1- Mariana Grajales, Madre de la Patria

1- Mariana Grajales, Madre de la Patria

Mariana Grajales, en medio de un campamento en la guerra contra España, le exigió a su hijo más pequeño, que se “empine y marche a la lucha”. Algunos le dicen la “Madre de la Patria”, pero es la “Madre de los Maceo”, un apellido ilustre en las guerras por la Independencia del siglo XIX. Mariana, tuvo 14 hijos, de los cuales 12 se enfilaron en el Ejército Libertador. Murió a los 78 años, en Jamaica, exiliada del gobierno español.
2-Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba

2-Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba

Cachita, popularmente.. En la santería cubana se identifica con Oshun. Según la leyenda, fue avistada en la Bahía de Nipe, en 1612 o 1613, por tres hombres. La Virgen de la Caridad guarda protección a todos los cubanos, también al otro lado del estrecho de la Florida, en Miami.
3- Rita Montaner, la Única

3- Rita Montaner, la Única

Nacida en Guanabacoa, un municipio habanero cuyo contacto con las raíces de la cultura cubana es profundísimo, la Montaner se convirtió en 1922, en la primera cantante difundida por la radio de la Isla. El tango-congo “Ay, mamá Inés” y “el Manisero” fuero de “La Única”, como la bautizara el cantor Bola de Nieve. Murió en 1958.
4- Dulce María Loynaz, la “Cervantes”

4- Dulce María Loynaz, la “Cervantes”

Hija del conocido General del Ejército Mambí, Enrique Loynaz, Dulce María se educó entre los lujos y los libros de su acomodada familia y en 1920 se convirtió en una de las primeras mujeres graduadas de Derecho Civil en Cuba. Fue la novela “Jardín” su obra cumbre, para la nobel chilena Gabriela Mistral “el mejor repaso del idioma español”. Con el triunfo de la Revolución, Dulce María se auto aisló en su casona del Vedado.
5- Celia Cruz, La Reina de la Salsa

5- Celia Cruz, La Reina de la Salsa

Comenzó su carrera cantando en cabarets. Su gran momento: la Sonora Matancera en 1950. En la gira de 1959, nunca volvería, y se relanzaría musicalmente junto al boricua Tito Puente. Vestía con trajes excéntricos, pelucas y tacones, llamando la atención con su poderoso: ¡Azúcar! En 1994, el presidente de Estados Unidos, William Clinton la premió con la National Medal of Arts. 23 discos de oros certificados. Se dice que era la cantante favorita de Fidel.
6- Alicia Alonso, la Prima Ballerina Assolutta

6- Alicia Alonso, la Prima Ballerina Assolutta

La más famosa de las bailarinas cubanas está a punto de cumplir 98 años de vida, y aunque se retiró de los escenarios en 1995, continúa al frente del Ballet Nacional de Cuba. Era muy joven cuando tuvo que operarse de un desprendimiento de la retina, que la mantuvo en cama por un año. A la larga ese padecimiento prematuro, la llevaría a perder la vista por completo. Esta reconocida figura cumbre del ballet clásico, fue fundadora también del American Balllet Theatre, y sus ballets cumbres fueron Giselle y Carmen. Alicia nació con el apellido Martínez, hasta que a los 15 años contrajo matrimonio con el coreógrafo Fernando Alonso, del que toma el apellido que llevaría toda su carrera.
7- Amelia Peláez, la muralista del Habana Libre

7- Amelia Peláez, la muralista del Habana Libre

Amelia Peláez era la única mujer en el panorama pictórico de los años 20 de la Cuba del pasado siglo, estuvo en contacto con Picasso y Matisse. Su influencia del cubismo fue innegable. No solo se dedicó a la plástica, si no a la cerámica, cuyos aportes la avalan, como pionera en esta rama creativa. Su obra más popular, es el mural que recrea los exteriores del Hotel Habana Libre (otrora Hotel Hilton) en el Vedado habanero
8- Mireya Luis, la más espectacular de las “Morenas”

8- Mireya Luis, la más espectacular de las “Morenas”

Desde la década de los 80 del pasado siglo, Cuba se armó del mejor equipo de voleibol de la historia de este deporte, y la camagüeyana fue su principal exponente durante 18 años. Bajo su capitanía, las espectaculares “Morenas” como les llamaban, se titularon tres veces de manera consecutiva en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, Atlanta 96 y Sídney 2000. Mireya conseguía uno de los saltos más grandes en el planeta para atacar, alcanzando alturas para el ataque por encima de los 3 metros. Fue muy polémica la elección de su coterránea Regla Torres como la mejor voleibolista del siglo XXI, dejándola a ella relegada a un segundo plano.
9- Rosa Fornés, vedette e ícono LGBT

9- Rosa Fornés, vedette e ícono LGBT

La más popular vedette de la Isla, nació en Nueva York en 1923, y para 1941 ya era una profesional de la actuación, sobresaliente en programas antológicos como “La corte suprema del arte” y en una de las primeras películas habladas del cine cubano, “Una aventura peligrosa”. Con una voz de soprano ha podido interpretar géneros como la canción, la balada, la zarzuela o la opereta. Pero es en México donde Rosa se forja como vedette, sacando mucho provecho de su talento y belleza física. Es para muchos, el ícono gay más innegable y resistente de la Isla. Ha sido comparada constantemente con otra vedette de la época, Sarita Montiel.
10- Josefina Vidal, la cara del deshielo

10- Josefina Vidal, la cara del deshielo

A pesar de estar ligada a la diplomacia cubana desde inicio de los años 90, la figura de Josefina Vidal no fue reconocida por sus compatriotas, y el mundo, hasta las negociaciones de 2014 con los Estados Unidos. Antes estuvo a la sombra de su esposo, José Anselmo López, cónsul en Washington hasta 2003, cuando lo expulsaron de aquel país. Ella se fue con él, y a su regreso a La Habana, lideró la división de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba. Fue elegida como la cara y el cerebro para la normalización de relaciones, entre los gobiernos de Raúl Castro y Barack Obama. Como contracara: su nombre se filtró en los Panama Papers