Denuncias de acoso sexual contra Óscar Arias estrenan #MeToo en Costa Rica


138 Vistas

El expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias Sánchez. (Foto: Cortesía de elmundo.cr).

La campaña contra el acoso sexual #MeToo alcanzó auge en las redes sociales e irradió desde Estados Unidos hacia otras regiones. Las recientes denuncias contra el expresidente de Costa Rica involucran ahora a uno de los políticos más reconocidos de América Central.

Tremenda-Nota-TN-2018

La revista digital Semanario Universidad, de Costa Rica, reveló la pasada semana una denuncia penal contra el expresidente tico Óscar Arias Sánchez por el presunto delito de violación.

La doctora y reconocida activista antinuclear Alejandra Arce von Herold declaró que Arias Sánchez la besó, tocó y penetró con los dedos durante una reunión de trabajo. La denuncia inspiró de inmediato a otras mujeres que también hicieron públicos presuntos abusos sexuales donde está involucrado Arias Sánchez.

Asimismo, Arce von Herold inauguró un movimiento de acusaciones semejante a la campaña #MeToo, una cadena de denuncias por abusos sexuales impulsada por grandes figuras del cine, la televisión, la música y el deporte de Estados Unidos.  

Aunque no se trata de la primera denuncia por abuso sexual o violación en Costa Rica, nunca antes una figura de alto nivel ―expresidente de la República y premio Nobel de la paz― había estado involucrada en las acusaciones.

Arce von Herold relató a Semanario que los hechos ocurrieron el 1 de diciembre de 2014 en la casa del exmandatario, cuando ella visitó a Arias para comentarle sobre proyectos antinucleares.

«Él me agarró por detrás y me tocó los senos», declaró la denunciante. «Yo le dije que no y que él estaba casado. Ese fue mi no. Fue lo único que se me ocurrió decirle (…) No sabía qué hacer realmente y pensé que esta era la única línea de defensa que podía tener. Y cuando no reaccionó a eso yo no sabía qué decirle, porque yo tenía este miedo de que si lo rechazaba él ya no iba a colaborar con nosotros. No me acuerdo bien qué me respondió él, pero me siguió tocando, me metió los dedos en la vagina y me tocó toda y me besó».

En el país centroamericano ocurre una denuncia por delito sexual cada 80 minutos. Las estadísticas del Poder Judicial no especifican el género del denunciante, pero la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales asegura que la gran mayoría son mujeres.

El número de denuncias o quejas por violación va en ascenso. La Fiscalía de la República recibió 1 432 denuncias en 2015. Dos años después la cifra creció hasta el 112 %. De acuerdo con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), son mujeres nueve de cada diez personas que sufren abusos sexuales o violaciones en Costa Rica.

Expresidente y Nobel de la paz

Óscar Arias Sánchez fue electo por primera vez presidente de Costa Rica en 1986. Justo un año después obtuvo el Premio Nobel por participar en los procesos de paz en los conflictos armados de América Central, especialmente por su oposición al apoyo de EE.UU. en el conflicto nicaragüense de los contras. Ganó la presidencia de la República nuevamente en 2006 y se mantuvo en el cargo hasta 2010.

Arias Sánchez, de 78 años actualmente, dijo a través de su abogado que era inocente de los delitos sexuales imputados y que no ofrecería más declaraciones al respecto hasta contar con más información del caso en su contra.

El político también está siendo investigado por haber dictado una resolución presuntamente contraria a la ley. En 2008, Arias Sánchez firmó un decreto ejecutivo de «conveniencia nacional» que permitió a una compañía canadiense la explotación minera de oro a cielo abierto en un corredor ecológico, el llamado caso Crucitas.

Cinco nuevas historias de abuso

Después del caso de abuso sexual destapado por la doctora Alejandra Arce von Herold, la periodista costarricense Nono Antillón, que se desempeñaba como asesora de comunicación de Arias Sánchez en 1986, también aseguró haber sido acosada por el exmandatario.

«Estaba sentada frente a su escritorio, se me acercó, me tomó la mano y me la puso en su pene que estaba erecto. Yo lo empujé y me puse de pie y él se me lanzó. Me cogió por los hombros, me tiró contra un ropero y me empezó a toquetear», relató la comunicadora al impreso La Nación.

Antillón dijo que la denuncia de Arce von Herold la inspiró.

Poco después de que se conocieran ambos casos, la directora de Comunicación de Human Rights Watch, Emma Daly, también acusó a Arias de haberla acosado sexualmente.

Daly trabajaba para la agencia de noticias Reuters mientras Arias Sánchez era presidente en su primer mandato (1986-1990). La periodista cuenta que la «toqueteó» cuando ella cubría una actividad en el Intercontinental de Managua, Nicaragua, en 1990.

