Sobre la gordofobia y otros complejos impuestos: No dejarse «afectar» no es sinónimo de libertad

2,614 Vistas
(Ilustraciones: Polari)

Yo no soy gorda. Aunque nací con 10 libras y 4 onzas de peso, desde los 3 años soy flaca. Muy flaca. Mi madre cree que fue mal de ojo. Una compañera de trabajo suya un día mientras me veía almorzar deseó que su hija tuviera tan buen apetito como yo. Según mi mamá, a partir de ese momento me puse melindrosa para comer y empecé a bajar de peso. No sé lo que es vivir en un cuerpo gordo.

Leer más 10 Comentarios

«Estás limpia»: Cuando la serofobia se convierte en un método preventivo

1,967 Vistas
(Ilustraciones: Polari)

De niña me llevaban todos los años al santuario de El Rincón. Mi mamá le había prometido a San Lázaro llevarle siempre flores, velas y un puñado de kilos a cambio de salud para nuestros huesos y piernas. Año tras año, caminábamos desde el paradero de Santiago de Las Vegas hasta el Santuario. Fue en ese peregrinaje donde me nació el miedo a entrar en contacto con personas seropositivas y donde le puse rostros al Sida.

Leer más 3 Comentarios