Reinas en la precariedad


El arte de la transformación se abrió paso a ritmo lento en Cuba. Un fotoreportaje de Yariel Valdés con texto de Sunay Martínez.

A pesar de habitar una cultura donde la hombría es sobrestimada. A pesar de la pobreza de escenarios, vestuario y demás complementos esenciales para esta clase de espectáculo. Aún así, los transformistas cubanos no renuncian a su pasión. Por el contrario, ya conquistaron múltiples espacios alternativos, y echaron mano de toda su creatividad para mitigar la escasez de recursos materiales.

El arte de la transformación se abrió paso a ritmo lento en Cuba, no solo por tratarse de una cultura donde la hombría es sobrestimada, sino también por la pobreza de escenarios, vestuario y demás complementos esenciales para esta clase de espectáculo.

El arte de la transformación se abrió paso a ritmo lento en Cuba, no solo por tratarse de una cultura donde la hombría es sobrestimada, sino también por la pobreza de escenarios, vestuario y demás complementos esenciales para esta clase de espectáculo.

Aún así, los transformistas cubanos no renuncian a su pasión. Por el contrario, ya conquistaron múltiples espacios alternativos, y echaron mano de toda su creatividad para mitigar la escasez de recursos materiales.

Aún así, los transformistas cubanos no renuncian a su pasión. Por el contrario, ya conquistaron múltiples espacios alternativos, y echaron mano de toda su creatividad para mitigar la escasez de recursos materiales.

Y sucede la magia: ahora es alguien más, vive una realidad distinta. Se convierte en la persona que quiere ser. Expone la mujer que quiere ser. Siente la adrenalina que provoca la admiración.

Y sucede la magia: ahora es alguien más, vive una realidad distinta. Se convierte en la persona que quiere ser. Expone la mujer que quiere ser. Siente la adrenalina que provoca la admiración.

Y cuando las luces se apagan, acaso vuelve, realizada,  segura de que la precariedad, ni la discriminación pueden frenarla.

Y cuando las luces se apagan, acaso vuelve, realizada, segura de que la precariedad, ni la discriminación pueden frenarla.

"La triste verdad acerca de la intolerancia es que la mayoría de los fanáticos o bien no se dan cuenta de que son intolerantes, o se convencen de que su intolerancia está perfectamente justificada" dijo Wayne Gerard Trotman

“Armados con la bandera del arco iris, símbolo de la diversidad humana, están revolucionando uno de los legados más siniestros del pasado. Los muros de la intolerancia están empezando a desmoronarse. Esta afirmación de la dignidad, que nos dignifica todo, nace del coraje de ser diferente”. Eduardo Galeano

“Armados con la bandera del arco iris, símbolo de la diversidad humana, están revolucionando uno de los legados más siniestros del pasado. Los muros de la intolerancia están empezando a desmoronarse. Esta afirmación de la dignidad, que nos dignifica todo, nace del coraje de ser diferente”. Eduardo Galeano

  • El arte de la transformación se abrió paso a ritmo lento en Cuba, no solo por tratarse de una cultura donde la hombría es sobrestimada, sino también por la pobreza de escenarios, vestuario y demás complementos esenciales para esta clase de espectáculo.
  • Aún así, los transformistas cubanos no renuncian a su pasión. Por el contrario, ya conquistaron múltiples espacios alternativos, y echaron mano de toda su creatividad para mitigar la escasez de recursos materiales.
  • Y sucede la magia: ahora es alguien más, vive una realidad distinta. Se convierte en la persona que quiere ser. Expone la mujer que quiere ser. Siente la adrenalina que provoca la admiración.
  • Y cuando las luces se apagan, acaso vuelve, realizada,  segura de que la precariedad, ni la discriminación pueden frenarla.
  • “Armados con la bandera del arco iris, símbolo de la diversidad humana, están revolucionando uno de los legados más siniestros del pasado. Los muros de la intolerancia están empezando a desmoronarse. Esta afirmación de la dignidad, que nos dignifica todo, nace del coraje de ser diferente”. Eduardo Galeano
  • El arte de la transformación se abrió paso a ritmo lento en Cuba, no solo por tratarse de una cultura donde la hombría es sobrestimada, sino también por la pobreza de escenarios, vestuario y demás complementos esenciales para esta clase de espectáculo.

  • Aún así, los transformistas cubanos no renuncian a su pasión. Por el contrario, ya conquistaron múltiples espacios alternativos, y echaron mano de toda su creatividad para mitigar la escasez de recursos materiales.

  • Y sucede la magia: ahora es alguien más, vive una realidad distinta. Se convierte en la persona que quiere ser. Expone la mujer que quiere ser. Siente la adrenalina que provoca la admiración.

  • Y cuando las luces se apagan, acaso vuelve, realizada, segura de que la precariedad, ni la discriminación pueden frenarla.

  • "La triste verdad acerca de la intolerancia es que la mayoría de los fanáticos o bien no se dan cuenta de que son intolerantes, o se convencen de que su intolerancia está perfectamente justificada" dijo Wayne Gerard Trotman

  • “Armados con la bandera del arco iris, símbolo de la diversidad humana, están revolucionando uno de los legados más siniestros del pasado. Los muros de la intolerancia están empezando a desmoronarse. Esta afirmación de la dignidad, que nos dignifica todo, nace del coraje de ser diferente”. Eduardo Galeano

  • El arte de la transformación se abrió paso a ritmo lento en Cuba, no solo por tratarse de una cultura donde la hombría es sobrestimada, sino también por la pobreza de escenarios, vestuario y demás complementos esenciales para esta clase de espectáculo.
  • Aún así, los transformistas cubanos no renuncian a su pasión. Por el contrario, ya conquistaron múltiples espacios alternativos, y echaron mano de toda su creatividad para mitigar la escasez de recursos materiales.
  • Y sucede la magia: ahora es alguien más, vive una realidad distinta. Se convierte en la persona que quiere ser. Expone la mujer que quiere ser. Siente la adrenalina que provoca la admiración.
  • Y cuando las luces se apagan, acaso vuelve, realizada,  segura de que la precariedad, ni la discriminación pueden frenarla.
  • “Armados con la bandera del arco iris, símbolo de la diversidad humana, están revolucionando uno de los legados más siniestros del pasado. Los muros de la intolerancia están empezando a desmoronarse. Esta afirmación de la dignidad, que nos dignifica todo, nace del coraje de ser diferente”. Eduardo Galeano

Tags:

Redacción

Redacción

La nueva revolución periodística

Haz un comentario