China no quiere «plumas» y lanza campaña para «cultivar la masculinidad de los estudiantes»


580 Vistas
(Ilustración: Polari)

Es toda una profilaxis clínica lo que proponen para que los jóvenes no sean «femeninos», para que no vuele ninguna pluma al viento de Shanghái. Los «elvispreslianos» perdieron la calma asiática y andan diciendo: «Ay, mi China, ¡con esa pastilla no resuelves esta ‘enfermedad’!»

Un mensaje reciente del Ministerio de Educación de China sugirió que los jóvenes de ese país se han vuelto demasiado «femeninos». El texto, publicado en su página web, levantó una polémica, naturalmente.

La «crisis de masculinidad» es una vieja preocupación del gobierno chino. Tan vieja como Lao Tsé, pero sigue quitándole el sueño a los sucesores de Mao. Para devolver la masculinidad perdida por culpa, al final, de las reformas de Deng Xiaoping, llevan años impulsando programas. Sueñan con reformar a todos esos «niños mimados» que, además, nacieron bajo las políticas de un solo hijo impuestas en el país.

Un hijo ya era mucho. Pero si la apuesta única sale «floja», estamos peor. «Necesitamos menos chinos, pero los que tenemos deben ser los chinos que soñábamos», pudo decir Mao, puede decir Xi Jinping.

Por eso quieren promover una campaña masculinizante que se extienda también a la televisión pública. Como la estrategia hasta ahora ha sido insuficiente, van por más. De eso trata la «Propuesta de Prevención de la Feminización de Hombres y Adolescentes».

Un texto publicado por BBC comenta algunos de los aspectos principales del comunicado emitido por el Ministerio de Educación chino. Entre ellos encontramos que se insta a las escuelas a reformar por completo su oferta de educación física y fortalecer la contratación de maestros. También se aconseja el reclutamiento de atletas retirados y personas con antecedentes deportivos con el objetivo de «desarrollar vigorosamente» deportes como el fútbol. Para «cultivar la masculinidad de los estudiantes», dice.

El artículo de la BBC agrega que «en mayo pasado, un delegado del máximo organismo asesor del gobierno, Si Zefu, dijo que muchos de los hombres jóvenes de China se habían vuelto ‘débiles, tímidos y autodestructivos’ y que existía una tendencia entre los jóvenes hombres chinos hacia la ‘feminización’, lo que ‘inevitablemente pondría en peligro la supervivencia y el desarrollo de la nación china’ a menos que se ‘gestionara eficazmente’».

El funcionario chino culpó en gran medida al ambiente hogareño, debido a que la mayoría de los niños eran criados por sus madres o abuelas y agregó que el creciente atractivo de algunas celebridades masculinas provocaba que muchos niños «ya no querían ser ‘héroes del ejército’».

Luego de la publicación del comunicado, la reacción del público en China fue abrumadora. Si bien algunos usuarios expresaron en redes su apoyo a la propuesta, argumentando que era muy difícil imaginar que niños tan afeminados pudieran defender su país cuando llegara una invasión, la gran mayoría de las generaciones jóvenes cree que la propuesta del gobierno es una pesadez, hay que decirlo, maoísta.

En Weibo, la principal red social china, se pudieron leer comentarios de usuarios que cuestionaban si «la feminización es ahora un término despectivo». Otros argumentaron en esa plataforma que «los niños también son humanos… siendo emocionales, tímidos o amables, estas son características humanas». Un internauta preguntaba: «¿De qué tienen miedo los hombres? ¿Ser iguales a las mujeres?».

La «pequeña carne fresca» china

En la plataforma Weibo, algunos internautas también culparon a las celebridades masculinas chinas por este «fenómeno», sobre todo a los artistas conocidos despectivamente como «pequeña carne fresca».

Este término de moda se refiere a los jóvenes de ese país que son vistos como impecables, muy bien arreglados y con rasgos rozando lo andrógino. Muchas estrellas del K-pop en China entran en esta categoría, como la banda musical TF Boys y el cantante chino Lu Han.

Este fenómeno ha tenido un éxito comprobado a nivel internacional. No obstante, las celebridades masculinas jóvenes siguen bajo un mayor escrutinio en los medios y les resulta muy difícil apartarse del modelo que han elegido para hacer y manifestar su arte.

En estos últimos años, los medios del país asiático han tenido problemas para permitir que jóvenes estrellas masculinas aparezcan en las pantallas con tatuajes o aretes. Hasta fumar está mal visto, por sorprendente que huela para las narices convencionales. Una de las principales estrellas del pop de China fue objeto de duras críticas en 2019 cuando fue fotografiado fumando.

Los roles masculinos tradicionales están dejando de ser útiles en el mundo actual. La reacción de esta «masculinidad amenazada», como en China, reafirma el sexismo y la homofobia. Pero Ji Xinping no lo ve así.

Este pudiera ser el momento de aceptar que los chinos no son los mejores jugando al fútbol o que no todos quieren colgarse un uniforme militar y coger un arma. En cambio, quieren bailar, cantar, tatuarse, fumar y lucir impecables. Quizás en esto encuentren el equilibrio del Ying y el Yang predicado por los mismos que censuran.

Es así, mi China.

Alexis Jiménez Yang

Alexis Jiménez Yang

Periodista

Haz un comentario