Covid-19 en Cuba: Hospitales colapsados, falta de oxígeno y medicamentos, además de estadísticas inexactas


1,200 Vistas
(Ilustraciones: Polari)

Cuba atraviesa por el peor escenario de la epidemia de covid-19 desde que fueron diagnosticados los primeros casos en marzo de 2020. Tampoco hay información fiable sobre la verdadera dimensión de la crisis, porque las estadísticas oficiales son inexactas.  

Según datos aportados por la agencia Reuters, a partir de las cifras comunicadas por el gobierno, la media diaria se encuentra en 8.492 casos diagnosticados. La información publicada este 20 de agosto por el Ministerio de Salud Pública revela que se encuentran ingresados 104.628 pacientes. De ellos son 53.031, 4.614 están en vigilancia y los confirmados activos son 46.983.

Hasta el momento las autoridades sanitarias reconocen el fallecimiento de 4.481 personas por covid-19. Sin embargo, también han admitido que esta cifra es inexacta.

El ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, se lo dijo en exclusiva al periódico Invasor, de Ciego de Ávila. Este 18 de agosto, ese diario digital lo ratificó en un reportaje sobre la ampliación del cementerio en esa ciudad.

«El parte diario que emite el Minsap solo incluye a los fallecidos que en el momento de su deceso tienen un PCR positivo, según admitiera el propio Ministro de Salud en exclusiva para Invasor. No todos los fallecidos alcanzan a hacerse u obtener el resultado de un PCR. La muerte, a veces, llega primero», publicó Invasor.

Ante la situación epidemiológica, el médico holguinero Alexander Raúl Pupo Casas, publicó en su perfil de Facebook una misiva dirigida al presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y al primer ministro Manuel Marrero Cruz, entre otros funcionarios.

En su carta, Pupo Casas, detalló que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció a Cuba como el país latinoamericano con las peores tasas de diagnosticados por cada 100.000 mil habitantes.  De igual manera, cuestionó la gestión gubernamental y llamó la atención sobre el colapso en los sistemas de salud. «La estrategia de la salud pública cubana es política», enfatizó.

Cuba sobrevive entre el aumento progresivo de casos, la escasez de insumos médicos, medicamentos y otros recursos para la atención de los convalecientes, además de la escasa disponibilidad de oxígeno en los hospitales.

Algunos médicos también han reaccionado ante la crítica que les hizo el primer ministro Manuel Marrero Cruz, que se refirió a la «dejadez» del personal sanitario, evadiendo la responsabilidad gubernamental sobre las carencias de insumos en los hospitales.

El colapso no ha sido solo de los sistemas sanitarios. Los servicios necrológicos también se han visto afectados. Ihosvany Férnandez, director de los Servicios Comunales en Guantánamo reconoció en medios estatales que han empleado medios alternativos, como vehículos de tracción animal, para transportar cadáveres.

Ha habido reportes de entierros en fosas comunes ocurridos en la provincia de Santiago de Cuba. El presentador de televisión y portavoz oficial Humberto intentó refutarlos, pero luego fueron confirmados por medios no estatales como  Diario de Cuba.

La activista Salomé García Bacallao reflexionó en Facebook sobre las razones de esta crisis. Compartió capturas de un informe publicado recientemente por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei). El documento presentó cifras por «indicadores seleccionados» acerca de las inversiones en «Salud Publica y asistencia social». El presupuesto destinado a invertir en esas actividades ha decrecido y solo representa actualmente el 0.3 por ciento del presupuesto total en el período enero-marzo del presente año.

Esas estadísticas contrastan con el crecimiento en los indicadores de «Servicios empresariales, actividades inmobiliarias y de alquiler» y «Administración pública, defensa, seguridad social» que aumentaron de un 44.1 a un 50.3 por ciento y del 3.3 al 5.6 por ciento, respectivamente.

«Recuerden ahora cuando les digan que el problema del oxígeno es que se rompió una pieza en la fábrica de La Habana, que el problema real es que en Cuba no se invierte en Salud Pública, ni en cultura, ni en ciencias, se invierte en construcción de hoteles e inmobiliarias», acentuó García Bacallao.

Al momento de publicar esta nota, Tremenda Nota recibe informes de fuentes en Holguín y Guantánamo que señalan la insuficiente cantidad de oxígeno medicinal, la saturación de los servicios de cuidados intensivos, la ausencia de medicamentos y recursos necesarios para el tratamiento sintomático de la enfermedad y las precarias condiciones de algunos centros de aislamiento.

Las fuentes relacionadas solicitaron no compartir detalles por los que pudieran ser identificados.  

Los médicos que protestaron en Holguín

Un grupo de médicos holguineros denunció el colapso del sistema sanitario en respuesta a las declaraciones del primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, realizadas el pasado 10 de agosto.

El Noticiero Nacional de la televisión cubana presentó fragmentos de la reunión dirigida por Marrero Cruz. El encuentro, ocurrido en Cienfuegos, fue destinado a «evaluar y proponer estrategias de reversión» ante el nuevo coronavirus en ese territorio.

Al tiempo que se refirió a la falta de pruebas diagnósticas para covid-19 y de medicamentos, el primer ministro criticó la actuación del personal sanitario. «Hay más quejas de los problemas subjetivos que de los problemas objetivos», dijo. «Cuando usted suma, la falta de medicinas de esto y de lo otro, es inferior que la cantidad de quejas y denuncias por el maltrato, la dejadez, por qué no me visitan. Es increíble eso».

«Cuando empieza la indisciplina, cuando no se cumple lo que está establecido, a ese impacto que por sí trae la pandemia nosotros le ponemos un extra y las consecuencias entonces son peores. De eso si tenemos que abochornarnos», expresó también.

Tras estas declaraciones, una parte de la comunidad médica manifestó su desacuerdo. Un grupo de médicos holguineros publicó un vídeo en redes sociales. Además de formular su inconformidad con Marrero, confirmaron el colapso de los sistemas de salud públicos en Holguín y resto del país.

El jefe de la sala de terapia intensiva del hospital provincial Vladimir Ilich Lenin, Alejandro Eduardo Forés Arafet, dijo que «el colapso sanitario no ha sido culpa de los médicos. Los médicos que se unieron al video exigieron al gobierno cubano medios de protección, medicinas e insumos de trabajo para «salvar la vida de nuestro pueblo» y también «justicia para nuestro gremio».

George Frank Chediak Martínez, un médico guantanamero, fue otro apareció indignado en las redes sociales. En una publicación desde su perfil de Facebook calificó la declaración del primer ministro como «una falta de respeto grande». «Te invito a ti y al personal ese que usted dice de la mala atención de salud, a que se sumen una hora nada más en el Cuerpo de Guardia de respiratorio de mi Hospital General en Guantánamo», expresó.

El médico Manuel Guerra denunció que los galenos holguineros que participaron en el video estaban siendo «citados» en sus respectivos centros de trabajo. «No van seguir intimidándonos, no van a amedrentarnos de las mismas formas que siempre lo han hecho. No estamos haciendo nada violento, no estamos incumpliendo ninguna medida sanitaria. No somos ustedes (…) Queremos una Cuba sana, no queremos más muertes», expresó Guerra.

La noticia fue confirmada por Tremenda Nota. Igualmente se pudo establecer que, por el momento, ninguno de los participantes en el video ha sido detenido.  

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (2)

Haz un comentario