Así llegan los animalistas al primer cumpleaños de la red Bienestar Animal Cuba


1,165 Vistas
Javier Larrea (Foto: Facebook)

La red de Bienestar Animal Cuba (Bac), considerada la mayor organización independiente de protección animal en la isla, llegó a su primer aniversario esta semana con un total de 675 miembros asociados, 1779 adopciones y 1487 rescates.

El grupo, dirigido por Javier Larrea, estudiante de Derecho de la Universidad Central Marta Abreu de las Villas, constituye uno de los pilares del activismo animalista cubano.

«El movimiento animalista ahora mismo se encuentra a la espera del paso más importante que por años hemos esperado: la aprobación, de una vez y por todas, de una norma que ampare a los animales cubanos, que les dé voz y que castigue severamente todo tipo de violencia ejercida hacia ellos», dijo Larrea a Tremenda Nota.

Durante 2020, a pesar del aislamiento impuesto por el covid-19, Bac realizó 219 actividades (ferias de adopciones, talleres, exposiciones y campañas de desparasitación), así como 438 esterilizaciones y cirugías. La campaña iniciada por este grupo tiene como objetivo central que se implemente una Ley de Protección Animal en el país y para conseguirlo cuenta con un fuerte trabajo comunicacional y en redes sociales.

«Esperamos que el decreto-ley que sea aprobado esté a la altura de las expectativas que tenemos», comentó Larrea.

En sus inicios el proyecto se caracterizó por centrarse en el apoyo que podían brindar las personas en sus propias zonas de residencia.  Las acciones impulsadas por Bac lograron que se sumaran a la causa animalista innumerables colaboradores que no pertenecen al grupo en todos los casos. Se trata de una red de contactos que se activa ante necesidades puntuales.

«La norma que protegerá a los animales debió aprobarse en noviembre de 2020», explicó Larrea a Tremenda Nota. El activista consideró que la extensión del plazo puede ser provechosa.

«Después de eso se ha abierto una mesa de diálogo que he encabezado yo y también he pedido a las instituciones que sean incluidos otros protectores para, entre todos, conformar lo que queremos en favor de los animales», dijo.

Respecto al aniversario de Bac, Larrea comentó en su Facebook: «Nada pudo detener nuestra labor: ni el Covid-19, ni los intentos tanto externos como internos de dividirnos, ni la depresión de ver y palpar el maltrato animal cada vez mayor en la sociedad cubana… Bac se ha convertido en una familia que trabaja en pos del bienestar animal… hemos creado un vínculo que está por encima de creencias religiosas, posiciones políticas y filosóficas».

Bac ha involucrado a proyectos como Bache Cubano para identificar el maltrato y la comercialización animal y favorecer el proceso de las adopciones. Varias celebridades cubanas se han unido también a la labor y las campañas mediáticas de este grupo, cuyo objetivo es que las personas brinden sus hogares de manera temporal para acoger a mascotas abandonadas.

Los activistas dan seguimiento a cada hogar temporal y atención médica gratuita a los animales, hasta conseguir la adopción.

Los «perritos comunitarios» fueron otra iniciativa de Bac. Se trata de animales que no poseen un hogar temporal o refugio, pero que los voluntarios se encargan de alimentarlos y pasar algún tiempo con ellos.

La Constitución de la República de Cuba, aprobada en 2019, define en su artículo 75 que: «El Estado protege el medio ambiente y los recursos naturales del país…», pero no menciona la protección de los animales.

Una Ley de Protección Animal permitiría a los animalistas educar a la población y crear una cultura contra el maltrato. Este es un reclamo constante de los integrantes de ese movimiento, quienes aspiran a que se penalice la violencia, se creen refugios y que las autoridades reconozcan a organizaciones como Bac.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (1)

Haz un comentario