Luis Ángel Adán Roble deja vacía la única silla «gay» del parlamento cubano


505 Vistas
Diputado-Cubano-Luis-Angel-Adan_Roble
Luis Ángel Adán Roble (IZQ.)

El único diputado abiertamente gay y defensor de los derechos LGBTI en el
parlamento cubano comunicó este martes que ha sido «liberado» de sus cargos públicos.

«En Reunión Extraordinaria de la Asamblea Municipal de Centro Habana, La Habana, me fue otorgada la liberación del cargo de Delegado Municipal y a su vez de Diputado de la Asamblea Nacional», dijo en su perfil de Facebook, junto a una selfie. 

La «liberación», un eufemismo usado en el discurso oficial para referirse al relevo o despido de un funcionario, se hizo efectiva este 22 de noviembre, confirmó el ex diputado a Tremenda Nota

La escueta comunicación de Luis Ángel Adán Roble aparece pocas semanas después que el diputado revelara en sus redes sociales su caída en desgracia con el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la institución oficial que dirige Mariela Castro y encabeza el activismo LGBTI autorizado en la isla. 

Cenesex había obstaculizado un viaje que Adán Roble pensaba realizar a Bogotá para participar en una conferencia de la Asociación Internacional de Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (Ilgalac). 

Manuel Vázquez Seijido, subdirector de Cenesex, comentó que la presencia de Adán Roble en la conferencia no interesaba a la institución y criticó al diputado por su actitud en otra conferencia también celebrada hace algunos meses en Bogotá con el auspicio del LGBTIQ Victory Institute. 

Adán Roble, en esa ocasión, defendió la postura de Cenesex respecto a la marcha gay independiente que salió a las calles de La Habana el 11 de mayo y fue disuelta por la policía. El diputado sugirió que los asistentes habían cobrado un salario por su participación. La marcha se saldó con una decena de arrestos, incluso preventivos. 

Luis Ángel Adán Roble estudia medicina y fue electo delegado al Poder Popular por los vecinos de Centro Habana. Formaba parte del grupo de diputados que no procede de una nominación exclusiva de la Comisión Nacional de Candidaturas, sino que había sido elegido en su propio barrio de residencia. 

El diputado y los activistas: juicios mutuos

«La salida del único diputado que se asumía como abiertamente gay en la Asamblea Nacional de Cuba deja abiertas numerosas interrogantes. Y también expone la necesidad de repasar las causas y polémicas de su liberación del cargo», escribió Norge Espinosa en su perfil de Facebook. 

El poeta, dramaturgo y activista cree que la comunidad LGBTI no debe aceptar más liderazgos asignados. 

«La cuestión mayor es si vamos a permitir pasivamente que una voz que nos identifique se ausente en ese núcleo de acción fundamental dentro del nuevo diseño de la Nación. ¿Podremos elegir un nuevo diputado o diputada que nos visibilice ahí? ¿O esperaremos pasivamente a que nos elijan un@?», razonó. 

El activista Ulises Padrón Suárez, funcionario de Cenesex hasta junio pasado, dijo a Tremenda Nota que el parlamento «debería ser más heterogéneo, a tono con nuestra sociedad». 

«Esperábamos que el año próximo Luis Ángel defendiera la introducción del matrimonio igualitario en el Código de Familia y sensibilizara desde su puesto, a mi modo de ver deja un vacío o un aislamiento, si se deja a Mariela Castro sola», opinó Padrón. 

Jancel Moreno es un joven activista de las redes sociales que ha seguido la gestión de Adán Roble en el parlamento. 

«Estaba sentado en un sillón donde no se le permite levantar la mano por su propio pensamiento, aun así, a su forma cuestionó el hecho de que se llevara a cabo el referéndum para definir los derechos de la comunidad LGBT al Matrimonio y formar una familia», comentó Moreno a Tremenda Nota

El activista considera que el ex diputado «siguió la línea totalitaria de no reconocimiento a la opinión política diferente, e incluso lo demostró de muchas maneras en sus redes sociales». 

«No cumplió las expectativas de la comunidad LGBT cubana, pero de igual forma su renuncia deja mucho que desear», dijo. 

Varios activistas coinciden en que el nombramiento de Adán Roble fue una estrategia política. 

«La figura del parlamentario cumplió un rol bien preciso en la retrógrada Asamblea Nacional: lavar la cara homofóbica del gobierno cubano y recabar el apoyo de parte del público LGBTIQ para la aprobación de la nueva constitución», comentó el activista Isbel Díaz Torres a Tremenda Nota

Díaz Torres, exiliado junto a su esposo Jimmy Roque a causa de la represión de la marcha LGBT del 11 de mayo pasado, consideró que Adán Roble «se convirtió en alguien prescindible para el establishment cubano». 

Tremenda Nota

Tremenda Nota

La nueva revolución periodística

Haz un comentario