El matrimonio igualitario, en las calles


Featured Video Play Icon
275 Vistas

Muchas personas se opondrían a un Código de Familia que incluya el matrimonio igualitario, según la muestra entrevistada por Tremenda Nota. Una parte de la población cubana considera que ganará el No cuando se someta a referéndum el Código de Familia, dos años después de la entrada en vigor de la nueva Constitución.  

Tremenda-Nota-TN-2018

«En mi cabeza no entra esa anormalidad», dice José Luis Ramos. A sus 64 años, este trabajador de la Empresa Avícola en la capital solo entiende «el matrimonio entre un hombre y una mujer, el normal».

Por su parte, la joven  cuentapropista Tania Ruiz Hidalgo se encoge de hombros y afirma: «no me compete». Sin embargo, Pedro Blanco Soto, estudiante de Economía en la Universidad de La Habana, piensa antes que todo en las parejas del mismo sexo que después de muchos años juntos «no tienen ningún respaldo legal».

A pesar de las diferencias de criterios, muchas veces contrapuestos, los entrevistados coinciden en un mismo punto: si el matrimonio igualitario se lleva a referéndum, ganará el NO. La sociedad cubana, aseguran ellos, no estaba preparada para aceptar la formulación del artículo 68, y la situación no cambiará en dos años.

La polémica sobre el tema continúa en la Isla después que el Parlamento eliminara el artículo que declaraba al matrimonio como “la unión voluntariamente concertada entre dos personas”.  En la nueva Constitución el tema se aborda en el artículo 82, que utiliza el término cónyuges sin distinción de sexo o género.

No obstante, la disposición transitoria decimoprimera (de la nueva Carta Magna) establece la celebración de un referéndum para aprobar el Código de Familia en un plazo de dos años posterior a la entrada en vigor de la nueva Constitución.

Según opinan varios de los entrevistados por Tremenda Nota, al «borrar» el 68 se cedió a las presiones de las iglesias evangélicas. La decisión parece aplacar a feligreses y conservadores que amenazaban con votar No en el referendo constitucional del 24 de febrero de 2019.

La modificación que transformó el artículo 68 en el 82 está influida por la homofobia que persiste en el país, creen varios encuestados. El joven Yoel Garrido Hernández, entrevistado en una parada de ómnibus de La Habana, afirma que «todavía están muy cerca los años en los que por ser homosexual la gente iba presa».

La nueva variante aprobada por el Parlamento tampoco satisface a la comunidad LGBTI+, ni a muchos defensores de derechos humanos, porque posterga la toma de una decisión sobre el matrimonio igualitario y la supedita a un referéndum.

De acuerdo con uno de los entrevistados por Tremenda Nota ahora «la gente tendrá más tiempo para asumir el cambio». Mientras que los partidarios del antiguo artículo 68 rechazan la formulación de la nueva Carta Magna y aseguran que el Estado debe garantizar los derechos de las minorías en todas las situaciones.

«Si dependiera del Parlamento se aprobaría ahora mismo el matrimonio igualitario, porque la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó el artículo 68 y el 82», asegura Alberto Piñeiro Alemán, de 37 años. Sin embargo, el realizador de audiovisuales no está de acuerdo con la celebración de un segundo referéndum. «Los derechos no se votan, son inalienables», asegura.

Tags:

Haz un comentario