Activista LGBTI+ estadounidense fue acosado por el Minint en Cuba


352 Vistas

Foto: Tomada del perfil de Facebook de Michael Petrelis.

El activista Michael Petrelis viajó a Cuba a principios de 2019 para visitar a sus amigos y repartir pegatinas alegóricas al orgullo gay. Desde su llegada levantó las sospechas de la Seguridad del Estado.

Tremenda-Nota-TN-2018

Un conocido activista LGBTI+ de San Francisco dice que fue «acosado» por las autoridades cubanas durante su reciente viaje al país.

El 2 de enero Michael Petrelis arribó a La Habana con 10 000 pegatinas ilustradas con la imagen del arcoíris y la frase «Love is Love» (Amor es amor). En su equipaje también transportaba 1 200 brazaletes alusivos al orgullo gay.

Petrelis narró al Washington Blade, durante una serie de entrevistas concedidas desde Cuba y San Francisco, que un agente de inmigración con ropa de civil lo «tocó en el hombro» poco después de haber arribado al Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana. El funcionario le pidió que mostrara el pasaporte antes de llevarlo a «un cuarto de entrevistas en el piso de arriba».

Antes de salir de San Francisco, Petrelis había publicado información sobre su viaje a Cuba en Facebook. Cuando entró a la habitación había copias de sus publicaciones sobre la mesa, dijo el activista al Blade.

«El agente me preguntó por qué traía a Cuba tantos artículos con el arcoíris si había viajado con visa de turista». Petrelis explicó al Blade que planeaba distribuir las pegatinas a lo largo del país. «Yo le expliqué que esos regalos serían compartidos con gais cubanos, sin costo alguno».

El agente también le preguntó dónde se alojaría en La Habana y anotó la dirección y el número de días que estaría allí. El interrogatorio duró alrededor de 30 minutos.

«(El oficial) me dijo que no me preocupara, que yo sería admitido en el país como turista», narró Petrelis. «Ni él, ni otro agente abrieron mi equipaje, algo que me pareció muy raro, aunque no dije nada».

Petrelis también contó al Blade que un «agente uniformado» del Ministerio del Interior (Minint) «apareció» en la casa donde estaba hospedado. «Nuevamente me preguntaron por qué había traído conmigo tantos artículos con la bandera arcoíris». El agente lo citó para una entrevista en un lugar que Petrelis describió como un cuartel del Ministerio del Interior.

El activista LGBTI+ también dijo que dos hombres ―el que había conocido en el aeropuerto y otro oficial que se identificó como Carlos― lo interrogaron durante dos horas. Petrelis añadió que antes de marcharse también habló con una mujer.

«Fue durante la primera reunión que me especificaron, mediante un joven traductor, que yo no podía asistir a “manifestaciones” y específicamente al arcoíris humano en el Capitolio (cubano) que yo había propuesto realizar, pero que en realidad nunca se llegó a efectuar», dijo Petrelis.

Según el activista, Carlos le prohibió asistir a cualquier reunión, «pero nunca definió qué tipo de reunión, y yo le dije que quería reunirme con amigos de Facebook en La Habana, Matanzas y Santa Clara».

De acuerdo con Petrelis, Carlos llamó al Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), una organización que promueve la agenda LGBTI+ en la Isla y que dirige Mariela Castro Espín, la hija del expresidente Raúl Castro Ruz. Petrelis dijo al Blade que Carlos le instruyó que llevara todas sus pegatinas y brazaletes a las oficinas del Cenesex en el barrio habanero del Vedado.

«Extrañamente, cuando aparecí en el Cenesex con mis arcoíris, como me había ordenado Carlos, mis amigos allí querían organizar una reunión con su red nacional gay», dijo Petrelis.

Añadió que uno de los empleados del Cenesex le dijo: «No te preocupes por la prohibición del Ministerio del Interior». Según Petrelis, el empleado parecía confiado en que el Cenesex podría distribuir rápidamente las pegatinas y los brazaletes por toda Cuba.

Después de su visita al Cenesex, otro agente del Ministerio del Interior fue a la casa donde el activista LGBTI+ se alojaba.