Mónica Morales, otra periodista, escribió un artículo para la revista Perfil titulado «Mi mala experiencia con Óscar Arias», donde describía un encuentro de 2013 con el exmandatario.

«Al finalizar la entrevista se desplazó a su escritorio para buscar algunas fotos en su computadora», escribió la comunicadora. «Allí me insinuó (con un gesto) que me sentara sobre su pierna para que pudiera ver en la pantalla. No sé qué cara hice pero recuerdo que me mencionó que su esposa no se iba a enojar».

Enseguida un nuevo caso salió a la luz: la editora Mónica Araya también declaró para The Tico Times haber sido atacada sexualmente por Óscar Arias Sánchez.

Los hechos sucedieron en 2012, cuando Araya se desempeñaba como coordinadora de proyectos editoriales de la Librería Internacional de Costa Rica. Arias le tocó una pierna, le ofreció un masaje y le pidió que lo masturabara, según cuenta la editora.

A pesar de las acusaciones publicadas en los medios de comunicación y las redes sociales, ninguna otra denuncia penal contra Arias Sánchez tuvo lugar hasta el pasado viernes. En este caso, la modelo Yazmín Morales, ex Miss Costa Rica, denunció que en 2015 el expresidente le tocó los senos y la besó en contra de su voluntad. «Él se puso frente a mí, se atravesó en la puerta que se encontraba cerrada, me agarró la cabeza, yo andaba cabello suelto, me agarró, me acercó a la fuerza al cuerpo de él», detalló la denunciante.

Reacciones

Al menos una parte de la clase política e intelectual costarricense opinó sobre las denuncias.

El actual presidente, Carlos Alvarado, joven político de centro izquierda, declaró a los medios: «Hay dos elementos centrales e importantes que hay que considerar en este tema. Uno, lo que tiene que ver con las garantías de las mujeres denunciantes (…) Y, en el caso también del señor expresidente, tiene que garantizarse su derecho a la defensa».

Por su parte, las tres diputadas del partido gobernante hicieron público su apoyo a las denunciantes.

Una de ellas, Paola Vega, dijo en Facebook: «Ojalá ninguna calle, ojalá todas denuncien. Al líder que sea, del partido político que sea, de hace años, de ayer, de cuando sea (…) Que se rompa el silencio».

También, Laura Chinchilla, expresidenta y compañera de partido de Arias Sánchez, señaló que «para las mujeres víctimas de acoso sexual, resulta en extremo difícil denunciar el caso por las relaciones de poder que operan en su contra y las intimida, y por la estigmatización de que pueden ser objeto».

Además, Chinchilla pidió respeto al debido proceso y garantías para la defensa de Arias.

Por su parte, Heidy Valencia, vocera del movimiento Aborto Legal CR, aseguró a Tremenda Nota que aparecerán más denuncias contra Arias y otras personalidades del país.

«El movimiento de mujeres tiene ese efecto, en la medida que rompemos con el silencio, nos envalentonamos y nos atrevemos a denunciar y a parar la violencia patriarcal a través de la organización en las calles. Que sepan los acosadores y violadores que vamos a detener esta violencia», agregó Valencia.

Tras la consulta de Tremenda Nota a la Fiscalía, la oficina de prensa de esa institución confirmó que se presentaron dos denuncias penales contra Arias por delitos sexuales, pero que «por ser un caso en investigación, y además tratarse de un presunto delito sexual, no podrá revelarse más información, en apego al artículo 295 del Código Procesal Penal, sobre la privacidad de las actuaciones».  

Desde 2007 Costa Rica cuenta con una Ley de Penalización de Violencia contra la Mujer, aprobada con el objetivo de sancionar la violencia física, psicológica, sexual y patrimonial ejercida contra las mujeres. La norma jurídica también protege a todas las víctimas y sobrevivientes de la violencia de género.

En la última década las Fiscalías Penales de Adultos recibieron más de 177 000 denuncias por delitos contemplados en dicha ley. Las principales causas fueron: maltrato, amenazas, violencia psicológica, ofensas a la dignidad y violencia emocional.

El antecedente más notable del #MeToo tico dirige la atención sobre las dos universidades públicas más importantes del país: Universidad de Costa Rica (UCR) y Universidad Nacional (UNA). Las estudiantes de ambas casas de altos estudios se organizaron en el último año para visibilizar el acoso y abuso sexual que sufren las jóvenes en sus propios campus universitarios. De hecho, las estudiantes fueron las primeras en decirle «nosotras te creemos» a Alejandra Arce von Herold.

Tags:

Karla Perez

Karla Perez

Se tuvo que ir de Cuba sin querer en 2017. Vive ahora en Costa Rica y es periodista de un diario digital llamado El Mundo. Le obsesiona Hannibal Lecter cuando pide 'quid pro quo' a Clarice. Lleva las redes de TN y a veces, escribe cosas serias.

Haz un comentario