • Avatar

    María Laura

    |

    Pero ustedes siguen hablando de aborto como un tema o victoria de mujeres?? Precisamente ustedes, a los que no habría que explicarles…

    Reply

Haz un comentario