Archipiélago: ¿Qué rumbo lleva la marcha anunciada en varias ciudades de Cuba?


1,311 Vistas
Cartel publicado en Archipiélago para convocar a la marcha ciudadana del 20 de noviembre (Foto: Facebook)

Con la presentación este lunes de una solicitud para marchar contra «la violencia» y «por la liberación de los presos políticos», la ciudad de Cienfuegos, al centro de Cuba, se unió a una iniciativa ciudadana que tiene miles de seguidores en las redes sociales.

El proyecto de organizar una gran marcha en varias ciudades cubanas, se originó en Archipiélago, un grupo de Facebook impulsado por el dramaturgo y activista Yunior García Aguilera.

El pasado 21 de septiembre fue entregada la primera solicitud a las autoridades del municipio de La Habana Vieja, la zona más antigua de la capital cubana.

«Luego de amplios y profundos debates con varios miembros de la sociedad civil se decidió realizar la Marcha el primer sábado luego de que el país se abra al turismo internacional, o sea, el próximo 20 de noviembre», explicó García Aguilera en un post.

«Manifestarse pacíficamente es un derecho humano reconocido en la propia Constitución de la República. Violar o impedir el ejercicio pleno de este derecho constituye un delito», añadió.

La convocatoria tiene como objetivos principales condenar la violencia del Estado y «exigir que se respeten todos los derechos para todos los cubanos», además de abogar «por la liberación de los presos políticos y por la solución de nuestras diferencias a través de vías democráticas y pacíficas», agregó el dramaturgo.

Según el plan de los organizadores, la marcha de La Habana empezará a las 2:00 pm en Malecón y Paseo del Prado y desde ahí continuará hasta la sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Capitolio Nacional.  

La solicitud prevé la participación de 5.000 personas y planifica una parada en el Parque Central para homenajear a José Martí en su monumento.

«Las medidas de seguridad previstas por los organizadores promueven el carácter pacifico y cívico de la Marcha, con absoluto apego al orden público y a las medidas sanitarias impuestas por la pandemia de Covid-19», detalló el texto publicado en Archipiélago.

La carta pidió a las autoridades que se respete «la garantía del ejercicio pleno de nuestros derechos humanos y constitucionales». También se refirió al derecho que tienen los manifestantes de ser protegidos por las autoridades correspondientes y de que no limiten los servicios de internet mientras dure el evento.

Los firmantes, un grupo de artistas, activistas y periodistas, solicitaron que se respete la libre circulación de quienes deseen participar y el respeto a la libertad de prensa de todos los medios, incluidos los independientes.

La convocatoria fue presentada al día siguiente por activistas residentes en la ciudad de Holguín. Con los argumentos de la carta inicial, presentaron su solicitud al gobierno y a la oficina del intendente en esa ciudad.

Esta marcha, con igual fecha y hora que en La Habana, comenzará en la escalinata de la Loma de la Cruz, dejará ofrendas florales en las estatuas de Calixto García y de José Martí en el parque del mismo nombre, donde concluirá el recorrido.

De igual manera, la ciudad de Santa Clara se sumó a la iniciativa con un programa semejante. Proyectaron iniciar la concentración en el «parque de la Estación de Trenes, donde se ofrendará con flores a José Martí en su monumento, pasando por la Iglesia del Carmen y finalizando en la Loma del Capiro», notificaron al gobernador provincial Alberto López Díaz.

Archipiélago, al día de hoy tiene más de 23 mil miembros en Facebook y ha intentado promover un debate ciudadano en favor de la democratización de Cuba.

«Digan lo que digan los defensores del pensamiento único y la exclusión, la Patria es de todos. ¡Y sus calles también!», concluyó el post de Archipiélago.

Otro de los carteles publicados en Archipiélago (Foto: Facebook)

La reacción de las autoridades

Mientras las misivas entregadas por los miembros de Archipiélago promueven una manifestación no violenta, en apego al artículo 56 de la Constitución de la República de Cuba, los medios oficiales han intentado deslegitimar la movilización.

Un post publicado en Archipiélago definió el evento proyectado como un «ejercicio de civismo». También recordó que el grupo no es un partido político sino una opción dirigida al consenso de «todos los hijos de esta tierra» y enfatizó que «cualquier convocatoria a la violencia se aleja y no pertenece a nuestra invitación a la Manifestación».

A pesar de esta declaración, el blog oficial Razones de Cuba, atacó a Yunior García Aguilera. En un texto tachó irónicamente al dramaturgo de «patriota preocupado».

«Es (…) triste papel que ha permitido que se le asigne, quien hoy desea mostrarse como un Mesías salvador de los cubanos», consideró Marco Velázquez Cristo en Razones de Cuba.

El artículo cuestionó no solo las intenciones de García Aguilera, también aseveró que el artista posee un «desmesurado ego» y carece de valores patrios, para finalmente clasificarlo como «uno de los instrumentos» del enemigo.

Francisco Grass, autor de otro texto publicado por Razones de Cuba, también enfocó su análisis contra el dramaturgo y lo calificó de «mesías de la contrarrevolución interna» y «Judas Iscariote del pueblo».

«Revolución de colores», «medios (…) financiados por los Estados Unidos para crear una pseudorealidad», «marchita “pacífica”» o «sucio veneno», fueron algunos de los calificativos usados por Grass para atacar a Archipiélago.

Los médicos Naila Ayrado y Ernesto Cordoví, creadores del canal de Youtube «Guardianes de la Salud», también insultaron a García Aguilera y dijeron debería estar «en 100 y Aldabó (una prisión) para que explique que hace al servicio de un gobierno extranjero (…) para no decirte Villa Marista (cuartel de la Seguridad del Estado».

«La orden que dio Díaz-Canel el 11 sigue intacta», amenazó Cordoví.

Se refirió a la comparecencia del presidente cubano el pasado 11 de julio en la televisión nacional, mientras miles de ciudadanos protestaban contra la gestión del gobierno en varias ciudades del país.

«Estamos dispuestos a todo y estaremos en la calle combatiendo. La orden de combate está dada: a la calle los revolucionarios», dijo Díaz-Canel. Estas palabras fueron evaluadas por numerosos usuarios en las redes sociales como una incitación abierta a la violencia.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Comments (7)

Haz un comentario