Petrelis viajó a las ciudades de Santa Clara y Matanzas sin incidentes, a pesar de que continuó publicando, en su página de Facebook, fotos con banderas del arcoíris y amigos cubanos.

Fue interrogado una vez más en el aeropuerto antes de abordar su vuelo hacia México.

«Me puse en la cola para pasar el chequeo de seguridad y un muchacho musculoso de alrededor de 30 años me hizo señas para que saliera de la fila», recuerda. «Un agente de seguridad vestido de civil con un walkie-talkie se me acercó rápidamente y me condujo a una oficina de inmigración situada justamente a la izquierda del área de seguridad», relató.

Carlos y el mismo hombre que lo había interrogado al llegar a Cuba esperaban por él. «Sus brazos estaban completamente abiertos, como si fuera a darme un abrazo», recuerda Petrelis. «El traductor me dijo que Carlos estaba feliz de verme y que yo no tenía que preocuparme por nada. Carlos disfrutaba leyendo mi página de Facebook y viendo las fotos. Sonrió mirando mis uñas pintadas y se alegró de que hubiera podido llegar a El Mejunje (un centro cultural afín a la comunidad LGBTI+ en Santa Clara)».

Según Petrelis, Carlos le dijo que las autoridades estaban «al tanto» de que él no había asistido a un encuentro de varios activistas LGBTI+ en un parque habanero, adonde habían acudido dos «contrarrevolucionarios».

«Le dije que Cuba debía pagarme por las buenas relaciones públicas que hice al país», dijo Petrelis. «Carlos me reiteró que yo era un buen amigo de Cuba y que era bienvenido si regresaba, y que la próxima vez trajera una cantidad menor de pegatinas y brazaletes».

A continuación el activista fue escoltado a través del área de seguridad hasta la puerta de embarque.

Antes de enero de 2019 Petrelis había viajado a Cuba en dos ocasiones. Ahora llegó a la Isla en el 60 aniversario del triunfo de la Revolución que llevó al poder a Fidel Castro, el tío de Mariela Castro. Este viaje también coincidió con la creciente controversia alrededor de la eliminación del artículo 68 (que abría las puertas legales al matrimonio igualitario) del borrador de la nueva constitución cubana.

El referendo para aprobar la nueva Carta Magna se celebrará el 24 de febrero de 2019. Muchos activistas LGBTI+ que actúan con independencia del Cenesex han pedido a los cubanos que voten en contra.

Yoani Sánchez, una periodista que critica abiertamente al gobierno cubano, dijo el sábado que las autoridades habían amenazado con detener a una de sus reporteras si cubría un reclamo por los derechos LGBTI+ en La Habana. Activistas independientes con los que se ha comunicado el Blade han dicho que enfrentan acoso e incluso arrestos si critican públicamente al gobierno cubano o a Mariela Castro.

«Estaba sudoroso, me sentí acosado cuando me llevaron a un cuarto sin ventanas en el aeropuerto, donde fui interrogado durante 30 minutos. Finalmente fueron tres interrogatorios realizados por cuatro funcionarios del gobierno y dos intérpretes», dijo Petrelis al Blade.

«Aunque Carlos diga que el gobierno me ve como un amigo del pueblo cubano y que no tengo nada de que preocuparme, el acoso que sufrí me obliga a preguntarme: “¿si es así como tratan a sus amigos, qué trato recibirán los enemigos del Ministerio del Interior?”»

«Como un ciudadano consciente y progresista de los Estados Unidos, que ha reclamado responsabilidades a su gobierno a lo largo del tiempo, creo que la vigilancia a que fui sometido en Cuba equivale a acoso», agregó.

El gobierno cubano no respondió las preguntas del Blade sobre estos incidentes.

Nota del editor: Esta nota fue publicada originalmente en el periódico norteamericano Washington Blade, la fuente de noticias más antigua sobre la comunidad LGBTI+ de Estados Unidos. El texto fue traducido y editado por Tremenda Nota.

Tags:

Michael Lavers

Michael Lavers

Editor del Washington Blade, el periódico LGBTI+ más antiguo de los Estados Unidos

Haz un comentario