Alemania tiene un comisionado cuir para promover la diversidad sexual y de género


842 Vistas
Sven Lehmann (Foto: Instagram)

Para estrenar 2022, el gobierno alemán nombró por primera vez un comisionado cuir, con el objetivo de desarrollar un programa de aceptación de la diversidad sexual y de género.

Se trata de Sven Lehmann, un político del partido ecologista de Los Verdes, quien anunció que «Alemania debería convertirse en pionera en la lucha contra la discriminación».

El comisionado explicó en conferencia de prensa que el nuevo gobierno federal seguirá una política cuir progresista basada en el principio rector de la autodeterminación y también alineará la política familiar con la realidad social de los diferentes tipos de parentesco.

Lehmann insiste en que debería existir una base jurídica para la lucha contra la discriminación.

«La protección de las personas sobre la base de su identidad sexual y de género debe estar garantizada en la Ley Básica y los derechos fundamentales de las personas trans, inter y no binarias deben finalmente hacerse cumplir plenamente», explicó.

El plan del nuevo gobierno incluye amplias reformas de las leyes relativas a las personas trans, garantizando que puedan determinar su propio género, así como que el seguro médico obligatorio cubra todos los costes de la atención médica relacionada con la transición.

Al aceptar su nombramiento, también afirmó que «todo el mundo debe poder vivir con libertad, seguridad e igualdad de derechos». Declaró que el país «necesita una estrategia amplia para combatir el odio dirigido a grupos, lo que incluye explícitamente la queerfobia».

El tono reivindicativo del término cuir, al parecer, se generalizó en la manifestación del Orgullo LGBTIQ+ de Nueva York de 1990.

«Cuando muchas lesbianas y homosexuales nos despertamos por la mañana, nos sentimos enfadadxs y asqueadxs, no gay [alegre, en uno de los significados de la palabra en inglés]. Así que elegimos llamarnos queer. Es una forma de recordarnos a nosotros mismos cómo nos percibe el resto del mundo», decía un icónico cartel en aquella manifestación.

El término queer se usa en sentido peyorativo desde el siglo XVI como sinónimo de raro, peculiar, extraño, y se vinculó al ámbito sexual desde el siglo XIX, principalmente referido a hombres.

Lo cuir «es un movimiento de disidentes de género y sexuales que resisten frente a las normas que impone la sociedad heterosexual dominante, atento a los procesos de normalización y de exclusión internos a la cultura gay: marginalización de las bolleras, de los cuerpos transexuales y transgénero, de los inmigrantes, de los trabajadores y trabajadoras sexuales…», definió el filósofo Paul B. Preciado, que es un hombre trans.

En Alemania es legal el matrimonio igualitario desde el 1 de octubre de 2017, aunque desde 2001 se permitían las uniones civiles para parejas del mismo sexo, que proporcionaban la mayoría de los derechos del matrimonio, excepto la adopción. 

No obstante, el país tiene una conocida historia de LGBTIQ+ fobia con el artículo 175, que penaba las relaciones homosexuales entre personas de sexo masculino.

Tras la caída del muro de Berlín en 1990, el 175 volvió a ser aplicable teóricamente.

En ese mismo año, el movimiento LGBTIQ+ hizo su primera protesta en la que participaron activistas de ambas Alemanias.  Ya en 1991, estados como Brandeburgo y Sajonia escribieron constituciones que prohibían la discriminación por sexualidad.

El 31 de mayo de 1994, tras 123 años de validez, se derogó el artículo 175, y se equipararon las edades de consentimiento sexual entre homosexuales y heterosexuales en 16 años.

El observatorio LGBTIQ+ alemán calcula que unos 140.000 hombres fueron condenados durante la vigencia del artículo, los dos últimos en fecha tan reciente como marzo de 1994.

Tremenda Nota

Tremenda Nota

Una revista marginal

Haz un comentario